Aleteia

El Senado de Brasil promociona el espiritismo con varias iniciativas

SPRIRITISM
AgenciaSenado
Comparte

El 18 de abril será el Día Nacional del Espiritismo, y Jaguaretama será la “capital” de esta doctrina esotérica

El pasado 27 de agosto, la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Senado de Brasil aprobó la creación del Día Nacional del Espiritismo en ese país y la concesión del título de “Capital Nacional del Espiritismo” para la ciudad de Jaguaretama, en el estado de Ceará. Si no hay recurso para su consideración en la Plenaria, los textos se enviarán a la Cámara de Diputados, según informó entonces la Agencia Senado.

Dos reconocimientos importantes

El Día Nacional del Espiritismo está previsto en el proyecto de ley PL 3.789/2019, del senador Eduardo Girão. Según el texto, la fecha conmemorativa será el 18 de abril, porque en esa fecha, en el año 1857, se publicó El libro de los espíritus, del francés Allan Kardec, que inauguró la difusión de la doctrina espiritista contemporánea en todo el mundo. El informe de aprobación del senador Flavio Arns ya había sido leído y aprobado.

Por otro lado, el proyecto de ley PL 4.277/2019, que fue leído y aprobado en la misma reunión, otorga al municipio de Jaguaretama, en el estado de Ceará, el título de Capital Nacional del Espiritismo. ¿Por qué? La razón es simple: fue en esta ciudad donde nació el doctor Bezerra de Menezes, conocido como “el doctor de los pobres”, uno de los máximos exponentes del espiritismo en el país.

Según el autor del texto, el senador Girão, el contacto de Bezerra de Menezes con el espiritismo ocurrió en 1875, cuando tenía 44 años. Su compromiso con esta doctrina esotérica lo llevó a escribir artículos y conferencias, hasta que fue elegido, en 1889, presidente de la Federación Espírita Brasileña (FEB).

“También fue uno de los responsables de la abolición de la esclavitud en Brasil, en la que influyó directamente: debatió en la Plenaria, en Río de Janeiro, la liberación de esclavos. Fue un gran cearense, un gran brasileño, un gran humanista, un gran pacifista”, afirmó Girão al pedir el apoyo de sus colegas para la aprobación del texto.

El relator, el senador Styvenson Valentim, recordó que en la ciudad se encuentra el Polo Bezerra de Menezes, que tiene un centro espiritista, un museo en honor del médico y una escuela modelo de enseñanza básica, sin orientación religiosa, pero con el desarrollo de valores de ética y solidaridad. Para Valentim, el homenaje es justo.

“Si fue en Jaguaretama, que en ese momento sólo era un distrito, donde Bezerra de Menezes vino al mundo y creció, el mayor homenaje que se rinde en su tierra natal al ilustre hijo se realizaría casi un siglo después de su muerte”, recordó el relator.

Una “religión” muy extendida

El senador Eduardo Girão ha reiterado en sus declaraciones a los medios de comunicación que las organizaciones espiritistas realizan un amplio trabajo de caridad en Brasil. Como puede verse, la “buena fama” de esta doctrina esotérica es algo común en el país. Algo que, obviamente, no se limita a los representantes públicos, sino que parte de una importante aceptación social.

Recientemente la agencia Efe ha señalado que, de los casi 10 millones de brasileños que profesan alguna creencia de tipo espiritista –incluyendo cultos afroamericanos como el candomblé o la umbanda–, cerca de 4 millones serían seguidores del espiritismo que tiene su origen en Allan Kardec. Son datos del Religion World Database de la Universidad de Boston.

Yendo más allá, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, a esos 4 millones de espiritistas –que convierten a Brasil en el país con más seguidores– habría que sumar unos 40 millones de simpatizantes con esta creencia. Así se explica, por ejemplo, que esta nación haya producido recientemente una película sobre Kardec.

La segunda mitad del siglo XIX fue el período de difusión de las doctrinas kardecistas en Brasil. Pocos años después de la publicación de la primera de las obras del autor francés, sus ideas habían cruzado el océano de la mano de burgueses europeos que llevaron a tierras brasileñas la “última moda” del ocultismo contemporáneo.

