Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

Ni un beso pendiente

Getty Images/Thanasis Zovoilis

Luz Ivonne Ream - publicado el 31/08/19

Es ese amor negado en forma de servicio, de una sonrisa, de una llamada a tiempo; son esas cosas pendientes las que pesan: el amor que no se da... ¡duele!

“Uriel, ¿es esta la vida que me destinas, por cuántos años?

Entonces, dame mucho verde, mucho silencio, y dime dónde dar, mucho amor que me quedó sin usar.

Me sobraron besos, ternura, abrazos que no le di al amor que se fue y que ahora me causa dolor. Antes yo no sabía que el amor que no se da, ¡duele!”.

(María Teresa Montemayor de Zorrilla)


Llegó a mis manos este maravilloso poema. Primero lo escuché en una meditación. Después lo leí con detenimiento e hice mía cada palabra.

Nunca había reflexionado sobre eso, acerca del dolor que puede llegar a provocar el amor que quedó pendiente, el amor que no se dio, ese que quedó sin usar, sin compartir. No pude menos que echarme a llorar como niña impotente suplicando al tiempo volver. ¡Qué pesar tan profundo sentí en mi corazón!

“Seremos juzgados en el amor” (San Juan de la Cruz). Pero, ¿qué duele? Justo eso, el desperdicio, la pérdida de tiempo. El amor no compartido, el amor sofocado ¡duele! Por eso hay que amar en este instante, en cada segundo porque se hace tarde…

Esta es quizá la gran paradoja de la vida: el único modo de no tener dolor es no amar. Pero si no amamos siempre tendremos dolor porque una vida sin amor no es vida.

Para qué esperar a lamentarnos, a vivir afligidos. Es una realidad que cuando por alguna circunstancia ya no estamos cerca de ese ser querido, todo aquello que no le dijimos, que no le demostramos o que dejamos de hacer por él nos dolerá.

O quizá esa persona siga junto a nosotros, pero…

Es ese amor negado en forma de servicio, de una sonrisa, de una llamada a tiempo; son esas cosas pendientes las que pesan, las que taladran el alma.

Es la nostalgia de lo que nunca fue, las promesas de amor no cumplidas, los “te amo” no pronunciados… Es esa ausencia tan presente que siempre nos recordará que el amor que no se da ¡duele!

Por eso, como decía la poeta Ana María Rabatté “En vida, hermano, en vida”.

Luego las personas somos tan necias que queremos esperar a ocasiones especiales para demostrar nuestro amor, momentos que quizá nunca llegarán. Hoy no, mañana quizá… ¡No! ¡El amor no puede esperar! Las oportunidades para amar uno mismo las debe de ir creando, construyendo.

¡Cuánto amor desaprovechado por soberbia y malos entendidos! Ya no hay tiempo. Este es el instante cuando debemos trabajar por dejar en los demás huellas de amor y no cicatrices de dolor. Que no nos quede nada por decir ni nada por hacer.

No perdamos más tiempo sin amar, sin demostrar -sobre todo, a nuestros más allegados- lo importantes, valiosos y amados que son para nosotros. Hagamos vida estas palabras: “gracias, perdóname, te amo, te perdono”.

Amemos, amemos más, amemos aún más porque el amor es lo único que se multiplica cuando se reparte. Amemos con tal profundidad, con tal pasión y entrega que cuando lleguemos a la presencia de Dios podamos decirle mirándole a los ojos: “Más no les pude haber amado”.

Tags:
amorpresente
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.