Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa pide a la ONU honestidad y valentía para atajar la crisis climática

CLIMATE
Comparte

79 países firman un plan para responder al cambio climático.

El papa Francisco envió un mensaje a la Cumbre del Clima de la ONU, en el que lamentó que los compromisos contraídos por los Estados son todavía muy “flojos”, y están lejos de alcanzar los objetivos previstos”. Indicó que se necesita actuar frente a la crisis climática para que haya una “verdadera voluntad política” y responder con “honestidad, responsabilidad y valentía”. 

La Cumbre sobre la Acción Climática ONU 2019 abordó la crisis ambiental que amenaza con la vida en el planeta. Según la ONU, 79 países anunciaron una serie de compromisos durante la cumbre en New York  por el cambio climático clausurada este lunes. 

El Pontífice declaró en su video mensaje que el cambio climático es uno de los fenómenos “más graves y preocupantes que está viviendo nuestra época” y para ello “la humanidad está llamada a cultivar tres grandes cualidades morales: honestidad, responsabilidad y valentía”.

El Papa recordó que con el Acuerdo de París del 12 de diciembre de 2015, la comunidad internacional tomó conciencia de la urgencia en la construcción de nuestra casa común, sin embargo, pasados cuatro años de aquel Acuerdo, se observa “cómo los compromisos contraídos por los Estados son todavía muy “flojos”, y están lejos de alcanzar los objetivos previstos”.

En este contexto, consideró “necesario preguntarse si existe una verdadera voluntad política para destinar mayores recursos humanos, financieros y tecnológicos afín de mitigar los efectos negativos del cambio climático y ayudar a las poblaciones más pobres y vulnerables, que son las que más lo sufren”. 

El Pontífice abrió la ventana a la esperanza: “todavía estamos a tiempo. No dejemos que se cierre. Abrámosla con nuestro empeño en cultivar un desarrollo humano integral, para asegurar a las generaciones futuras una vida mejor”. 

Un futuro que definió es “de ellos”, de las nuevas generaciones, y “no nuestro”. Por eso, dijo, que cabe “esperar que la humanidad de comienzos del siglo XXI pueda ser recordada por haber asumido con generosidad sus graves responsabilidades”. 

Con honestidad, responsabilidad y valentía tenemos que poner nuestra inteligencia al servicio de otro tipo de progreso más sano, más humano, más social, más integral, que sea capaz de colocar la economía al servicio de la persona humana, construir la paz y proteger el ambiente”. 

“La situación actual de degrado ambiental está conectada con el degrado humano, ético y social, tal y como experimentamos cada día”.

Así, el Papa invitó “a pensar sobre el sentido de nuestros modelos de consumo y de producción, y en los procesos de educación y de concienciación para hacer que sean coherentes con la dignidad humana”. 

Estamos frente a un “desafío de civilización” en favor del bien común. Y esto es claro, “tenemos una multiplicidad de soluciones que están al alcance de todos, si adoptamos a nivel personal y social un estilo de vida que encarne la honestidad, la valentía y la responsabilidad”. 

El evento internacional tuvo las primeras páginas en varios medios de comunicación y prensa también para registrar la voz de protesta de la activista sueca, Greta Thunberg, 16 años. En un discurso enfático les dijo a los líderes que los jóvenes se sentían traicionados: “Estamos al principio de una extinción masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!”, aseguró.

Por otro lado, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que, si no cambiamos urgentemente nuestra forma de vida, estaremos poniendo en peligro la vida misma. 

Guterres aseguró que todavía no es tarde para limitar el aumento de la temperatura media del planeta a los 1,5 grados centígrados, uno de los umbrales para evitar los efectos más catastróficos del calentamiento global. 

Además, explicó que ello “exigirá transformaciones fundamentales en todos los aspectos de la sociedad” desde cómo cultivamos los alimentos o cómo usamos la tierra hasta cómo suministramos energía a nuestras economías.Estamos en un agujero profundo con respecto al clima. Para salir, primero debemos dejar de cavar.

Precisamente, la ONU, indica que, si se actúa ya, se pueden reducir las emisiones de carbono de aquí a 12 años y frenar el aumento de la temperatura media anual por debajo de los 2 °C, o incluso a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, citando datos científicos más recientes.

Algunas de las estrategias acordadas en la ONU indican a que empresas internacionales alineen sus planes de crecimiento económico  con compromisos ambientales, recoger dinero para implementar las medidas y una plataforma para permitir el acceso a energías limpias. 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.