Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Inauguran en un cementerio un espacio para los “querubines de Dios”

CEMETERY
Gentileza
Comparte

La dignidad del niño por nacer puede ser una política de estado, tal cual sucede en un municipio de Argentina

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El municipio de San Miguel, en el Gran Buenos Aires, inauguró un cinerario en su cementerio municipal para el descanso eterno de los restos de los niños en estadio fetal fallecidos antes de las 22 semanas de gestación. “Querubines de Dios” reza el epitafio debajo de una escultura blanca de un niño arrodillado, en señal de oración, cubierto con un manto celeste, en el sector “Angelitos” del cementerio.

Se trata de un espacio que no sólo da digna sepultura a los restos de unos niños que por su estadio fetal en muchos casos a menos que se brinde una solución como esta son conservados o descartados como residuos patogénicos, sino que también permite a sus padres despedir a un hijo esperado por meses, pero que no alcanzó a vivir fuera del vientre materno. Además, permite dar respuesta a un drama vivido en varios hospitales, que ante la falta de soluciones para las familias, pueden llegar a conservar, sin plazos, los fetos.

 

CEMETERY
Gentileza

 

En el caso de San Miguel, las familias que hayan sufrido la muerte fetal temprana de su hijo pueden, además de otras acciones de acompañamiento psicológico, delegar la responsabilidad de la cremación y depósito en el cinerario del cementerio. El Hospital Larcade se comprometió, con periodicidad mensual, a trasladarlos para su cremación y depósito, en una ceremonia de la que pueden participar y despedir a su hijo.

Como aclaraba el sacerdote durante el depósito de las cenizas de los primeros niños allí depositados, cuando se pasa por este sector uno no pide piedad por los difuntos, como en otros lugares del cementerio donde descansan los restos de adultos, sino que le pide a estos niños difuntos que intercedan por nosotros, porque ya están en la gloria de Dios. Así lo refleja por ejemplo el color de la estola del celebrante de este tipo de exequias, que es blanco, a diferencia del morado que se usa para las exequias de adultos.

 

 

No es esta la única solución a un drama irresuelto en otras jurisdicciones argentinas. San Miguel es propuesto en distintas partes del país por su programa de acompañamiento familiar que contempla el seguimiento del embarazo de mujeres en situación de vulnerabilidad hasta los dos años del nacimiento del niño, con foco en las distintas necesidades de salud, vivienda y nutrición. El programa “Mil días” trasciende la asistencia sanitaria, y según reflejó un informe que realizó la ONG CIPPEC, “trasmitió herramientas que mejoraron los vínculos familiares y la capacidad de resolución de conflictos, y apoyaron la construcción de proyectos de vida”.

Este programa, explicó en el Congreso de la Nación el secretario de salud del municipio durante el debato por la legalización del aborto del año 2018, conlleva además excelentes resultados en cuanto a la decisión de continuar con embarazos primeramente no deseados.

Desde el momento del diagnóstico, hasta su nacimiento, o fallecimiento, la dignidad del niño por nacer puede ser una política de estado para municipios que procuren defenderla, como lo hace éste del Gran Buenos Aires.

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.