Aleteia

Bolivia y las primeras víctimas del fuego, una de ellas un “bombero héroe”

CHIQUITANIA
@evoespueblo
Comparte

Las tareas contra los incendios forestales en zonas del país sudamericano no cesan, esfuerzo que ya se ha cobrado dos vidas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Es la máxima satisfacción del policía boliviano morir cumpliendo el deber. Que Dios se apiade de su alma, que lo reciban hoy los ángeles bomberos que tenemos en el cielo. Nuestro hermano Efraín Calisaya a partir de ahora es héroe de la policía al haber ofrendado su vida en beneficio de la sociedad”.

Con estas sentidas palabras de parte Vladimir Yuri Calderón, comandante nacional de la Policía, fue declarado héroe el bombero policía Efraín Mamani Calisaya, hombre que falleció tras caer en un barranco de 300 metros mientras luchaba en el combato del fuego en la zona de Coroico (Yungas de La Paz)

«Tengo una mala noticia, lamentablemente ayer los bomberos estaban en Coroico, han apagado el incendio y un bombero, hermano policía se ha caído al barranco (…) Me acaban de informar, encontraron fallecido», había dicho el presidente Evo Morales en conferencia de prensa, reproducen medios como El Deber.

La muerte de este bombero policía se suma a la del joven comunero Jorge Hinojoza, de 22 años, quien falleció el domingo 1 de septiembre dentro del Parque Nacional Tunari mientras ofrecía su servicio contra los incendios forestales de manera voluntaria.

 

El fuego no da tregua

Mientras estas muertes conmocionan Bolivia, el trabajo contra el fuego en diversas zonas, en especial la Chiquitanía (Santa Cruz) no daba respiro por estas horas (de momento se llevan registradas más de 1.700.000 hectáreas en 16 departamentos cruceños), incluso afectando áreas protegidas.

 

No obstante, como dato alentador, desde Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), prosigue El Deber, se ha informado que en Santa Cruz el riesgo de incendios forestales del 70% en la semana pasada al 30% actualmente debido al clima y lluvias.

Contra el fuego y el cáncer

Por otro lado, en medio de una situación compleja que ya ha dejado víctimas, también surgen historias que llenan el corazón. Tal es el caso de Luis Enrique Arévalo, un joven diagnosticado con cáncer en 2018 (sometido actualmente a sesiones de quimioterapia) y que por estas horas ha sorprendido por su tesón.

Luis Enrique, que se define como “un enamorado de su tierra” (la Chiquitanía) y de alguna manera esto lo ha motivado a unirse a quienes están luchando contra la propagación del fuego.

«No podía quedarme así, habíamos estado allí un poco antes de que se genere el fuego. Teníamos que ayudar y por eso llamé a mis amigos Óscar Román y Erwin Torrico y nos pusimos en acción. Iniciamos la campaña ‘Condominios unidos’ y logramos recaudar casi 5.000 kg de ayuda entre alimentos, medicamentos y materiales para los bomberos», expresó Luis Enrique a El Deber, medio que ha difundido su historia.

Pero si bien las donaciones fueron amplias, Luis Enrique empezó a sentir que no era suficiente. Y fue por ello que decidió ir hacia la “línea de fuego”. A continuación el post en Facebook:

 

 

«Yo no soy de esas personas que llora, pero estar ahí y ver las necesidades, ver como el fuego arrasó con la vegetación, eso me partió el alma«, señala.

Por estas horas Luis se ha transformado en la “contracara” de una catástrofe que tiene en vilo a la región, aspecto que persiste –al igual que la Amazonía- bajo la atenta mirada planetaria. El ejemplo de Luis también representa un pequeño homenaje para aquellos que por estas horas están dando lo mejor de sí mismos contra el fuego. Y en medio de esto se impone la actitud de rezar por las primeras víctimas en Bolivia, al igual que por sus familias y el resto de los afectados.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.