Junto al ya citado Bezerra de Menezes, el personaje espiritista más popular de Brasil es, sin duda alguna, el médium Chico Xavier, fallecido en 2002. Su larga vida “terrena” de 92 años fue muy fecunda para el espiritismo, ya que consiguió vender más de 50 millones de ejemplares de sus obras.

Insistencia en el Senado

El establecimiento de un día dedicado al espiritismo y la elección de su capital nacional no son episodios aislados de reconocimiento, sino el punto de llegada –por ahora– de una insistencia progresiva y constante por parte de algunos representantes políticos brasileños. Basta observar lo hecho público en los tiempos más recientes para comprobarlo.

Empezando por los últimos acontecimientos, cabe destacar que el pasado 29 de agosto el Senado acogió un acto de homenaje al doctor Bezerra de Menezes. La razón para realizar esta “sesión especial” fue, según su promotor –de nuevo Eduardo Girão–, reconocer al médico espiritista decimonónico como alguien “extremadamente caritativo, que dedicó su carrera a cuidar de los pobres y desfavorecidos”. En el acto hasta se proyectó un fragmento de una película dedicada a Bezerra.

A dicho homenaje acudió el presidente de la Federación Espírita Brasileña (FEB), Jorge Nery, quien dijo que consideraba que el ejemplo de Bezerra de Menezes debería ser seguido por todos los médicos, todos los espiritistas y todos los políticos. El trabajo de aquel médico, según Jorge Nery, no terminó después de su muerte en el año 1900.

La razón es fácil de suponer, según las doctrinas del espiritismo: “Somos espíritus inmortales y el trabajo del Doctor Bezerra de Menezes, después de su desencarnación, comenzó en los días siguientes. Tuvo la oportunidad de comunicarse en reuniones mediúmnicas, continuando el trabajo que ha estado haciendo hasta el día de hoy”.

Reconocimientos públicos

El senador Nelsinho Trad recordó en la cámara legislativa el coraje de Bezerra de Menezes para convertirse en espiritista y defender el derecho de las personas a seguir el espiritismo en un momento en que la doctrina no era aceptada. El senador, que también es médico, subrayó que Bezerra estaba dedicado a todos los pacientes, incluidos aquellos que no podían pagar el tratamiento.

El juez José Carlos de Lucca, adepto espiritista, destacó la preocupación del homenajeado con las personas consideradas invisibles en su tiempo: “Bezerra de Menezes miró a los invisibles, a los que no tenían nombre, a los que no tenían dignidad, a los que no eran escuchados por el Estado y por los poderes públicos, a los que no podían pagar una consulta, a los que no tenían dinero ni siquiera para comprar la medicina de sus recetas”.

El presidente de la Federación Espírita de Ceará, Luciano Klein, biógrafo de Bezerra de Menezes, dijo que su investigación le permitió darse cuenta de la grandeza del médico. Según Klein, fue un padre amoroso que sufrió la pérdida de 8 de sus 14 hijos por enfermedades como la fiebre tifoidea. Para él, Bezerra de Menezes está en la lista de los mayores humanistas y pacificadores del mundo.

Espíritus que intervienen en juicios

Si miramos en el calendario reciente, podemos encontrar otros actos en los que el Senado de Brasil ha dado al espiritismo los mayores honores, fuera ya de los personajes naturales del país. El 13 de mayo de 2019 los senadores homenajearon a Allan Kardec al cumplirse los 150 años de la muerte –o “desencarnación”, según su doctrina– del iniciador espiritista.

En dicho acto, según las informaciones oficiales, el senador Nelsinho Trad contó que su padre y sus tíos eran abogados e incluso defendieron a un hombre y consiguieron su absolución de un caso criminal en Campo Grande después de recibir un mensaje “psicografiado” (es decir, dictado por los espíritus) por el médium Chico Xavier.

“Fue un caso emblemático en Brasil y tuve la oportunidad de leer este mensaje. Ese fue el primer punto que me conmovió profundamente para poder aprender más sobre la doctrina espiritista, lo que me llevó a ser un cristiano practicante”, dijo. Lo que muestra, por un lado, la confusión en muchos brasileños, que creen compatible el espiritismo con la fe cristiana. Y, por otro lado, la confusión institucional que admite supuestos mensajes de espíritus en la administración de la Justicia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.