¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un “Cristo Negro” navegante: Tradición, esperanza y alegría

PROCESION NAUTICA
Santuario Señor de Los Milagros
Comparte

El Señor de los Milagros y una procesión náutica por el río Daule (Ecuador) que cada vez tiene más seguidores. Revive aquí la fiesta en imágenes

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El protagonista es el Señor de los Milagros, más conocido como Cristo Negro. A él es que le han rendido honores centenares de fieles a través de una romería náutica (en el río Daule, Ecuador) ya tradicional, pero que sigue aumentando en fe y devoción.

Las imágenes de las decenas de embarcaciones que acompañan a este Cristo Negro navegante –figura de yeso de Cristo crucificado- son por demás elocuentes y muestran un recorrido a lo largo de 14 estaciones cargadas de oraciones.

 

PROCESION NAUTICA
Santuario Señor de Los Milagros

 

El objetivo de la procesión, que inicia en el famoso río Daule de la provincia de Guayas, es llegar hasta Naupe, desde donde se continúa a pie hasta llegar al Santuario del Señor de los Milagros.

En el medio de todo esto, además del colorido de las embarcaciones, los cánticos, globos, carteles y hasta petardos se encargan de llenar de alegría y esperanza una tradición que cada vez llena de atención a más turistas y fieles.

Puedes revivir aquí la fiesta en imágenes:

 

 

¿Cómo surge esta esta devoción?

El inicio de todo, indican diversas reseñas, tiene que ver con el agradecimiento por un milagro, hecho que motivó la construcción en el Siglo XVII el Santuario del Señor de los Milagros o Cristo Negro.

Es ahí donde aparece la figura de un hacendado, el ciudadano español Isidro de Vienza y Mora, hombre que sufría ceguera, quien al encontrar de manera “accidental” la figura del Cristo en la ribera del río Daule se apresuró a tocarla, gesto que provocó que recobrara la visión.

Conmovido, este hacendado buscó la manera de retribución a través de la liberación de esclavos y la construcción de una capilla con la imagen de este Cristo tallada en madera.

También se recuerda que años después uno de los exesclavos manchó con sus manos sucias la imagen, algo que generó su castigo en una plaza pública. Pero la imagen se volvió negra y fue interpretado como signo de cercanía de Cristo con los pobres y humildes.

La devoción a este Cristo Negro navegante siguió creciendo con los años. Todo esto lo demuestra y lo confirma.

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.