Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Museo Santa Clara: Descubre en imágenes este tesoro en Bogotá

FACHADA
Área Divulgación Museo Santa Clara
Comparte

Un templo que sobrevivió a abandonos y destrucciones y fue desacralizado para transformarlo en museo, es una valiosa joya colonial en Colombia

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La iglesia del Real Convento de Santa Clara, donde jovencitas y viudas convertidas en monjas de clausura oraban diariamente y entonaban cantos en latín, es hoy uno de los museos colombianos mejor conservados. El templo es lo único que sobrevive del edificio construido en el siglo XVII en la entonces Santafé de Bogotá, convertido en museo hace 36 años.

El desaparecido convento y las hermanas clarisas que lo habitaron fueron testigos de los más destacados acontecimientos históricos de Colombia, por encontrarse en el corazón de su capital. Hoy, convertido exclusivamente en espacio cultural, sigue rodeado de las instituciones más importantes: la Presidencia de la República, la Catedral, el Congreso, el Palacio de Justicia, el Palacio Cardenalicio y la Alcaldía de Bogotá.

 

ENTRADA
Foto de Lucía Chamat

 

Obra del arquitecto español Matías de Santiago, el monasterio fue fundado en 1628 por el arzobispo Hernando Arias de Ugarte y acogió a la orden franciscana de las Hermanas Clarisas por más de dos siglos, hasta que en 1863 fueron expulsadas y pasó a manos del Estado.

El edificio estuvo abandonado cerca de diez años y se entregó en 1874 a la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús, luego de que el país fue consagrado a esta devoción. Aunque se le devolvió a la orden religiosa, las monjas no volvieron a vivir allí y los corazonistas lo administraron hasta después de 1970, cuando lo adquirió el gobierno colombiano para restaurarlo y convertirlo en un museo que dejó de ser lugar de culto de la Iglesia católica.

Para fortuna del arte, la oleada arquitectónica modernista del siglo XX no acabó con todas las construcciones coloniales en Colombia. Si bien muchas fueron tumbadas por considerarlas ‘viejas’, perdiéndose así gran parte del patrimonio, unas pocas se salvaron, como este antiguo templo. Gracias a que no lo destruyeron junto con el convento, y a que los saqueos fueron menores, colombianos y extranjeros disfrutan hoy de la gran riqueza que encierran sus pinturas, esculturas y la arquitectura misma.

 

SANTA ROCIO Y ROSA
Foto de Lucía Chamat

 

Santa Clara tiene muchas particularidades que lo hacen muy atractivo para el público, como lo explica Viviana Arce, coordinadora del área Educativa y Cultural del museo: “Es el único museo que fue templo barroco, es uno de los pocos espacios del siglo XVII que se mantiene en muy buen estado y el 95% de su colección está exhibida al público porque sus dimensiones lo permiten, mientras que en la mayoría de museos ese porcentaje es mucho más bajo”.

De acuerdo con el Ministerio de Cultura, encargado de su conservación y administración, la colección está compuesta de 112 pinturas de caballete; 24 esculturas policromadas; 9 retablos; pintura mural en las paredes de la sacristía, el arco toral, los coros y los zócalos, y una bóveda falsa decorada con cerca de mil pentafolias (rosetones) que simbolizan las estrellas del cielo. También se pueden apreciar muebles de la época, como el púlpito y las celosías (divisiones de madera que separaban a las monjas de clausura de los fieles).

 

TECHO
Foto de Lucía Chamat

 

Viviana Arce asegura que la colección pictórica es impresionante: “Recordemos que durante el barroco se consideraba que la imagen era una forma de persuadir a los fieles a llevar una conducta ejemplar y los católicos –en contraposición a los reformistas– atiborraron las iglesias de imágenes. Santa Clara representa precisamente eso, por esta razón vemos cuadros y esculturas de techo a piso, en las que se puede apreciar el avance gradual en la técnica de esculpir madera y ornamentar, así como en la elaboración de retablos y el manejo de columnas”.

Buena parte del protagonismo lo tiene el hermoso retablo mayor, integrado por tres cuerpos elaborados en madera y recubiertos en laminilla de oro. Además de ser el lugar que resguardaba el sagrario, reúne importantes obras de arte como la escultura de Cristo crucificado; la de Santa Clara, patrona de la orden religiosa; y representaciones de santos y ángeles. Se sabe que el retablo mayor fue legado, al igual que gran parte de la colección, por María Arias de Ugarte, sobrina del arzobispo fundador y principal benefactora del convento, quien también donó el Señor de la Humildad y La Piedad, en la que aparece retratada con su marido.

Descubre el museo en imágenes aquí (hacer click en galería): 

 

 

El museo también guarda obras de Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, considerado el gran pintor del período colonial, y muchas atribuidas al taller de la familia Figueroa, que posiblemente fue más relevante aunque poco reconocido al estar integrado por gente anónima.

De acuerdo con Viviana Arce, este monumento nacional ha vivido una interesante renovación museográfica en los últimos años. Es el único del país y de los pocos del mundo que permite a invidentes tocar las obras originales, ha incursionado en exposiciones temporales de arte contemporáneo, es escenario de presentaciones musicales y organiza conferencias en torno a la vida conventual y el patrimonio. Variadas manifestaciones artísticas que se van sumando a las historias escondidas en las paredes de este templo, construido como claustro para las mujeres que, según los dictados coloniales, no debían vivir solas y optaban por los votos de pobreza, obediencia y castidad.

 

Horario de atención

Martes a viernes:                            9:00 a. m. – 4:30 p. m.

Sábados y domingos:                     10:00 a. m. – 3:30 p. m.

Valor del ingreso

Estudiantes        3000 pesos colombianos (0,87 dólares)

Niños                  2000 pesos colombianos (0,58 dólares)

Adultos               4000 pesos colombianos (1,15 dólares)

Todos los domingos la entrada es gratuita

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.