Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

Comparar con otros niños – ¿motiva o hace daño?

PORÓWNYWANIE DZIECI

stockfour | Shutterstock

Marta Wolska - publicado el 13/09/19

Si comparamos a los niños, les enseñamos hacer lo mismo. Siempre habrá alguien en la escuela que tenga una calificación mejor o peor que ellos, que esté vestido más a la moda y que tenga excelentes fotos en Facebook. Los niños crecen con el hábito de comparar y lo aplican a otros entornos.

Estaba con mi hijo en el parque. En un momento me comunicó acerca de sus necesidades, así que nos fuimos en busca de algún lugar apartado. Durante la “operación” escuchamos la voz de una anciana desde atrás: “Mira, Estanislao, este niño ya pide hacer pipí, ¡y tú todavía estás meando en un pañal!”

Me sorprendió su enfoque despiadado ante un tema tan delicado. El niño parecía bastante mayor, pero eso no cambia el hecho de que la abuela-niñera lo pusiera en una situación embarazosa. ¿Lo hizo para motivarlo? El pequeño trató de ocultar su vergüenza jugando. Como escuchaba este tipo de “incentivos” a diario, se puede adivinar que el problema no era del niño…

No ayudará, y puede hacer daño

Los niños desde su corta edad a menudo escuchan frases como: “Mira qué bien come Katy”, “Mira cómo este niño está sentado tranquilamente en su carrito”, «Mira qué niña tan obediente, y tú estás llorando tanto”. Tal vez estas frases no parezcan dañinas a primera vista, pero ¿conocen ustedes a algún niño que haga caso y de repente tome ejemplo de otro niño de su misma edad?

Mis observaciones muestran que la mayoría de este tipo de situaciones termina con una frustración aún mayor del niño que no es entendido y además se sentirá peor que otros niños. Esta es una señal clara para que evitemos esas frases porque, en primer lugar, no funcionan y, en segundo lugar, pueden dañar a una persona pequeña.

Hogar y escuela, principales entornos comparativos

Ser “la hermana menor de tu hermano” son las insignias que nos ponen en casa. Los hermanos mayores a menudo se ponen como ejemplo, una especie de punto de referencia para los hermanos o hermanas menores.

Algo similar ocurre con hermanos más talentosos o más inteligentes en algún campo. A veces, las comparaciones “motivadoras” también aparecen en casa cuando los hijos ya son adultos: “¿Tu hermana ya tiene su propia vida y tú?”

El esquema de comparación de hermanos se ve reforzado con mayor frecuencia por el entorno escolar si los niños van a la misma escuela. “Ah, eres el hermano de nuestra mejor alumna de 3º c”.

Sucede que se espera que los niños más pequeños tengan resultados de aprendizaje similares a los de los hermanos mayores. Todo esto hace que el niño no es mirado por separado, sino todo el tiempo a través de la lente de otra persona. ¡De otra persona!

Los efectos de la comparación

Hay palabras de la infancia que hacen su trabajo en nosotros toda la vida. La comparación con los hermanos a veces puede ser motivadora, pero a veces toma la forma de competencia. Es el camino más corto para romper las buenas relaciones familiares.

Comparar a los niños y sus logros puede ser una razón para construir sus complejos y sacudir su autoestima, cuando aún es dependiente de otras personas.

Además, si comparamos a los niños, les enseñamos que hagan lo mismo. Siempre habrá alguien en la escuela que tenga una calificación mejor o peor que ellos, que esté vestido más a la moda y que tenga excelentes fotos en Facebook.

Los niños crecen con este hábito y lo aplican a otros entornos: a la universidad, al trabajo, a sus amigos. En todas partes habrá alguien “mejor” o “peor”.

Nuestra individualidad es nuestro valor

Leamos la declaración de Agnieszka, madre de siete hijos y autora del blog Family fun by mum:

Cada uno de mis siete hijos es diferente: una persona diferente, una personalidad diferente. Es un shock para nosotros: la madre es la misma, el padre es el mismo, la misma casa y los niños son diferentes. […] No damos a luz “productos” iguales, de modo que, al poner el mismo esfuerzo en ellos, no se convertirán en seres idénticos. Son personas, y hay grandes diferencias entre ellas.

Cada niño tiene sus propias características personales, carácter, habilidades y sueños. El papel de los padres es detectarlos y tratar de ver a cada uno de sus hijos como una obra por separado.

Porque es en esta otredad donde reside su valor, no en la copia de los esquemas existentes. Reconocer la individualidad del niño y construir su autoestima sin comparar con lo que tiene otro, esa es nuestra tarea.

Con su gran sabiduría los diferenció el Señor, e hizo distintos sus caminos. […] Al igual que la arcilla en las manos de un alfarero, que él forma según su voluntad, también lo son las personas en la mano de Aquel que los creó (Sir 33, 11-13).

Tags:
educaciónniñospadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.