Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconEstilo de vida
line break icon

Fotografías: ¿Qué dicen de ti y de tu estado de ánimo?

photographer

New Africa - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 24/09/19

Las fotografías dicen mucho de nuestras vidas, de nuestra forma de ser, y de sentir, haciéndonos conscientes de que vale la pena recordar lo vivido: por eso una sonrisa espontánea es mejor que una pose

Por ciertos avatares de la vida, hubo un tiempo en el que no me sentía vivir libre y plenamente, diciéndome: Ahora, yo soy, “yo y mis circunstancias”… más tarde viviré como anhelo.No me encontraba realmente viviendo, sino solo esperando a vivir. Mientras, reprimía mis verdaderas emociones.

De eso dan testimonio ciertas fotografías en las que ensayaba poses con doblez, disimulo… mentira.

Al sincerarme con una buena amiga, me aconsejó: solo trata de ser feliz el instante presente, y lo puedes lograr con tres grandes actos de libertad:

  • Con respecto al pasado: Como no podemos ya cambiar ni un ápice de nuestra historia personal, solo nos queda aceptarla tal como fue, y ponerla confiadamente en manos de Dios. Nadie tiene un pasado perfecto, deja atrás tus heridas.
  • Con respecto al futuro: Es imposible programar la vida infaliblemente, sólo nos queda acogerla un instante tras otro, conscientes de su natural contingencia.
  • Con respecto al presente: Lo único que nos pertenece es el “aquí y ahora”, pues sólo en el instante presente podemos asumir nuestra realidad a través de actos de libertad interior y exterior, en la que la aceptamos tal cual con “el mazo dando y a Dios rogando”.

Lo comprendí y me propuse asumirlo poco a poco, y de eso dieron nuevo testimonio otras fotografías, en las que ahora si pude reconocer felizmente proyectada la intimidad de mi verdadero ser.

Y aprendí a vivir el instante presente.

Al verlas ahora no me cabe la menor duda de que con la plasticidad de nuestro rostro expresamos algo no solo meramente biológico, sino algo de nosotros mismos que se proyecta por encima de lo anecdótico, para dejar entrever lo que realmente traemos en nuestro interior.

Muchas fotografías familiares fueron espontáneas, y por ellas puedo entender en mis hijos su actual madurez emocional y su ser autentico, pues denotan que siempre dieron rienda suelta a sus verdaderos sentimientos, lo mismo llorando, que expresando aceptación, rechazo, enfado, tristeza, dolor, ternura, y tantas otras facetas de su espíritu.

Recuerdo que alguna vez reñí con ellos, cuando al momento de lo que consideraba una fotografía formal, de pronto ponían cuernos a un hermano, sacaban la lengua o hacían mil gestos para aparecer muertos de la risa.

Más rectifiqué pensando: ¡es ahora cuando se vale…! además, es una foto de ellos y para ellos. Ya se tomarían la foto oficial para la licencia de conducir o de graduación de la universidad.

¿Para qué entonces el reprimir o afectar su naturalidad, si la mentira del corazón comienza desde la cara?

Ahora son los mismos, en cuyas fotos de bodas tomadas por profesionalesaparecen viendo directamente a la cámara, relajados y con la mejor de sus sonrisas, muy a propósito de su dedicatoria: “Para nuestros padres con amor”.

Son fotos con un mayor significado personal.

No fue así como se estilaba antes, por lo menos no en mí familia.

Alguna vez he visto viejas fotografías en las que resultan evidentes otras facetas del espíritu, que igual se pueden traslucir en gestos faciales muy distintos. Como aquella donde se enmarca la rigidez de mi bisabuela, de rostro solemne e inexpresivo, extendiendo su sombra sobre las infantiles caras de sus hijos, en las que se salvan dos o tres disimuladas sonrisas.

O las antiguas fotografías formales en blanco y negro, donde aparecen personajes de expresiones graves, que no veían directamente a la cámara, en una forma de proyectar dignidad y elegancia, a costa de no dejar el legado de una mirada y una sonrisa como una ventana de su alma a las posteriores generaciones de la familia.

Sonreiríamos ahora al ver una pícara sonrisa o un espontaneo guiño, que quizá no hubiera aprobado un profesional fotógrafo, pero que habría dicho mucho más de ellos, que su pose, la elegancia de su vestimenta, o el estudiado escenario. Si lo hubieran hecho, le habrían dado un gran valor a ese instante presente, imprimiendo en la fotografía algo de la intimidad de su ser y facilitando así el amor por su recuerdo, pues eran seres que reían, cantaban, bailaban y lloraban.

Cuando he vuelto a ver mi álbum fotográfico, pienso que las fotografías dicen mucho de nuestras vidas, de nuestra forma de ser, y de sentir, haciéndonos conscientes de que vale la pena recordar lo vivido, porque en cada instante presente, hasta lo más anecdótico puede colmar de sentido nuestra existencia.

Y, que por eso, es más importante la sonrisa del alma, que una estudiada pose.

Todos los actos sin el respaldo del propio sentido de la intimidad corresponden a la simulación y a la mentira, y son siempre fruto de haber aceptado la mentira personal en el seno de la intimidad. 

Consúltanos en: consultorio@aleteia.org

.

Tags:
autoestimafotografiasinceridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.