Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconHistorias que inspiran
line break icon

El tenista que no le preguntó a Dios, “¿por qué a mí?”

ARTHUR ASHE

Rob Bogaerts - Anefo

Adriana Bello - publicado el 08/09/19

“Simplemente a veces hay cosas que no se pueden explicar, especialmente las malas”

Si has visto alguno de los partidos del U.S Open, seguro el nombre Arthur Ashe te suena, y es que es el nombre del principal estadio, que justamente fue bautizado así en honor al célebre tenista del mismo nombre.

Ashe, nacido en 1943, es el primer jugador afroamericano (hombre) que ha ganado los campeonatos del Abierto de Estados Unidos (1968), el Abierto de Australia (1970) y Wimbledon (1975) en singles.

Además, lo hizo en una época donde el racismo estaba en auge a nivel mundial y el tenis era considerado un “deporte blanco”. Pero él no temía involucrarse ni usar su exposición pública para hacer denuncias, como lo hizo, por ejemplo, con el apartheid sudafricano.

¿Tuvo consecuencias? Sí, en 1969 intentó ir al torneo profesional de Sudáfrica y el gobierno le negó la visa, así que luchó para que el país fuera excluido de la Copa Davis hasta que cambiara sus prácticas discriminatorias (y así fue).

Luego de una operación de corazón, anunció su retiro del tenis profesional en 1980. Tres años después, tuvo que volverse a operar. Sin embargo, igual continuó su lucha contra el racismo (tanto por el apartheid como la situación de los inmigrantes haitianos en Estados Unidos) y, aunque fue arrestado un par de veces, nunca se identificó con los radicales.

ARTHUR ASHE
Shutterstock | catwalker

En 1992 anunció junto a su esposa e hija de 5 años que estaba infectado con el virus del VIH/SIDA (él lo supo en 1988 cuando fue operado de cerebro por una leve parálisis que resultó ser consecuencia de ello).

Aseguró que lo hizo con temor, ya que era cuando la enfermedad era vista únicamente como algo de los homosexuales y no sabía cómo la gente reaccionaría y cómo la opinión pública podría afectar a su familia. Él presuntamente obtuvo el virus en una transfusión de sangre de su última operación en 1983, cuando todavía no se le hacía la prueba del VIH a las muestras.

Falleció en 1993, pero ese año se dedicó también a levantar conciencia y brindar información sobre esta enfermedad, a recaudar fondos para su cura y creó su propia fundación, la Arthur Ashe Institute for Urban Health.

Hay una anécdota muy famosa de él que pasó a la historia porque resume muy bien su carácter y actitud ante la vida. Después de anunciar públicamente que tenía VIH/SIDA, recibió una carta de un fan que decía: “¿Por qué Dios tiene que seleccionarte a ti para tan fea enfermedad?”

A lo que Ashe respondió: “En el mundo, 50.000.000 de chicos comienzan a jugar al tenis, 5.000.000 aprenden a jugarlo, 500.000 aprenden tenis profesional, 50.000 entran al circuito, 5.000 alcanzan jugar un Grand Slam, 50 llegan a Wimbledon, 4 a las semifinales, 2 a la final. Cuando estaba levantando la copa nunca le pregunté a Dios: ¿Por qué a mí? Entonces, ¿cómo puedo preguntarle por las cosas malas cuando no lo hice por las buenas? Simplemente a veces hay cosas que no se pueden explicar, especialmente las malas”. Una respuesta que recuerda al personaje bíblico de Job.

Por eso no es de extrañar que el estadio con más capacidad en el mundo se llame como él. Arthur Ashe, además de ser una gran tenista (ganó 33 títulos individuales y fue #2 del mundo), fue una gran persona.

ARTHUR ASHE
Shutterstock | lev radin

Aplicó los valores del deporte a su vida diaria y en la adversidad fue siempre cuando sacó más fortaleza: “No quiero ser recordado por mis logros tenísticos, eso no es ninguna contribución para la sociedad. Eso fue puramente egoísta; eso fue para mí”.

Tags:
deporteracismosidatenis
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.