Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Ella no puede caminar y él no puede ver, pero juntos escalan montañas

HIKING BUDDIES

hiking_with_sight | Instagram | Fair Use

Matthew Green - Silvia Lucchetti - publicado el 31/08/19

¡Su próximo objetivo es escalar una montaña de más de 4.000 metros!

Melanie Knecht y Trevor Hahn son amigos de senderismo, ambos de Colorado (EE.UU.). Sin embargo, no son un equipo de senderismo convencional. Knecht tiene 29 años y nació con espina bífida; Hahn tiene 42 años y hace cinco años perdió la vista debido al glaucoma.

Knecht usa una silla de ruedas, por lo que en el pasado fue complicado para ella hacer cualquier cosa «fuera de la carretera», aunque encontró soluciones para hacerlo realidad. Incluso fue a la Isla de Pascua, donde un amigo la llevó a sus espaldas usando una mochila diseñada para que los padres llevaran a los niños pequeños.

Por su parte, desde que perdió la vista, Trevor continuó caminando, pero inicialmente confió en tener compañeros de equipo que pudieran guiarlo con indicaciones orales y haciendo sonar una campana.

https://www.instagram.com/p/ByiOaFfloNW/

Knecht y Hahnmet se conocieron el año pasado en un curso de ejercicio adaptativo, y pronto se hicieron amigos. Su pasión compartida por la naturaleza y las actividades al aire libre los inspiraron a formar un equipo y emprender juntos la aventura de caminar en las montañas. «Para nosotros, formar equipo simplemente parecía sentido común», dijo Melanie a la periodista Kathryn Miles en un artículo en Outside.

«¡Él es las piernas y yo soy los ojos!»

Knecht «camina» gracias a un artilugio hecho a medida, similar a una mochila, que le permite a Hahn llevarla. Knecht, a su vez, es una gran guía. Según el artículo de Miles en Outside, ella es una oradora profesional y «la reina de las narraciones imaginativas», por lo que es una guía divertida y capaz, que describe el terreno bajo los pies y los paisajes que atraviesan.

https://www.instagram.com/p/BzDmLDclnob/

«Él es las piernas, yo soy los ojos, ¡boom! Juntos, somos el equipo ideal», explicaba Knecht a Faith Bernstein de Good Morning America. Le da a Hahn, además del placer de estar en la cima de una montaña, un sentido de propósito. «La mejor parte es poder hacerla sonreír», le dijo a Bernstein; Knecht dice que ama la sensación de libertad, dejando atrás su silla de ruedas.

Responsabilidad compartida

Encuentran su colaboración más cómoda que depender de la ayuda de otros amigos, porque “ambos tenemos la misma responsabilidad: si uno de nosotros cae, el otro cae. Cambia toda la dinámica de sentirse como una carga, a ser esencial para la experiencia de otra persona al aire libre», dice Hahn a The Trust for Public Land. «El hecho de que cada uno de nosotros ayudemos al otro quita la presión», agregó Knecht.

https://www.instagram.com/p/Byn8vdDlBgX/

«Ha sido genial compartir nuestra historia con la gente, y espero que aliente a otras personas a probar lo que estamos haciendo, o simplemente para que cualquiera amplíe su visión del mundo. Esto demuestra que realmente somos más fuertes juntos ”, continuó Knecht. Ella y Hahn comparten sus experiencias en Instagram y Facebook, y han concedido entrevistas a muchos medios de comunicación.

Centrándose en sus logros

Por otro lado, le dijeron a Outside, no les gusta que los llamen «inspiradores». Hahn afirma: «Siempre he odiado cuando salgo a hacer snowboard y alguien grita desde lejos diciéndome que soy inspirador. Me hace sentir mal. Nunca le dirías eso a alguien que está deslizándose por la montaña que puede ver». Knecht comparte el sentimiento, queriendo centrarse en sus» logros solamente», no en que ella sea» la mujer en la silla de ruedas».

https://www.instagram.com/p/By28l-sFgvs/

Quizás en lugar de inspiradores, podríamos llamarlos «ejemplares». Después de todo, cada uno de nosotros es más fuerte en algunos aspectos y más débil en otros. No hay un hombre o una mujer con vida que no necesite otras personas cuyas fortalezas y debilidades complementen las suyas. Knecht y Hahn nos muestran que «somos más fuertes juntos», y esa es una lección que no tiene nada que ver con la discapacidad: tiene que ver con la condición humana.

Tags:
deportehombre y mujermontaña
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.