Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Comprar el último modelo (y más caro) me aleja de Dios?

SHOPPING

A. and I. Kruk - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/09/19

Cuidado con la lucha interna entre la caridad y los valores del mundo y el dinero

Hay una elección difícil: ¿Dios o el dinero? ¿Dios o el mundo? Reconozco que me cuestan esas disyuntivas tan tajantes. Jesús me lo dice con claridad: 

«Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero».

Dos señores, dos extremos. Dos formas de entender la vida. Dos caminos marcados y una sola elección. Elijo a Dios o al dinero. A Dios o a los bienes que me hacen esclavo.

Dios parece separarme del mundo. Hoy en día Dios parece ausente de lo humano. He separado a Dios de mi vida. Lo he reducido al espacio de la sacristía, de lo sagrado. Allí donde inclino la rodilla y siento que Dios me mira, me ama o me juzga. Allí donde me desnudo para ser sólo criatura.

Pero luego salgo al mundo y ya no miro a Dios. Él sí me mira. En el mundo me olvido de Él, de su rostro, de su presencia. Pienso que voy solo y puedo con todo.

En el mundo me arrodillo ante los hombres suplicando amor, respeto, admiración. Me arrodillo más que ante Dios. Busco desesperadamente el amor del mundo.

Y ese amor es esquivo. Va de un lado al otro. Hoy lo recibo. Mañana desaparece. Y yo tengo el regusto del amor probado. Y quiero más. Necesito más. Y me pongo obsesivamente a buscar en el mundo lo que no me da Dios.

Dos señores que luchan por mi alma. Separo lo que está unido en Dios. ¡Qué paradoja! Es el pecado original el que dejó mi alma rota. Y luego mis propios pecados, mis caídas ante la tentación, acabaron dividiéndome por dentro. Dos señores.




Te puede interesar:
Si Adán pecó, ¿qué culpa tengo yo?

Y yo opto. Un día por uno. Otro día por el otro. No sé integrarlos en mi alma. Es como si al dirigirme a uno el otro desapareciera. Como si al vivir en el mundo Dios no tuviera nada que decirme de las cosas del mundo.

Es como si sólo huyendo del mundo tuvieran sentido mis pasos. Renunciar a todo, al móvil, al dinero, al poder, a mi nombre. Y esconderme en lo oculto de una gruta esperando esa voz de Dios que acaricie mi alma.

Yo solo sin el mundo. ¿Es eso lo que quiere Dios que haga? Mi alma se turba. Dos señores. Dos caminos. Dos extremos. Dos banderas. ¿Tengo que elegir una de las dos? ¿No puedo ser de uno y del otro al mismo tiempo?

Me debato en una lucha interna que me rompe por dentro. Pero yo no quiero que eso ocurra en mí. No deseo que esta disyuntiva me rompa por dentro. Dios o el dinero.

Quiero que se integren en mi vida el mundo y Dios. O que Dios reine en el mundo. O que su poder me haga capaz de vivir con libertad ante los bienes, ante el poder, ante la apariencia. ¿Es eso posible? ¿Se pueden integrar?

En Dios no hay división alguna. Todo está unido. Nos hizo hombres. Con alma y cuerpo. Rotos por el pecado. Pero llamados a la reconciliación por la misericordia. El mundo quiere ser redimido. No quiere Dios que haya división en mi alma. Decía el papa Francisco en Cuaresma:

«Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero, ‘raíz de todos los males’(1 Tm 6,10); a esta le sigue el rechazo de Dios y, por tanto, el no querer buscar consuelo en Él, prefiriendo quedarnos con nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y sus Sacramentos».

Es la avidez por el dinero la que me separa de Dios. La obsesión por tener cada día más. La intranquilidad ante la escasez de bienes. Ese afán por poseer. Ese extremo es el que me aleja de Dios.

Ahí reina el dinero en mí, no Dios con su bondad. Ahí está el dinero y el mundo dictando su norma. Es el mundo el que me dice cómo debo vivir y cuáles son los valores para elegir.

Los valores del mundo se meten en mi alma. Lo que está de moda. Lo que más dinero cuesta. Lo que más aparenta. Me quedo enganchado en pensamientos mundanos que me alejan de Dios. Y lo aparto de mi vida. Me vuelvo mezquino, avaro, egoísta, envidioso. El dinero pasa a ser lo más importante en mi vida. Leía el otro día:

«Un estudio publicado recientemente en Francia dice que el dinero ocupa el primer lugar entre los temas que los padres afrontan con sus hijos, mientras que los sentimientos ocupan el último lugar. Y si un adulto habla únicamente de dinero, ¿cómo va a comunicarse con un joven?».

El dinero se convierte en el valor fundamental. A esto se refiere Jesús. Un corazón dividido en el que gobiernan los valores del mundo. Lo nuevo, lo valioso, lo inmediato, lo último. Pierde el valor lo de siempre. Y la austeridad no cuenta como valor de vida.

El gasto desmesurado. Se pierden las proporciones. Todo vale con tal de poseer, tener, adquirir. Se mete en mi alma la mentalidad de un mundo enfermo y roto.

Y quiero poseer para valer más, para ser más feliz, para tener éxito y lograr las metas que me atraen. Hablo de dinero o de las cosas que logro con dinero.

Gasto, quiero vivir bien. Me adapto al lujo que el mundo me ofrece. No me conformo con cosas baratas. Pienso que me lo merezco. Que por eso trabajo tanto. El mundo se mete dentro de mí. O mejor, una mentalidad mundana me aleja de Dios.

Dios en mi sacristía, en mi misa dominical, en las cosas espirituales que leo y me dejan tranquilo cuando no me hablan de renuncias, de pobreza, de generosidad.

El mundo, su espíritu, muy dentro de mí. Me enfermo y la división se hace más fuerte. Sólo puedo servir a un señor. Tienen más fuerza estas palabras de Jesús. O le sirvo a Él o sirvo al dinero que me obsesiona.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.