Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEstilo de vida
line break icon

Por qué la rutina de ir a la cama de los niños debería ser una prioridad

BEDTIME

Rido | Shutterstock

Calah Alexander - publicado el 04/09/19

A veces la vida parece demasiado ocupada para los rituales prolongados antes de acostarse ... pero ¿qué estamos sacrificando cuando los evitamos?

La hora de acostarse solía ser un acontecimiento en nuestra casa. No estoy hablando de las tareas previas a la hora de acostarse: la parte de bañarse / vestirse / cepillarse los dientes era una máquina bien engrasada que tardaba 30 minutos, de principio a fin. Estoy hablando del momento desde que los niños se subían a la cama hasta que yo salía de la habitación para que se durmieran.

Siempre comenzamos con un cuento, que podría generar interminables preguntas y discusiones. Luego venían las oraciones, lo que podía conducir a una discusión aún mayor. Luego le cantaba a cada niño su canción antes de dormir, los besaba en la cabeza y les decía buenas noches. Y siempre, cada noche, tenían una cosa más que decirme.

A veces era una petición intrascendente con peticiones de agua o de usar el baño. Pero la mayoría de las veces, este era el momento en que mis hijos me mostraban lo que llevaban en sus corazones: cosas que les preocupaban, lastimaban que habían sufrido o temores que los atormentaban. Era un tiempo precioso de conexión y vulnerabilidad para todos nosotros.

A medida que crecieron, nuestra vida familiar se volvió más ocupada y comencé a trabajar más. De normal, todavía tengo una lista de tareas urgentes que completar después de acostar a los niños, y desafortunadamente, soy muy consciente de ello. Para mí el celular es una esclavitud, recordándome constantemente todos los mensajes que tengo que responder o coordinar. Como resultado, la hora de acostarse se ha vuelto más corta y más eficiente. Seguía diciéndome que era necesario por ahora, solo para esta temporada de la vida hasta que las cosas se calmen. Pero últimamente, he aceptado que esto no es solo una temporada; es la vida. Es nuestra nueva normalidad.

Hay cosas que echo de menos y que me parecen un lujo, como tener tiempo para hornear pan casero una vez a la semana o cocinar recetas largas y complicadas. Pero esas conversaciones antes de acostarse no eran un lujo. Eran una parte vital de nuestra vida familiar y me ayudaban a mantenerme firme en mis relaciones con mis hijos.

Me estaba perdiendo esas conversaciones cada vez más en los últimos meses hasta que finalmente me di cuenta: lo que realmente me falta es esa conexión con mis hijos. Extraño las relaciones que solía tener con ellos. De una manera real, extraño a mis hijos, aunque los veo todo el tiempo, todos los días. Y sé que me extrañan, porque me lo dicen. Todos los días.

Entonces, sí, mi equilibrio entre el trabajo y la vida se ha descarrilado y tratar de volver a encarrilarlo parece abrumador, pero ¿sabes lo que no parece abrumador? Hacer que la hora de acostarse sea una prioridad otra vez. Estableciéndolo como una hora sagrada, pase lo que pase: sin teléfono, sin trabajo, nada más que yo y mis hijos y la libertad de hablar sobre cualquier cosa y todo lo que sucede en sus vidas.

Si, me conozco. No importa cuán sinceras sean mis intenciones, llegará una noche en que las tareas que aún me esperan me abruman y recurriré a acortar la hora de dormir nuevamente. A partir de ahí, será una pendiente resbaladiza. ¿Pero sabes? Hay una app para eso. No es broma, hay literalmente apps que bloquean el celular en un momento determinado. Lo mismo para la computadora.

Es posible que no necesites recurrir a medidas tan drásticas para priorizar el tiempo de calidad con tu familia. Pero si lo haces, no te sientas mal por eso. No dudes por un segundo en tomar las medidas necesarias para preservar tus relaciones con tu familia. ¡Diablos, tengo amigos que han guardado sus televisores en el armario!

La paternidad es difícil. Está llena de distracciones, obligaciones y compromisos. Hay tarea que revisar, almuerzos que hacer, salidas al parque para negociar, lecciones que preguntar … la lista sigue y sigue. Pero rara vez ponemos nuestra relación con nuestros hijos en esa lista, y eso debería estar en lo más alto.

Necesitamos ese tiempo de conexión de calidad tanto como nuestros hijos. Necesitamos saber qué les está pasando, tener tiempo para derramar amor en sus pequeñas almas y dejar que derramen amor en nosotros. Es literalmente para lo que Dios nos creó. Es nuestra tarea principal, nuestro deber sagrado y nuestro propósito final.

Tags:
infancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.