Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuando los niños se separan de sus padres, su genética cambia

UPSET CHILD
Shutterstock
Comparte

Pero podemos usar este conocimiento para ayudar a mitigar y sanar los efectos del trauma infantil

La acalorada batalla política que se libra actualmente sobre la inmigración ha puesto a los niños al frente y al centro en la conciencia pública, es decir, el trauma que sufren los niños cuando se separan de sus padres.

Es un trauma del que no nos gusta hablar. Nos hace sentir incómodos por varias razones. Para algunos, es un trauma que han conocido y experimentado personalmente. Para otros, es un concepto extraño, pero de todos modos debemos reconocer que es enorme.

Para los niños, el trauma de estar separados de sus padres no se limita simplemente a una respuesta emocional … de hecho, como señala Medium, este tipo de trauma afecta a los niños de forma permanente, a nivel genético:

Los niños pequeños confían en sus padres para que los ayuden a manejar situaciones estresantes y desconocidas porque su capacidad para regular su respuesta emocional al cambio o las amenazas en el medio ambiente aún no está completamente desarrollada. “Los niños usan padres y cuidadores familiares como una forma de navegar la incertidumbre y el estrés en el mundo”, dice Seth Pollak, quien dirige el Laboratorio de Investigación de Emociones Infantiles de la Universidad de Wisconsin. “No pueden manejar las cosas solos como los adultos”.

Por lo tanto, alejar a los niños pequeños de sus padres y colocarlos en un entorno confuso y abrumador los deja en gran medida incapaces de hacerle frente. “Es probable que estos niños tengan un estrés muy, muy extremo, y no tienen una forma de reducir esa respuesta al estrés”, dice Pollak.

Ese tipo de trauma, y ​​la exposición a grandes cantidades de estrés en la infancia, está relacionado con cambios epigenéticos, cambios en la forma en que el cuerpo activa y desactiva los genes y regula los procesos biológicos, que pueden durar hasta la edad adulta …

Múltiples estudios han confirmado diferencias en los niveles de actividad de cientos de genes de adultos que sufrieron trauma infantil versus adultos que no lo sufrieron. Algunos de esos genes controlan los niveles de cortisol y la neuroplasticidad cerebral, pero aún se desconoce la función de muchos genes alterados por el trauma infantil.

Los científicos teorizan que estos cambios genéticos podrían afectar a todo, desde el crecimiento y el desarrollo hasta la regulación hormonal, pero no se discute que el trauma infantil causa cambios físicos medibles que duran hasta la edad adulta.

Personalmente, tengo la tendencia a eludir los detalles de los efectos del trauma infantil principalmente porque me hace sentir impotente. La triste verdad es que no hay nada que podamos hacer para evitar por completo que haya niños que se separen de sus padres. Siempre habrá niños abandonados o cuyos padres hayan sido asesinados.

Incluso los niños cuyos padres deciden que no pueden criarlos y los dan en adopción, pueden sufrir los efectos de esa separación. Este tipo de trauma siempre será una realidad para alguien, en algún lugar. Y la inevitabilidad de los cambios epigenéticos que resultan de ese trauma parece completamente abrumadora.

Pero se me ocurre que, como con todo, es una cuestión de perspectiva. En lugar de ver estos estudios como pruebas contundentes de una realidad inevitable, podemos optar por verlos como guías para un nuevo camino a seguir.

Es cierto que algunos niños sufrirán este tipo de trauma, pero también es cierto que hay mucho que podemos hacer para aliviar ese sufrimiento. Ser consciente del daño que causa la separación es el primer paso, que podría llevar a un padre o maestro a que abrace a un niño en lugar de apartarle.

Estos estudios también podrían ayudar a las parejas que consideran la adopción, no porque puedan reemplazar a los padres perdidos o borrar el pasado de sus hijos, sino porque pueden ayudar a un niño a sanar y construir un nuevo futuro en un terreno nuevo y sólido.

Quizás lo más significativo es que estos estudios pueden hacernos conscientes de las necesidades de los niños que han sufrido un trauma. Ya sea que seamos sus cuidadores, maestros, médicos o amigos, ser conscientes del trauma físico y mental que un niño sufre puede llevarnos a ser más comprensivos, pacientes y amorosos, y el amor es, después de todo, lo que estos niños más necesitan.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.