Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

María Auxiliadora y Padre Pío unidos para salvar la vida de un bebé

BABY

Shutterstock OndroM

Maria Paola Daud - publicado el 23/09/19

Un milagro extraordinario que te dejará sin palabras

Siempre es una gran alegría la llegada muy esperada de un bebé a una familia. Así fue con Lucas (nombre imaginario).

Su mamá Silvia y su marido estaban muy contentos con el nacimiento de su tercer hijo. Pero lamentablemente, apenas nació, el pequeño contrajo un virus letal.

Los médicos comprendiendo su grave estado de salud, tuvieron que hacerle tres cirugías de urgencia, pero Lucas no mejoraba. Y prepararon a los padres para lo peor.

Silvia, muy triste y desesperada, corrió a pedirle un milagro a Padre Pío, santo de quien era muy devota y en cuyo honor había creado un grupo de oración. También le rezó a la Virgen María, convencida de que como madre escucharía sus plegarias.

A Lucas, por la gravedad de su estado, lo pusieron en observación en un régimen restringido de visitas. Sus padres podían verlo solo algunos minutos durante el día y a través de un vidrio, situación que agravaba más el dolor de Silvia y de su marido.

Entonces sucedió que un día que el padre fue a ver a su pequeño niño, sus lágrimas se le escaparon al ver a Lucas tan sereno y tierno como si no padeciera ninguna enfermedad. Era tan dulce como todos los recién nacidos.

Con gran tristeza le envía un beso a través del vidrio y se dirige a la puerta de salida, mirando hacia el suelo, y encuentra una estampita de la Virgen María Auxiliadora, cosa que le pareció extraña porque mantenían el hospital siempre con una limpieza impecable.

Volvió sobre sus pasos y le pidió a una enfermera que por favor pusiera la estampita en la incubadora donde se encontraba Lucas. Ella amablemente acepta su pedido.

Al salir del hospital el papá sintió una insólita serenidad. Le comentó lo sucedido a su esposa y ella esa misma noche sueña con Padre Pío que sin hablarle sólo la miró y le sonrió.

Al día siguiente los padres fueron convocados por los médicos, que les anunciaron que inexplicablemente Lucas había mejorado tanto, que en poco días podría ya estar en casa con sus otros hermanos.

Al año siguiente para agradecer a Padre Pío el milagro de la vida de Lucas, los padres y el niño fueron a visitar al santo a San Giovanni Rotondo.

Cuando llegan a la iglesia, como siempre repleta de fieles, unos voluntarios sin conocerlos los hacen pasar delante de toda la gente, para hacerlos llegar enseguida a la tumba del santo.

En ese momento llega un fraile capuchino anciano, bendice a la mamá y toma a Lucas en sus brazos diciendo:

Finalmente me trajiste al niño del milagro, pensé que nunca lo vería … y moriría sin poder darle un beso y una bendición especial. Me hicieron esperar tanto, ya estaba preocupado. De todos maneras hija, reza siempre y educa al niño de la mejor manera posible. Tiene una gran misión en el mundo”.

Antes de despedirse, el fraile regala a la madre una medalla, para que se la ponga a Lucas, pidiéndole que nunca se la saque, porque lo protegerá siempre a lo largo de su vida.

Sin darle tiempo a Silvia que maravillada por lo sucedido, a hacerle ninguna pregunta, saluda a los padres y se va.

Llegando a casa el niño ve una estampita de Padre Pío, y comienza a llamarlo: “abuelito, abuelito”. Su madre cariñosamente le explica que el señor en la imagen era Padre Pío y no su abuelo, a lo que el niño la corrigió: “No, es el abuelo, abuelo Pío”.

Padre Pío es alguien muy especial que lleva la magia del amor a donde va…

Fuente: «Il mio Papa», Año 6, número 39, pag. 64-67

Tags:
bebémilagroPadre Pío
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.