Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿El cóndor andino está cambiando de dieta?¿Por qué es importante esto?

CONDOR
Shutterstock | travelstrate
Comparte

Una señal de alivio y esperanza para quienes se ocupan del cuidado de un ave llena de majestuosidad

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A través de un simple tuit la señal de esperanza se hizo latente para el cóndor andino, el ave carroñera más grande de América Latina: ¡Un páramo con una cadena alimenticia natural, saludable y funcional sin especies exóticas, sí es posible!

 

 

En el video, difundido por el Fondo para la Protección del Agua Fonag, se aprecia, por primera vez en Ecuador, al cóndor alimentándose de una carroña de venado. “Hoy el miedo y la duda han sido reemplazados por la esperanza”, sentencia.

En ese sentido, se recuerda, indica El Comercio, que a finales de julio un grupo de investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador (PUCE) logró registrar al cóndor comiendo un venado de cola blanca en el Área de Conservación Hídrica Antisana Epmaps-Fonag.

Ahora bien, ¿por qué esto representa una buena noticia? Entre la principal respuesta aparece el tema de la conservación de esta especie emblemática y amenazada de la región Andina.

Es que el cóndor andino había desarrollado una dependencia de la carroña de ganado en los páramos y el hecho de haber retirado de la zona alrededor de 300 cabezas de ganado en 2016 empezaba a generar dudas con respecto a la afectación de su dieta, por ende, su futuro bienestar y conservación.

Pero este video lleva alivio para quienes desde hace años vienen trabajando en pos de la defensa de esta ave, entre ellas la propia Fundación Cóndor Andino.

Fabricio Narváez, coordinador del Proyecto de Investigación y Monitoreo Ecológico del Cóndor Andino de  esta fundación recuerda a El Comercio que “hasta el momento no se había logrado tener un registro claro en el país que mostrara a estas aves alimentándose de otro animal que no sea ganado”,  Para este hombre, el hecho es “emocionante” ya que las posibles amenazas con respecto al retiro del ganado disminuye de confirmarse la tendencia del cambio de dieta del cóndor (además de confirmar que hay otros animales que satisfacen su alimentación).

En tanto, mientras esto aparece como señal positiva y merece seguir siendo motivo de estudio para conocer si se confirma el cambio de dieta, el hecho de extraer ganado de zonas de conservación también podría tener otros efectos negativos, ya que podrían intensificar los conflictos con los humanos. Esto provoca, si no es planificado, que el aumento del contacto entre animales y humanos genera más ataques contra las aves (envenenamiento o caza, por ejemplo). En definitiva, algo que lo único que hacer es confirmar cuánto puede incidir la mano del hombre en estas cuestiones.

Mientras tanto volvamos a contemplar la majestuosidad del cóndor andino, imponente ave en América Latina que merece también cuidado y atención. ¡Laudato Sí!

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.