Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En Chile casi el 30% de las familias migrantes viven en asentamientos

CHILE
@maipu_chile
Comparte

Los campamentos más numerosos se encuentran en el norte de Chile, por donde ingresan la gran cantidad de migrantes, es así como las regiones de Tarapacá y Antofagasta, donde el 60% de las personas que viven en estos asentamientos en esta última ciudad son migrantes.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Llegué a Chile hace cinco años desde República Dominicana, dejé a mi hija de cuatro años con mi mami. Tenía unos conocidos en Santiago, me fui a vivir con ellos a la población Juan Pablo II de Lo Barnechea, vivíamos como 9 personas, niños incluidos, en dos piezas pequeñas y otra como salón, también pequeña, que tenía una mesa, una cocina a gas, algunas sillas y una televisión. Ahí supe lo que era una población y vivir de allegada”.

Así comienza el relato Raquel, 29 años, con una sonrisa que nunca pierde en toda la conversación.

El frío es lo que más recuerda Raquel del año que vivió de allegada, las bajas temperaturas se colaban por los tablones de madera de las paredes. “Cuando uno llega a Chile es difícil poder tener una mejor vivienda porque los precios son caros. Después de un año pude arrendar con dos amigas una habitación donde cocinamos y dormimos”, continúa esta dominicana de tez morena.

La situación que vivió Raquel en su llegada a Chile es de muchos migrantes que optan por este país para tener una mejor vivir para ellos y su familia. Se conoció que hay 42.050 hogares en 802 campamentos a lo largo del país, donde al menos viven 100 mil personas que no cuentan con tendido eléctrico seguro, alcantarillado y servicios cercanos. El 27% de quienes viven en esta situación corresponde a familias migrantes.

 

CHILE
@maipu_chile

 

Los campamentos más numerosos se encuentran en el norte de Chile, por donde ingresan la gran cantidad de migrantes, es así como las regiones de Tarapacá y Antofagasta, donde el 60% de las personas que viven en estos asentamientos en esta última ciudad son migrantes. Un dato relevante es que la gran mayoría de los habitantes son colombianos o bolivianos, en el 2011 era de origen peruano.

 

“Muchos migrantes llegan a Chile y no le entregamos una buena alternativa de vivienda y deciden irse a los campamentos”, planteó Cristián Monckeberg, Ministro de Vivienda y Urbanismo, al diario El Mercurio. Muchos de los campamentos están siendo intervenidos para encontrar alguna solución habitacional, que en el corto plazo no se ve posible.

Sin embargo, hay otro problema surge con las personas que optan a una vivienda social y es que deben comenzar a pagar las cuentas de agua, luz y el arriendo; y la tensión al interior de la familia escala ya que a veces son los esposos quienes desean volver al campamento, pero son las mujeres quienes luchan por continuar en un departamento o en una casa donde el frío no se cuela ni se llueve y así darle una mejor calidad de vida a sus hijos y romper el círculo de la pobreza extrema.

 

 

Raquel está próxima a mudarse a un departamento con una habitación y un baño para ella y su pareja. Por primera vez desde que llegó a Chile puede decir que no pasará frío o compartir el baño con vecinos. Cuando se le pregunta si prefiere volver a República Dominicana dice un no tajante: “Aquí vivo tranquila, trabajo mucho y puedo enviarle dinero a mi hija, que espero verla para esta Navidad”, dice con sus ojos brillantes de alegría.

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.