Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Amistades buenas y malas. ¿Cómo distinguirlas?

FRIENDSHIP
Phovoir - Shutterstock
Comparte

Una relación segura, según los autores, nos acerca a Dios y a las personas y nos ayuda a ser la persona que Dios pretendía que fuésemos

Cuando entablamos relaciones que no son seguras para nosotros, nos sentimos inferiores, inseguros sobre nuestras habilidades, a veces reducidos solo al papel de servicio en la vida de otra persona. “Las personas malas, o peligrosas, hacen todo lo posible para demostrar que son perfectas. Usan su trabajo, familia, habilidades o religión para este propósito”, escriben el Dr. Henry Cloud y el Dr. John Townsend en el libro Safe Relations (Personas Seguras).

Ambos conferencistas y mediadores familiares, de confesión evangélica, son los autores de un conocido libro, Límites, sobre autoestima y relaciones sanas, que está traducido al español.

Queremos construir relaciones que nos den felicidad y seguridad. Queremos sentirnos aceptados con nuestras decisiones, a veces con peor humor y debilidades. Es una bendición encontrar personas que, a través de su presencia y honestidad, nos hacen ser mejores.

Las personas peligrosas son inestables. Por lo tanto, para estar seguro en tus relaciones, ponlas a la prueba del tiempo. No solo te permitirá verificar tus sentimientos por otra persona, sino que también te dará una visión general de su personalidad. Una relación segura, según los autores, nos acerca a Dios y a las personas y nos ayuda a ser la persona que Dios pretendía que fuésemos.

“Las personas peligrosas no nos dejan ser maduros. No nos dan el derecho a nuestras propias opiniones, a tener una buena autoestima y a la toma de decisiones. Cuando observas tus relaciones, mira a las personas que se preocupan sinceramente por tu bienestar y lo muestran con su conducta”, sugieren los autores. Gracias a la amabilidad de su editor polaco, Vocatio, pude hacerles algunas preguntas.

– ¿Hay algún rasgo de personalidad que nos haga más susceptibles a ser víctimas?

Los estudios no muestran una relación clara a nivel de tipo de personalidad. Sin embargo, hay varias características que son bastante comunes: una persona no tiene relaciones saludables con personas que la aman y están “con ella”, lo que la hace sentirse más aislada y sensible.

Otra característica de un hombre así es la falta de límites sanos y fuertes y la incapacidad de decir “no” cuando debería hacerlo. Una persona peligrosa puede usar esto en su contra. (Mas sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. (Mt 5, 37)). Esta persona cree que el autocuidado es egoísta, por lo que no dice que “no” a quienes pueden utilizarlo. (Pero la Biblia dice: Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. (Prov. 4, 23)).

– ¿Qué podemos hacer para evitar los errores y comportamientos a los que hemos recurrido en la relación con una persona violenta?

Las Escrituras nos enseñan que debemos abrirnos e invitar a nuevas personas sanas a nuestras vidas, quienes nos fortalecerán con su gracia (Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios (1P 4:10)) y nos ayudan a identificar y renunciar a los viejos patrones de comportamiento (En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente (cf. Ef 4, 22)).

– ¿Qué papel juegan los límites? ¿Qué debemos tener en cuenta?

Los límites nos ayudan a decir la verdad en amor mutuo, sin temer la reacción de la otra persona. (Por otro lado, viviendo verdaderamente en amor hagamos que todo crezca hacia Aquel que es la Cabeza, hacia Cristo (Ef 4, 15)). Establecerlos correctamente significa ser humildes en nuestras intenciones, así como ser específicos y claros sobre la razón para establecer límites. Para encontrar la respuesta a esta pregunta, recomiendo el libro Los límites en las relaciones matrimoniales.

Debemos tener en cuenta el hecho de que también nos miraremos a nosotros mismos (¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo. ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Déjame sacarte la mota del ojo, cuando la viga está en tu ojo?: Hipócrita, primero saca la viga de tu ojo, y luego verás cómo quitar la astilla del ojo de tu hermano. (Mt 7, 3-5).

Podemos amar incluso a la persona que nos perjudica (Habéis oído que se dijoAmarás a tu prójimo odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan (Mt 5, 43-44)), pero sin ambigüedades en cuanto a su mala conducta (Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano. Pero si no te escucha, lleva contigo a uno o a dos más, para que TODA PALABRA SEA CONFIRMADA POR BOCA DE DOS O TRES TESTIGOS. Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el gentil y el recaudador de impuestos.… (Mt 18: 15-17).

– ¿Qué papel juega Dios en nuestras relaciones? ¿Qué podemos pedirle?

Dios es señor de todo el mundo y, por lo tanto, de nuestras relaciones. Podemos pedirle ayuda, orientación y sabiduría para distinguir entre apoyar a una persona o dejarla a sí misma. También podemos pedirle fuerzas para protegernos de los que nos hacen sufrir. (Apártate de la presencia del necio, porque en él no discernirás palabras de conocimiento.  (Prov. 14, 7)).

– ¿De dónde surgió la idea de este libro?

Conocimos a muchas personas que toleraban el comportamiento dañino en las relaciones que no sabían elegir personas sanas y cariñosas. Queríamos mostrarles el camino a aquellos que se preocupan por ellos y que los ayudarán a crecer.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.