Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Símbolos de la paz que seguro que no conoces

ORIGAMI
Shutterstock | belite
Comparte

No sólo están la paloma y el logo hippie

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A propósito del Día Internacional de la Paz, hacemos un recorrido por algunos elementos que los seres humanos hemos escogido para representar el valor de la paz y protestar en contra de aquellos que promueven la violencia.

Claro que la paloma es el más representativo, sobre todo en el mundo católico, porque fue el ave que liberó Noel tras el diluvio universal para saber si ya todo estaba bien y ésta regresó con una rama de olivo, dando así señales de vida y calma.

También está el clásico símbolo de los hippies de un círculo con tres líneas en su interior, que fue ideado en 1958 por el diseñador británico Gerald Holtom para la campaña de desarme nuclear, usando las letras D y N  del abecedario semáforo.

Sin embargo, hay también otros símbolos de otras culturas que, quizá no son tan universales, pero son parte de ese entendimiento cultural global tan necesario y que, más allá de la forma, son relevantes por su significado.

¿Tienes niños en casa? Puedes hacer una actividad recreativa pero muy enriquecedora pintando algunos de ellos y explicándoles lo que representan, la importancia de la paz y cómo ellos también pueden ayudar a construir un mundo más justo y amable.

Aquí algunos de estos signos:

1. La amapola

Quizás has visto a la familia real británica utilizar una flor roja sobre la solapa de sus abrigos en noviembre. Y es que desde 1919, luego de finalizada la Primera Guerra Mundial, el rey Jorge V decretó que cada 11 de noviembre se conmemoraría el Día del Recuerdo en países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), para nunca olvidar todos los sacrificios que militares y civiles hicieron en tiempos de guerra. Ahora bien, lo de utilizar una amapola está inspirado en un poema titulado In Flanders Fields (En los campos de Flandes), escrito por el teniente coronel John McCrae en 1915, tras la muerte de uno de sus grandes amigos en batalla, donde habla que, en las tumbas de los caídos, entre las cruces, crecen las amapolas. Sin embargo, como el rojo es asociado con sangre, otros han propuesto el uso de amapolas blancas para hablar de pacifismo, la no violencia y demandar los desastres de la guerra… porque la mejor manera de honrar a quienes han fallecido a consecuencia de un conflicto bélico, es prevenir otro en un futuro.

2. Hacer una “V” con los dedos

Este gesto tiene múltiples significados. Winston Churchill lo usó en julio de 1941 como “V” de “Victoria”, aunque cinco meses antes, un político belga en el exilio, llamado Victor de Laveleye, lo usó como símbolo de unidad por las palabras victoire (“victoria” en francés) y vrijheid (“libertad” en holandés). Sin embargo, fueron los movimientos pacifistas de los años 60 en Estados Unidos, con la Guerra de Vietnam, los que hicieron de este gesto un símbolo de paz.

Eso sí, debes tener cuidado de no hacer esta V con la mano girada hacia dentro, ya que sería un insulto en países como Australia, Irlanda e Inglaterra.

3. Las grullas de papel

En japonés se llaman orizuru y son uno de los diseños clásicos del origami. La leyenda cuenta que quien logre unir mil grullas de papel con hilos verá cumplido un deseo. Se convirtieron en símbolo de paz en Japón tras la Segunda Guerra Mundial por la historia de Sadako Sasaki, una niña nipona que enfermó de leucemia tras la bomba atómica de Hiroshima y a la que su familia y amigos ayudaron a hilar más de mil grullas durante su estancia en el hospital (incluso usando envoltorios de las medicinas si se les acababa el papel) para ver si se cumplía su deseo de curarse.

4. Manos blancas

Estas manos se han convertido en un símbolo anti-terrorismo y se pensó tanto el color como en el gesto. Blanco es símbolo de paz y pureza; y las manos se representan abiertas, con los dedos extendidos, en un gesto de conciliación, pero también de transparencia; a diferencia del puño cerrado, que denota violencia y que puede esconder algo.

5. Símbolo del Pacto de Roerich

Nicholas Roerich era un artista y filósofo ruso que dedicó parte de su vida a promover la protección del arte, la cultura, la educación y la ciencia en tiempos de guerra… desde el conflicto entre Rusia y Japón en 1904-1905 hasta la Segunda Guerra Mundial. Gracias a él se hizo un tratado, llamado Pacto de Roerich en su honor, sobre la Protección de Instituciones Artísticas y Científicas y Monumentos Históricos, donde se establece que la defensa de los bienes culturales es más importante que la defensa militar.

Roerich presentó el primer borrador en 1929 junto al profesor George Chklaver de la Universidad de París y se pretendía que fuera un análogo cultural de la neutralidad médica de la Cruz Roja. Hasta el año 1949, en la cuarta sesión de la Conferencia General de la UNESCO, fue que se aceptó la decisión de incorporarlo en la regulación del derecho internacional, aunque todavía no se ha concluido. 

6. Rifles rotos o con flores

Para protestar en contra del uso de armas, particularmente desde la Primera Guerra Mundial, varias organizaciones pacifistas europeas han usado la imagen de un rifle roto en sus protestas.

En 1921 la Red Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) lo adoptó como logo. Años después, se han hecho adiciones, como colocar una flor en la boca del cañón (esto viene del movimiento flower power de los pacifistas de los 60, donde se promovía dar flores a políticos, soldados, etc en señal de no violencia. Incluso, está la famosa imagen capturada por el fotógrafo norteamericano Bernie Boston en 1967, durante una marcha al Pentágono en contra de la Guerra de Vietnam, donde una joven de 17 años le colocó una flor al rifle de un soldado) o hacerle un nudo al arma para inutilizarla, como es el caso de la famosa escultura de Carl Fredrik Reutersward, que el autor creó justo después del asesinato de John Lennon y cuya una de sus piezas originales está precisamente en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.