Aleteia

El chef Harry Sasson: «Hay que aportar un granito de arroz a lo que puedas»

HARRU SASSON
harrysasson.com
Comparte

Para el famoso cocinero la solidaridad es un ingrediente esencial que ha heredado de su familia

Harry Sasson es un exitoso chef y empresario colombiano conocido no sólo por el sabor de sus platos sino también por su compromiso social. El motor principal de sus pasos y logros alcanzados ha sido la familia, especialmente sus padres que siempre lo apoyaron.

Cuenta que todo nació en su casa con un amor hacia la cocina y la buena mesa, las celebraciones y los momentos que compartía cuando se reunían todos alrededor de la mesa. Para él esos momentos fueron precisamente los que le han inspirado a querer ser chef.

“Los momentos más importantes de nuestra familia fueron alrededor de la mesa; momentos de tradición familiar comiendo, alimentándonos y nutriéndonos de las manos de mi madre”.

Su madre fue una excelente cocinera de quien aprendió mucho, pero las palabras de su padre fueron cruciales para tomar la decisión de querer estudiar cocina. En una entrevista para NSN recordó muy emocionado esa conversación con él que sería definitiva para iniciarse en la carrera de cocinero.

Eran unas vacaciones de verano en las que estaba solo con su padre y este le preguntó si realmente quería estudiar cocina. Sus palabras fueron “para ser feliz en la vida hay que hacer lo que a uno le gusta. Dedícate a hacer lo que te gusta. Nosotros tuvimos que trabajar por necesidad, pero si tienes la oportunidad haz lo que te gusta”.

También el hecho de que hoy esté en Colombia y participe de causas solidarias, ha sido por ellos. Luego de vivir seis años en Canadá, decidió volver a su país natal para estar cerca de su familia y trabajar en iniciativas no solo para fomentar la gastronomía local, sino también para darle una mano a quien lo necesita.

“Fui criado en un hogar en el que nos han demostrado que si te va bien -y cuando te va bien- debes de ayudar a los que no les va tan bien. Siempre hay que aportar un granito de arroz a lo que puedas”.

Harry no sólo está comprometido con erradicar el narcotráfico apoyando la producción del palmito fresco como cultivo de paz que reemplaza a la de la coca, sino también en colaborar ayudando a personas que lo necesitan o están pasando por situaciones difíciles.

Con la Fundación Corazón Verde ha participado de festivales gastronómicos para ayudar a familiares de policías y de las fuerzas militares: viudas y huérfanos que han tenido la desgracia de haber perdido a un familiar sirviendo a su país.

La solidaridad y el tender una mano a quien lo necesita cuando uno tiene la oportunidad de hacerlo, es un valor que lo acompaña.

Para él pasión, dedicación, mucho trabajo y un buen equipo son la clave para que todo funcione bien tanto dentro como fuera de la cocina.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.