Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Clemente I
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La ambición es buena o me aleja de la paz?

Lindsay Henwood/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/09/19

El problema no es desear o ambicionar, el problema es desear y ambicionar lo que me acabará enfermando y haciendo infeliz

Tengo la tentación de enaltecerme y creerme mejor de lo que soy. Me tocan las palabras de Jesús. A mí que me gustan los primeros lugares:

«Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: – Cédele el puesto a éste. Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: – Amigo, sube más arriba. Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Me gusta ponerme en el centro. Hablar de lo que hago bien. Aspiro a puestos importantes. Como si la vida fuera una línea ascendente y detenerme en esa carrera fuera mi ruina.

Después de un paso viene el otro. Tras una bajada una subida. Sueño con los primeros lugares. No me conformo con lo que ahora tengo. ¿Es algo bueno esta ambición que siento?

La ambición me da fuerzas para salir adelante. Para luchar por aquello en lo que creo. Para no quedarme quieto esperando a que las cosas mejoren. Para levantarme después de una caída.

Mi amor propio y mi ambición personal sacan las fuerzas más profundas. Mi orgullo me ayuda a levantarme después de la derrota. No es malo el orgullo. Ni pecaminosa toda ambición.

La ambición es un deseo intenso y vehemente de conseguir algo difícil de lograr. ¿Soy consciente de todos los deseos que arden en mi corazón? Quiero reconocerlos y ponerles nombre. Quiero aceptarlos y entender que mis deseos pueden sacar lo mejor que hay en mí. Decía el padre José Kentenich:

«Por lo común el ser humano es determinado más por lo que el corazón desea sin confesárselo que por lo que la voluntad quiere. Por eso no hablamos de fusión de voluntades sino de fusión de corazones. Porque es el corazón el que nos hace elocuentes, nos hace grandes o débiles».

Lo que importa es lo que mi corazón desea. ¿Qué deseos ocultos hay debajo de tantas capas? Son los que determinan mi lucha en esta vida.

El problema no es desear o ambicionar. El problema es desear y ambicionar lo que me acabará enfermando y haciendo infeliz.

Ambicionar los primeros puestos me acaba obsesionando y quitando la paz. Desear destacar y ser siempre tomado en cuenta, desear ser elegido, amado siempre, preferido, me acaba hundiendo en una zozobra infinita que me quita la paz.

No quiero perder la ambición que me hace salir de la pasividad y de la falta de pasión. La pasión es un bien para mi vida. No tiene connotación moral. Es una fuerza que me ayuda a vencer los obstáculos y me da luz para creer en la victoria final. Eso me consuela. Me enamora. Esa fuerza del deseo es la que más quiero dentro de mí.

«El deseo «sano» sabe poner orden en la propia vida y manifiesta ese «Ordo amoris» que sabe poner a cada cosa en su debido lugar, mostrando una armonía y un equilibrio de fondo».

La sanidad del deseo y de la ambición es lo que cuenta. Lo duro en mi vida es ese deseo enfermizo que saca lo peor de mí. Ese deseo que me enferma y hiere por dentro. Esa ambición que me hace desear lo que no me conviene.

Los primeros puestos no me dan la felicidad. ¿Por qué los busco? Vivo comparándome. Quiero ser el mejor en todo lo que hago. El mejor de la historia. El más fecundo y exitoso. ¿Es eso lo que quiero?

Hoy Jesús me cuenta una parábola para que entienda. Los primeros puestos no son los importantes. Pero es muy duro buscarlos y luego experimentar la humillación de volver a los últimos lugares.

No quiero ambicionar puestos que no me aportan nada. Lugares en los que no seré feliz ni fecundo. Estoy convencido de que la fecundidad y la felicidad van de la mano.

Un corazón amargado y en lucha difícilmente puede ser fecundo. Mi vida es fecunda desde la alegría de amar y ser amado. Cuando falta la alegría tampoco soy fecundo.

Los deseos enfermizos de mi alma me hacen daño. Me alejan de Dios. Me vuelven mundano. ¿Qué desea realmente mi corazón? Amar y ser amado. Lo sé.

Pero creo en ocasiones que el amor lo encuentro en el aplauso. Y que el éxito es una prueba de amor. Y la alabanza. Y el halago. Y el seguimiento. Y deseo entonces encontrar ese reconocimiento en el mundo, en los hombres.

Mendigo amor y aplausos. Mendigo aceptación. ¿Tan herido estoy en mi amor? El deseo enfermo brota de mi corazón herido. No me reconozco en lo que siento y deseo.

¿Qué alberga mi corazón herido? Ese deseo enfermizo. Esa ambición por los primeros lugares. Esa obsesión por ser admirado y seguido.

Quiero dejar de desear lo que no me conviene, lo que no me hace pleno ni feliz.Me basta el amor de Dios que viene a abrazarme en medio de mis fracasos y soledades. Allí donde siento que no llega el amor humano. Allí donde he sido rechazado por culpa de mis debilidades.

Entonces el amor de Dios me recuerda cuánto valgo. El primer lugar lo tengo en su corazón. Es lo que de verdad importa.

Tags:
ambicióndeseohumildad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
LaFamilia.info
Los 7 hábitos de las parejas que funcionan bi...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.