Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Y por qué una peregrinación a Tierra Santa para la luna de miel?

COUPLE, HOLY LAND, JERUSALEM
Shutterstock
Comparte

Paola y Riccardo han recorrido el camino del discípulo desde Nazaret a Jerusalén: "Esta tierra ha superado nuestras expectativas, la acogida siempre ha estado presente"

Paola, de 40 años, y Riccardo, de 49, son caminantes apasionados y por ello, para su luna de miel, decidieron emprender El camino del discípulo, un viaje desde Nazaret a Jerusalén basado en la guía de Silvano Mezzanzana, publicado por Edizioni Terra Santa.

Ella es maestra, él fue bombero y hoy estudiante de teología, y comparten su pasión por las peregrinaciones a pie, como el Camino de Santiago o la Via Francígena. De hecho, se conocieron en un curso para volverse hospitalarios, es decir, para aprender a recibir a los peregrinos en los hostales.

Durante su viaje se quedaron en las casas de huéspedes de la Asociación pro Terra Sancta y el Mosaic Center Jericho, y visitaron algunas actividades. Intrigados por su historia, les pedimos que nos contaran sobre su aventura en Tierra Santa y los momentos más importantes de su viaje.

– ¿Qué les trajo a Tierra Santa y qué les impulsó a hacer una peregrinación a pie?

Nos conocimos haciendo lo que más nos apasiona: caminar y dar la bienvenida a los demás. El 25 de julio del año pasado, nos casamos el día de Santiago. Este viaje es un poco como nuestra luna de miel, logramos organizarlo gracias a los regalos de amigos y familiares.

Después de haber recorrido los caminos de Santiago y Roma solos, teníamos el deseo de venir juntos a Tierra Santa a pie. Nos gusta viajar, pero nos dimos cuenta de que cuando viajas solo para ver los lugares, no puedes ponerte en contacto con la gente, como cuando caminas. Al caminar, tienes tiempo para comprender dónde estás, para ponerte en contacto con el lugar de una manera profunda y conocer realmente a la gente.

– ¿Podrían contar brevemente sobre el viaje y algunos episodios significativos?

El viaje en Tierra Santa es muy diferente en comparación con otros destinos. En doce días, siguiendo la guía de El camino del discípulo, cruzamos Galilea, Samaria y, a través del desierto de Judá, llegamos a Jerusalén. Es un viaje aventurero, tanto por la escasa señalización de la ruta (nos basamos en una aplicación con GPS conectado a la guía) como porque, al ser menos frecuentado, tiene menos instalaciones de alojamiento.

La peculiaridad de este viaje definitivamente entra en contacto con la población local. Había un temor inicial, especialmente el mío [admitió Paola ndr.], cuando ingresamos en los territorios palestinos, debido a las noticias que a menudo se leen en los periódicos. Pero ya desde la entrada en Jenin, esta tierra ha superado nuestras expectativas.

Más allá del caos y un poco de suciedad en las calles a las que podemos estar menos acostumbrados, lo que nos impresionó mucho fue la bienvenida y la gran amabilidad que recibimos. Aunque la gente se sorprendió por el hecho de que estábamos caminando, la bienvenida hacia el extranjero y el viajero siempre estuvo presente. Es solo parte de la cultura de esta gente: desde el trabajador en las canteras, hasta el herrero, hasta el vendedor de frutas, todos querían ofrecernos agua, café y comida.

Por ejemplo, un niño de 12 años de Jenin que vendía dulces en las calles nos ofreció galletas gratis sin querer nada a cambio. Un día, incluso una rica familia de inmigrantes en los Estados Unidos nos recibió en su casa y la hija le regaló un collar a Paola. En todos los niveles de la sociedad, desde los pobres hasta los ricos, hemos recibido regalos sin ningún interés secundario, un aspecto que siempre llevaremos en nuestros corazones.

– Durante su viaje se hospedaron en las casas de huéspedes de la Asociación pro Terra Sancta y el Mosaic Center Jericho, ¿cómo califica su estadía en nuestras instalaciones?

Nos alojamos una noche en la casa de huéspedes en Nusf Jubeil y decidimos quedarnos una noche más en Sebastia. Necesitábamos descansar un poco porque el viaje en esas zonas es duro. Hemos podido apreciar la bienvenida y el cuidado particular hacia el invitado de sus actividades.

Cuando llegamos a Sebastia o Jericó, hemos tenido la impresión de estar en pequeños oasis: las habitaciones son hermosas, limpias y cómodas. Sus instalaciones son un excelente medio entre el país del que venimos, Italia y nuestros estándares occidentales, y las tradiciones locales del país que estamos visitando. Excelente cocina: todavía nos gusta recordar el Maklube, un plato de arroz y pollo, que comimos en Sebastia.

– Al dormir en nuestras casas de huéspedes debe ponerse en contacto con nuestros proyectos y la comunidad local con la que trabajamos, ¿cree que esto le ha dado un valor agregado a su viaje?

Sí, por supuesto, fuimos muy bien recibidos por Rami y Shadi que trabajan en las casas de huéspedes. Son tipos que logran transmitir la pasión por su trabajo y la tierra en la que viven. Nos detuvimos para hablar con ellos y con algunas personas locales, y podríamos entendernos incluso si hablamos idiomas diferentes.

Personalmente, dice Paola, en el Mosaic Center Jericho me enamoré de los mosaicos, me emocionó ver a estos muchachos trabajar y crear estas obras maestras: me gustaría volver para hacer un curso de mosaicos. En este centro se respiraba un ambiente mágico y un clima muy familiar. Realmente apreciamos su trabajo y esperamos que muchos peregrinos puedan llegar a conocerlo.

– ¿Qué te ha dejado esta experiencia y qué aportas al corazón de esta aventura?

Es un viaje que recomendamos que todos hagan al menos una vez en su vida. Una ruta definitivamente dura, pero la llegada a pie de Betania a Jerusalén, después de todos estos días de caminata, deja una emoción única.

Llevaremos con nosotros a las muchas personas que hemos conocido. La bienvenida y el espíritu de generosidad de esta gente. Desde los beduinos que viven en el desierto, hasta los vendedores de frutas, los niños que siempre nos han brindado sonrisas y saludos, hasta las muchas personas que se han ofrecido para ayudarnos y ayudarnos: son el recuerdo más hermoso de esta aventura.

Artículo originalmente publicado por ATS PRO TERRA SANTA

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.