Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Novios después de los 50, ¿qué cambia?

mature couple
DGLimages - Shutterstock
Comparte

Aunque haya madurez, hay que dar espacio para que madure el amor

La capacidad de enamorarse no se pierde con los años y tal vez con la edad existen algunos beneficios agregados por experiencias que han ayudado a crecer, errores que han dejado enseñanzas, una conciencia más profunda sobre lo que se quiere y un mayor conocimiento de uno mismo.

La madurez puede permitir vivir con cierta coherencia, pero tampoco garantiza el éxito. Con la experiencia viene la sabiduría, pero no la invencibilidad. Los adultos también pueden caer en un amor infantil en el que es muy difícil proyectar, amores adolescentes que se encandilan con la pasión del momento y confunden el flechazo con el enamoramiento.

Aunque uno sienta que sabe mucho, que se conoce lo suficiente e incluso tenga una excelente carrera profesional, las historias de amor nunca nacen en un estado de adultez. Siempre hay un proceso de maduración del amor que no vale la pena saltear o vivir mal.

Por eso los expertos aconsejan, aun en esta edad, invertir un tiempo necesario para vivir la experiencia del noviazgo: una etapa de conocimiento real que supera la pasión emotiva y abre la posibilidad de vivir sanas relaciones en el camino de conocerse.

La maduración ciertamente tiene muchos más ingredientes de los que uno piensa y para esto no hay edad. Fácilmente podemos confundir lo que provoca la imaginación del flechazo con la realidad de la persona que provoca esos sentimientos.

El flechazo genera un trastorno en la atención y la idealización de la persona que nos ha flechado. No conocemos al otro pero proyectamos un ideal que fuimos creando en nuestra mente sobre esa persona. Muchos se enamoran de este flechazo, pero algo así no puede ser permanente y desaparece rápido.

¿Cómo vivir un buen noviazgo en esta edad? Con mucho diálogo, intentando conocerse bien y fomentando la amistad poniendo medios para no precipitarse. Reducir la velocidad y tomarse un tiempo para conocerse es esencial mientras se disfruta de los momentos compartidos.

Se pueden poner en práctica habilidades sociales y vivir mejores experiencias de vida. Hay formas propias y una adaptación menor al cambio, pero hay un mundo de recuerdos para compartir sin las ansiedades y presiones que conllevan las citas en la juventud.

El noviazgo es siempre un trabajo artesanal en donde se preserva la amistad sin importar la edad. Los amigos son los que lo pasan bien juntos y eso es lo que afecta positivamente a la relación. El amor no es un azar, algo que viene y se va. Se puede desarrollar, sanar, restaurar y requiere nuestro tiempo para sentar sólidas bases que perduren en el tiempo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.