Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una mujer dona su riñón a su exmarido para que sus hijas no se queden sin padre

TRANSPLANTED
Viral- Fair use
Comparte

Kelly y Dan se separaron hace 5 años, pero ella pensó sobre todo en mantener la familia unida. Con el éxito de la operación hubo más...

En caso de conflicto en el matrimonio, los expertos recomiendan que marido y mujer no olviden su tarea como padres. Su relación no funciona y cada uno decide emprender la vida en una dirección distinta, pero es importante ir a una en relación con los hijos.

Dan y Kelly Pyatt llevaban divorciados 5 años pero, por encima de su ruptura, Kelly ha dado una gran lección de amor a su familia. Cuando supo que Dan necesitaba un trasplante de riñón para sobrevivir, decidió ofrecerse como donante.

En el Guy’s Hospital de Londres, el centro donde tratan a , no daban crédito a lo que oían: nunca antes una ex pareja se había ofrecido para donar un riñón al que fuera su cónyuge.

“Quise hacerlo por mis hijas”

Dan y Kelly tienen dos hijas, y Kelly manifestó que estaba dispuesta a donar uno de sus riñones porque su prioridad era “hacerlo por mis hijas, para que no se queden sin padre”.

El hospital llevaba doce meses buscando un riñón para Dan y no había encontrado ningún donante compatible. Kelly, en cambio, después de someterse a las pruebas pertinentes, ofrecía esperanzas para que el trasplante tuviera éxito.

En 2018, Dan y Kelly fueron sometidos a las respectivas cirujías. La operación fue un éxito y ambos se encuentran bien actualmente.

Kelly ha sido el foco de atención de los medios de comunicación, que encuentran ejemplar su gesto hacia Dan y sus hijas.

Mantener a la familia unida

Ella explica con sencillez: “Puede que no estemos casados ​​ahora, pero todavía somos una gran familia y tuve que hacer ese sacrificio para mantener a nuestra familia unida”.

Kelly y Dan eran amigos desde los 11 años, empezaron a salir a los 18 y se casaron a los 31 años.

Kelly conocía la situación médica de Dan desde hace mucho tiempo, porque al poco de casarse a él se le diagnosticó una enfermedad renal incurable. Los médicos ya advirtieron entonces que en un plazo de 10 años Dan iba a necesitar un trasplante para seguir con vida.

Un viaje juntos por Navidad

En ese tiempo, la situación laboral de Dan se complicó y la situación en casa se había vuelto insostenible, lo que llevó a la pareja a pensar que lo mejor era la ruptura. Pese a tomar en aquel momento la decisión de divorciarse, algo les hizo pensar que no todo había terminado entre ellos, sobre todo como padres. Celebraron el éxito del trasplante de Dan viajando juntos a París por Navidad, con sus hijas Billie y Jeanie, de 16 y 11 años.

Dan y Kelly siguen pensando que lo primordial para ellos es la felicidad y la estabilidad de sus hijas. “Todos nos dicen: ‘¿Volveréis a estar juntos ahora?’. Nos ha acercado de una manera diferente”, confesó Kelly. Quién sabe si habrá reconciliación entre ellos.

“Kelly siempre será mi héroe”

Lo cierto es que Dan tiene muestras sobradas del amor de Kelly: “Fue realmente un acto desinteresado, arriesgar tu propia vida para ayudar a otra persona es increíble. Kelly siempre será mi héroe”, dijo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.