Aleteia

Iglesia católica inaugurada en la península arábiga

SALALAH, OMAN
Comparte

El Arzobispo agradece al Sultán de Omán por los permisos para construir San Francisco Javier en Salalah

Se acaba de inaugurar una iglesia católica en la Península Arábiga, en la ciudad omaní de Salalah. La Iglesia de San Francisco Javier tiene una capacidad de 600 asientos y una sala de usos múltiples adyacente que puede acomodar a otras 400 personas.

Es probable que la iglesia, llamada así por el santo patrón de las misiones, sirva principalmente a la comunidad de trabajadores extranjeros de lugares como Filipinas. Omán es un 86% musulmán y solo un 6,5% cristiano. Alrededor de 60.000 católicos residen en Omán, y actualmente hay cinco parroquias, dos en Muscat, dos en Salalah y una en Sohar.

A la ceremonia de inauguración civil el sábado asistieron el arzobispo Francisco Montecillo Padilla, el Delegado Apostólico en la Península Arábiga; el obispo Paul Hinder, Vicario Apostólico del Sur de Arabia, y Ahmed Khamis Masood Al Bahri, director del Ministerio de Dotaciones Religiosas y Asuntos Religiosos de Omán.

Al Bahri, en un discurso, expresó alegría por la construcción de una iglesia, que tardó 18 meses en completarse, según Fides, el servicio de noticias misioneras del Vaticano. Dijo que los sacerdotes, religiosos y religiosas, y laicos ahora pueden realizar trabajo pastoral.

El arzobispo Montecillo expresó la gratitud de la Iglesia católica hacia el sultán Qaboos Bin Said Al Said, quien otorgó todos los permisos para la construcción de la iglesia. Dijo que las autoridades civiles de Omán mostraron su benevolencia al satisfacer las necesidades espirituales de los cristianos que viven en el país.

También, subrayó, se muestra al mundo que «Omán disfruta de la paz debido a esta tolerancia religiosa y los compromisos asumidos para preservarla». El arzobispo dijo que la nueva iglesia es una señal de que «Dios siempre camina a nuestro lado en los buenos y malos momentos, incluso si nuestras oraciones no se cumplen de inmediato».

El obispo Hinder señaló que en todas las misas que tienen lugar en Omán, se ofrecen oraciones por las autoridades gobernantes y por el bien de todo el país.

Si bien la vecina Arabia Saudita ha tardado en otorgar mayor libertad a las religiones no islámicas, la tolerancia de Omán hacia los cristianos se remonta al menos a la década de 1970. En 1979, el sultán Qaboos bin Said donó el terreno para la construcción de la primera iglesia de Salalah.

En 1981, un centro ecuménico dedicado a los Tres Reyes Magos también se inauguró en esa iglesia, para recordar la tradición según la cual uno de los tres Reyes Magos que buscaron al Niño Jesús en Belén vino de la región. El área ahora conocida como Omán era conocida desde la antigüedad por la producción de incienso y mirra.

Según los informes, el sultán Qaboos también desempeñó un papel en la liberación de un misionero salesiano que había sido retenido por terroristas durante meses después del ataque de marzo de 2016 en un hogar de Misioneras de la Caridad para ancianos en el vecino Yemen.

En septiembre de 2017, después de la liberación del p. Tom Uzhunnalil, monseñor Hinder escribió en un correo electrónico: “Deseo agradecer a Su Majestad, el Sultán Qaboos y sus servicios en Omán, la Seguridad del Vaticano, las autoridades de Abu Dhabi y muchos otros que discretamente y con éxito han trabajado para la liberación del p. Tom».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.