Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Plantas de interior que no necesitan cuidados

TILLANDSIA
James Ho-(CC BY-SA 2.0)
Comparte

Las tillandsias crean hogar y no piden nada a cambio. No requieren tierra ni es necesario regarlas porque viven literalmente del aire.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El ritmo de vida que llevamos a veces hace difícil el cuidado de plantas de interior. No siempre disponemos de tiempo para regar las macetas y es frustrante comprar plantas como el potus o el anthurium y ver que se nos marchitan a las pocas semanas, casi siempre por falta de agua.

Una planta de interior hace hogar, crea una atmósfera más amable, pone “humanidad” a un entorno que muchas veces es frío, hace que una oficina tenga personalidad.

Pero, ¿qué hacer entonces si se nos mueren incluso las plantas que nos regalan? Nada da más tristeza en una casa o un despacho que ver una maceta con una planta muerta.

Una opción son los cactus, una planta resistente preparada para dejar de recibir agua y nutrientes durante largo tiempo.

Pero si ni siquiera disponemos de tiempo para regar un cactus y seguimos interesados en “vestir” una habitación, una casa o una oficina con plantas, nuestro sueño tiene un nombre: tillandsia.

La tillandsia tiene una peculiaridad y es que, por increíble que parezca, vive del aire. Así, como suena. En el aire encuentra la humedad necesaria para vivir, o sea, el agua y los nutrientes que le son imprescindibles.

Las tillandsias reciben el nombre común de “clavel del aire”. Algunas veces las vemos sujetas a un árbol, pero también las encontraremos enlazadas a una tubería, a los hierros de un balcón o sobre una piedra. Nunca son parásitos, no viven del árbol o de los minerales de la piedra. Curiosamente, sus raíces se enlazan a esos materiales como modo de sujeción pero no cumplen una función alimentaria.

Variedades con flores

La tillandsia es muy agradecida. Solo con una humedad que a veces puede ser extremadamente baja ya tiene suficiente para vivir. A cambio, esta especie dispone de más 600 variedades y muchas de ellas ofrecen una flor original y vistosa, en colores rojos, fucsias, morados o naranjas. Así, en el periodo de floración aportan un color cálido a la estancia donde se las coloque.

TILLANDSIA
Cliff-(CC BY 2.0)

Entre las variedades hay formas de todo tipo: largas y alborotadas como una melena, más tupidas y redondeadas… Y en colores, pueden ser verdes en todos los tonos o grises.

En el caso de las tillandsias grises, este color se produce por los tricomas, una especie de escamas que ayudan a la planta a recoger el agua de la humedad del aire. Al mismo tiempo, la planta se nutre de los minerales que encuentra en el polvo. Menos ya no se puede pedir a un ser vivo que aporta calidez a nuestros espacios.

Si tienes poco tiempo para las plantas, pero no quieres renunciar a ellas, esta es la ideal.

La tillandsia ha comenzado a ponerse de moda en las floristerías y en las grandes superficies comerciales. El público las ha aceptado  bien porque es como los gatos: se adapta a las necesidades de un estilo de vida que deja poco tiempo libre pero nos ayuda a mantener nuestro contacto con la Naturaleza. No exigen muchos cuidados y nos hacen compañía.

TILLANDSIA
James Ho-(CC BY-SA 2.0)

Un soporte de decoración

En cuanto a la decoración, puedes utilizar un soporte para realzar su presencia sobre un mueble o un alféizar. Te servirá un tronco de leña, una piedra, una pieza de madera o un hierro (no importa si está oxidado). Si tiene cierta presencia estética, la planta sumará en positivo y puedes crear una pequeña escultura.

Las tillandsias permiten también estar suspendidas en el aire, de modo que puedes jugar con el efecto de una planta colgante.

TILLANDSIA
Bocabroms-(CC BY-SA 3.0)

Reproducción

Las tillandsias pueden reproducirse gracias a los retoños. Cuando lleguen después de la floración, puedes separarlos y plantarlos en otros lugares o bien dejar que sigan unidos a la planta original.

En ambientes muy secos

En el caso de que la habitación donde colocamos la planta tenga aire acondicionado o la humedad muy baja, la planta puede vivir igualmente si de vez en cuando aportamos agua con un pulverizador (ten uno pequeño de 100 ml. en un cajón de la mesa de trabajo y listos). Podemos hacerlo cada 15 días en verano y una vez al mes si es invierno.

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.