Aleteia

“Abriendo puertas”: Estas monjas de clausura cuentan sus secretos

CARMELO
Carmelitas Descalzos Ecuador
Comparte

Un recorrido único e irrepetible que conmemora los 350 años de la orden de las Carmelitas en Ecuador

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La ciudad de Quito (Ecuador) está de parabienes. Por estos días se celebran los 41 años de la declaratoria de esta famosa ciudad latinoamericana como Patrimonio de la Humanidad, algo que genera diversos eventos y actividades.

Es ahí donde surge esta propuesta especial, también como integrante de lo patrimonial, y que tiene como protagonistas a las monjas carmelitas de clausura del monasterio del Carmen Bajo, ubicado en Quito y cuya construcción data del Siglo XVIII.

La presencia de las carmelitas en este lugar de Quito ha cumplido 350 años y es por eso que se ha transformado en motivo, con la colaboración del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), para mostrar sus secretos a través de algo que ha sido considerado como un recorrido único e irrepetible por zonas desconocidas del claustro, entre ellas los túneles.

 

Pero los “secretos” no han sido develados solamente a través de estos recorridos por los túneles de unos 30 metros de largo, que no hacen otra cosa más que mostrar cómo las religiosas guardaban sus alimentos, por ejemplo, sino que también se hacen latentes a través de una muestra fotográfica denominada ‘Abriendo puertas, buscando voces’.

La encargada de esta exposición es Carla Grunauer y lo que ha intentado es recoger vivencias del monasterio.

“Hemos trabajado en conjunto muchas personas para que la ciudadanía pueda vivir esta experiencia y conocer estos espacios que ‘son olvidados’, porque no tenemos acceso a ellos. Ha sido maravilloso el apoyo del IMP y de la Monjitas Carmelitas Descalzas, que están conmemorando sus 350 años de fundación”, expresa Grunauer, indica Quito Informa.

 

 

Gracias a este trabajo de investigación se ha hecho posible apreciar a través de 40 fotos la vida cotidiana de 11 hermanas e invita a conocer sus actividades como elaboración de ostias, bizcochos, galletas y hasta la famosa “Agua Carmelitana” para los nervios, entre otras cosas.

Así pues, gracias a esto, las carmelitas de Quito le han podido mostrar a todos sus verdaderos tesoros, esos que se forjan día a día de manera más que especial a través del trabajo y la oración.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.