Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Para evitar frustrarte cuando no salen las cosas, recuerda esto

FRUSTRATION
Rawpixel.com - Shutterstock
Comparte

Lo que te da la felicidad es la satisfacción personal de que diste lo mejor de ti, cualquier cosa que haces tiene el potencial para hacerte feliz

Cuando las cosas me salen bien estoy más contento. Cuando no me resultan me cuesta aceptar la contrariedad. No puedo evitarlo. Me gustaría tener siempre la misma actitud alegre en las victorias y en los fracasos. Pero no lo consigo.

Cuando experimento el rechazo, la frustración, el abandono, la pérdida, una tristeza honda se extiende por mi alma cubriendo mi esperanza de oscuridad. Pierdo la alegría súbitamente. En un solo golpe me encuentro triste, como si estuviera dentro de una pesadilla y sólo deseara que llegara el momento de despertar a una realidad más venturosa.

Es cierto que el fracaso, la traición, la difamación, la crítica, me unen más a Jesús en la humillación. Vuelvo a recordar que sólo soy un servidor suyo.

Le sirvo al pie de su cruz, desde lo alto de mi propia cruz. Así de sencillo. Veo claro que no puedo vivir obsesionado con lograr todos los éxitos que deseo. El otro día el tenista Rafael Nadal comentaba después de una victoria:

“La ambición es buena, pero la ambición desmesurada no; cuando esta deja de ser sana, en cualquier aspecto de la vida, creo que corres peligro. No puedes estar todo el día mirando si otro tiene más que tú, porque te sentirás frustrado. Lo que te da la felicidad es la satisfacción personal de que diste lo mejor de ti”.

Se trata entonces de vivir dándolo todo sin esperar recibir algo a cambio. El servidor sirve sin esperar el aplauso, el abrazo, el pago por sus servicios. Sin compararse con el que logra más. Sin pretender ser el primero en todo lo que hace.

Así quiero vivir yo siempre, sirviendo. La felicidad la encuentro al darlo todo en toda circunstancia. Al vivir sin guardarme nada por si acaso. Esa es la felicidad que sueño. La felicidad del desgaste por amor. No la felicidad pasajera que logro al conseguir alcanzar todo lo que sueño. Tengo claro lo que leía el otro día:

El camino hacia la felicidad no existe, la felicidad es el camino. Cualquier cosa que haces tiene el potencial para hacerte feliz”.

Puedo ser feliz en cualquier momento del camino. En los pasajes despejados con sol apacible. Y en las subidas complicadas en medio de la tormenta.

En la vida puedo tener éxito o fracasar. Es parte de mi camino. Puedo ser feliz tanto en un momento como en el otro. Lo importante es que no fracase en la tarea fundamental. ¿Para qué estoy aquí en la tierra? Para amar y ser amado.

Puedo no estar a la altura en muchos ámbitos de mi vida. Pero sé que el ámbito que realmente me importa es el del amor, el de las relaciones humanas y la inteligencia emocional.

Podré tener mucho éxito en lo profesional, o en otros aspectos. Pero si en mis relaciones fracaso, no seré feliz. Por eso no quiero dejar de luchar y dar la vida. Por eso no me escondo, no me guardo. Lo doy todo.

Pero no me comparo con el que está por encima de mí. Ni miro con vanidad al que no ha logrado tanto como yo. Simplemente vivo mi vida y doy gracias a Dios por todo lo que me ha dado. Amo y soy amado.

No quiero olvidar agradecerle por todo. No me quedo atrapado en lo que no tengo, en lo que no logro, en lo que me falta. Así no soy feliz.

Quiero aprender a cultivar esa bendita costumbre de dar gracias. Vuelvo a hacerlo. ¡Cuántos motivos tengo para hacerlo hoy!

Miro a Jesús al que sirvo. Miro las humillaciones de las derrotas que me acercan mucho más a Él. Me unen a su cruz en la que fracasaron tantos sueños humanos.

Allí parecía todo perdido en una noche de viernes santo. Allí, indefenso e impotente Jesús podía perdonar a los que lo mataban. Con la paz del que sabe que ha amado hasta el extremo y no se ha guardado nada. Sin rencor, sin rabia, sin envidias, sin vanidad.

Así quiero aprender a mirar yo. Siempre con misericordia. Siempre desde la humildad.

¡Cuánto me cuesta ser humilde y perdonar! Mi vanidad excesiva me hace compararme y vivir en tensión. Mi orgullo enfermo me lleva a no reconocer mi culpa y a desear lo que otros tienen.

La envidia duele cuando veo a alguien que destaca más que yo. Busco sus puntos débiles para criticarle. ¿Por qué me afecta tanto que a otros les vaya bien? El problema es mío. Surgen esos sentimientos de envidia y frustración.

Quiero aprender a seguir mi camino. Es el que Dios quiere hacer conmigo. Elijo el camino de la humildad, del servicio.

Me hacen bien las humillaciones, las difamaciones. Me hacen más niño y humilde. Duelen, es verdad, pero me vuelvo más humano, más de carne, más sencillo. Me unen a Jesús mis fracasos y caídas.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.