Aleteia

La Basílica de la pequeña carmelita de Lisieux, camino de los 100 años

LISIEUX BASILICA
Comparte

Papa Pio XI dijo: «¡Debemos hacer lo mejor, muy hermoso y lo antes posible para la santa más querida del mundo!»

Lisieux atrae a muchos peregrinos y sus promotores tenían razón al proyectarla a lo grande. Cada año, se celebra un promedio de 5.000 misas, se queman 205.000 velas, 1 millón de visitantes de 50 nacionalidades diferentes y 60.000 intenciones de oración depositadas en el relicario de Louis y Zélie Martin.

basilique lisieux
© Philippe Lissac
Procesión de las reliquias de Santa Teresita en Lisieux.

Un proyecto titánico nacido hace casi 100 años

Desde el momento de la canonización de la pequeña carmelita de Lisieux, en 1925, se hizo necesario el proyecto de un gran santuario. Ante la cantidad de peregrinos que acuden constantemente a Lisieux, la idea de una gran basílica se hace evidente. ¡Y el proyecto es titánico!

Pronto se proyectó una basílica de estilo romano-bizantino cerca del Carmelo, pero la topografía estrecha de las calles hacía imposible la ubicación planificada. Así que se trasladó el proyecto a la colina de Lisieux, que ofrecía más espacio y, por lo tanto, permitía que el santuario floreciera por completo.

Una vez que se aprobó el proyecto, muchas almas generosas empezaron a movilizarse para ofrecer a Dios un espléndido exvoto para Santa Teresa. Las donaciones acudieron de todo el mundo. Monseñor Germain, rector del nuevo santuario y responsable de las peregrinaciones, escribió al Papa Pío XI diciendo: «Cuando voy a la basílica y veo estos mosaicos que brillan, pienso en todos aquellos que no dieron se lo que les sobraba sino de lo necesario».

La basílica fue finalmente bendecida el 11 de julio de 1937 por el cardenal Pacelli, legado del Papa y futuro Pío XII, y consagrada el 11 de julio de 1954 por el arzobispo de Ruán, obispo Martin, en presencia del legado papal, obispo Feltin, arzobispo de París.

basilique lisieux
© Philippe Lissac / Godong
Mosaicos del coro de la basílica de Lisieux.

Hoy, la basílica de Lisieux tiene 4.500 m2 de superficie, y una impresionante cúpula que pesa casi 500 toneladas, cuya construcción duró diez años. Pero más que un «monumento de piedra», el santuario de Lisieux es sobre todo un lugar de vida y oración. Todas las generaciones, niños, padres, ancianos, enfermos vienen a rezar a Santa Teresa y sus padres. Hoy es el segundo lugar de peregrinación más importante de Francia después de Lourdes.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.