Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Hacia una “segunda primavera” del entretenimiento católico

Bruce Rolff
Comparte

“Es hora de que los católicos cuenten nuestras propias historias”, dice un experto en la revista americana "Crisis"

“Es hora de que los católicos cuenten nuestras propias historias”. Así intitula una profunda reflexión en la revista web “Crisis”, Jason Surmiller, graduado en Humanidades por la Universidad de Texas en Dallas.

Surmiller, quien ha estudiado también historia del arte, comienza diciendo que “no es ningún secreto que prácticamente todo Hollywood es hostil al catolicismo: a la Iglesia, la fe, el sacerdocio y, especialmente, las enseñanzas morales por las que los católicos serios se esfuerzan por vivir”.

A pesar del éxito de películas como Ben-Hur, La Misión o la Pasión de Cristo, películas derivadas “del extraordinario drama de la tradición cristiana”, la industria cinematográfica estadounidense, dice Surmiller, lo tiene muy claro: “sin importar el mérito artístico, sin importar los márgenes de ganancia, ya no quieren tener nada que ver con estas historias”.

Llegar a otros públicos

Hay varios canales en la televisión internacional –de manufactura estadounidense– que han tratado de introducir películas y series decentes, como la cadena Hallmark (“un entretenimiento romántico relativamente casto, pero está dirigido a las mujeres”), o Foxfaith (“pero su programación está dirigida a los evangélicos”).

En ambos casos, y aún en cadenas católicas, piensa Surmiller, “no hay sutileza, ni arte, ni intento de hacer pensar al público”, por lo que la alternativa es, según el autor de esta columna, crear entretenimiento explícitamente católico.

“Esto no es tan descabellado como puede parecer. La historia está repleta de artistas católicos que atienden a los católicos, con el pleno apoyo moral y financiero de los líderes de la Iglesia. En el pasado, nuestros obispos entendieron el valor de llegar a millones de católicos por otros medios que no sean el púlpito”, afirma.

¿Que efectos tendría el entretenimiento católico?

Primero y ante todo, piensa Surmiller, una red católica o una aplicación de transmisión, permitiría a la Iglesia “recuperar el control de sus historias” de aquellos que desprecian la fe pero explotan a los santos y héroes de la historia del catolicismo.

“Estas vidas inspiradoras también son, claramente, bastante rentables”, dice el autor de la columna y pone, como ejemplo, los comentarios de la conocida calificadora de películas, Rotten Tomatoes, para There Be Dragons o For Greater Glory.

Los críticos que no descartan las películas por ser “demasiado católicos” (y hay muchos) elogian las historias convincentes y el carácter sincero. Cuentan la vida de hombres y mujeres reales, santos reales. Muchos de ellos son completamente contrarios a las sensibilidades seculares y modernas. Y sin embargo, incluso los no católicos no pueden evitar sentirse conmovidos por su trabajo y sacrificio”, recalca Surmiller.

Un canal católico

Al cerrar su artículo, Surmiller habla de “la fuerza real en el mundo creativo” que pudiera significar (para Estados Unidos y para buena parte del mundo occidental) un canal de distribución y producción tanto televisiva como cinematográfica decididamente católico.

“Si los fieles apoyan y desarrollan una programación de alta calidad, ya sea drama o comedia, debería atraer a las masas. Esto significa que los programas o películas creados no tienen que atraer a todos los espectadores todo el tiempo. Tal canal tendría una clara ventaja en el mercado para piezas de época o producciones de fantasía, como The Tudors o Game of Thrones, solo que sin toda la desnudez gratuita”, explica el autor en su artículo de “Crisis”.

Los católicos han producido arte, literatura, arquitectura genial cuando han sido imaginativos y han pensado “en algo grande”, concluye Surmiller. “Por supuesto, esta segunda primavera del entretenimiento católico no resolverá los múltiples problemas del catolicismo. Solo Cristo puede hacer eso. Pero tal vez es un paso en la dirección de Cristo”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.