Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconCultura e Historia
line break icon

Julius Schlegel, el héroe de Montecassino y de la cultura universal

JULIUS SCHLEGEL

Monte Cassino Stiftung

Inma Álvarez - publicado el 08/09/19

Descubre al hombre que, a costa de su carrera, logró poner a salvo al mismo san Benito

14 de octubre de 1943. Dos oficiales alemanes llaman a la puerta de la abadía de Montecassino y piden entrevistarse con el abad. Tienen una desconcertante petición: que los monjes accedan a trasladar todos los tesoros artísticos y documentales, incluyendo las reliquias de san Benito, fuera de la abadía, para ponerlos a salvo.

Por supuesto, el abad al principio se niega, pues sabe que los alemanes han saqueado obras de arte por toda Europa, y se siente seguro con las garantías que le han dado, tanto el mariscal Kesselring como los Aliados, de que la abadía no será blanco militar en caso de ataque. 

Pero, como relata el interesante portal de historia militar El Gran Capitán, sus interlocutores, el teniente coronel de la Wehrmacht Julius Schlegel (católico) y el capitán médico Becker (protestante), que actúan por su cuenta, sin saberlo sus superiores, no están tan seguros. Los Aliados desembarcaron en Salerno hace apenas un mes, y avanzan hacia Roma. Los oficiales saben que Montecassino está en plena Línea Gustav, y que en la guerra nadie está seguro, como los hechos confirmarían, desgraciadamente, pocos meses después.

JULIUS SCHLEGEL
Monte Cassino Stiftung

Y Schlegel es un hombre muy culto. En realidad, es historiador de arte, y en tiempos de paz regenta una librería en Viena. Devoto católico, conoce muy bien el valor histórico y religioso de los tesoros de Montecassino, y quiere evitar a toda costa que sean destruidos.

La suerte está de su parte: tras una incursión aérea aliada pocos días después, el abad se da cuenta por fin de que la abadía corre un grave peligro y acepta el plan, pero poniendo la condición de que esos tesoros serán conducidos directamente al Vaticano, y supervisados por los propios monjes.

JULIUS SCHLEGEL
Bundesarchiv-CC BY-SA 3.0 de

Schlegel apuesta fuerte, utilizando los camiones y los hombres de su división para llevar a cabo el traslado, pues sus superiores, al principio, creen que está robando obras de arte y amenazan con degradarle. Pero finalmente los propios monjes le ayudan a aclarar la verdadera intención de su plan, y el mismo mariscal Kesselring aprueba la operación.

Así se salvaron miles de obras fundamentales de la civilización europea: Más de 70.000 libros y 1.200 pergaminos de inmenso valor, estamos hablando de las obras originales de Séneca, Ovidio, Cicerón, pinturas de Leonardo, Tiziano, Tintoretto… Quiso la casualidad que en la abadía se custodiaban, en aquellos meses, muchas obras del Museo de Capodimonte de Nápoles, para salvarlas de la destrucción de los bombardeos aliados.

JULIUS SCHLEGEL
Monte Cassino Stiftung

El mismo san Benito fue sacado de su tumba y trasladado con gran cuidado. También evacuaron a los monjes y a la población que quiso irse a lugares más seguros. 

Apenas dos meses después, las peores sospechas de Schlegel se hicieron realidad. A pesar de las garantías dadas a la Santa Sede, los Aliados decidieron bombardear la abadía, reduciéndola a escombros, a pesar de que no había soldados enemigos tras sus muros. Fue una acción injustificable por la que Estados Unidos tuvo que pedir perdón en 1969.




Te puede interesar:
La destrucción de Montecasino, el gran error de los Aliados

Y no obstante, costó cuatro asaltos, meses y decenas de miles de bajas ocupar la plaza… que estaba vacía de alemanes cuando llegaron. En definitiva, uno de los episodios menos gloriosos de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial.

De nuevo, fue la previsión de Schlegel, que puso a salvo los planos de construcción de la abadía, la que permitió reconstruirla en 1955 con fidelidad al edificio original, y así ha podido llegar hasta nuestros días.

Y Julius Schlegel, cuando los monjes, agradecidos en extremo, le preguntaron cómo podían pagarle por tanto bien, les pidió… que celebraran una misa por él. No quiso más reconocimiento que ese, aunque el abad se empeño en darle un pergamino en latín en el que certificaba lo que Schlegel había hecho por ellos. Ese pergamino, y el testimonio de los monjes, le salvaría, en Nüremberg, de ser condenado como criminal de guerra. 

JULIUS SCHLEGEL
PictureObelix-(CC BY-SA 3.0 AT)

La excelente gesta de este militar alemán es narrada con todo detalle AQUÍ:

https://elgrancapitan.org/portal/index.php/articulos3/figuras-historicas/59-schlegel

También el sitio web de la Abadía de Montecassino recuerda su heroico gesto (en inglés):

http://www.montecassino-foundation.com/histories-of-the-war.html




Te puede interesar:
La verdadera historia de los «Monuments men» y las obras robadas por Hitler

Tags:
abadiahistoria del artesegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.