Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Amazonía: Los incendios, ¿de derechas o de izquierdas?

BRAZIL
Shutterstock | PARALAXIS
Comparte

Las llamas no son de "izquierda" ni "derecha", pero sí quienes las atizan. La ideología contamina

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A medida que las llamas se extienden por el Amazonas, un debate, con sesgo político, se ha apoderado del ambiente. Como es de suponer, la diatriba involucra a quienes señalan a otros tanto como a quienes se defienden de dardos que, a su vez, han lanzado hacia otros objetivos cuando la conveniencia lo permite.

Todos los dedos están apuntando hacia el presidente brasileño Jair Bolsonaro. Después de todo, es presidente del país que concentra el mayor territorio amazónico. En su estilo frontal y algo pendenciero, se apresuró a responsabilizar a las ONG por los hechos, argumentando que pretendían perjudicar su gobierno lo cual, habida cuenta del sensible tema, fue leña para el fuego.

 

MATO GROSSO
Corpo de Bombeiros Militar de Mato Grosso

 

Bolsonaro es el blanco

Obviamente, la reacción no se ha hecho esperar y las críticas han arreciado, muchas de ellas, enfatizando en la orientación “derechista” del presidente Bolsonaro, la cual es también un cliché descalificante pues la derecha y la izquierda depende donde se encuentre el centro.  Y en Brasil está muy lejos de ambos extremos.

La izquierda y la derecha a en América Latina no se miden con el mismo baremos que en otras latitudes. Hemos sostenido en varias ocasiones que Bolsonaro, más que un derechista en toda regla, es un líder carismático, populista el cual, por su formación militar y las circunstancias particulares en que fue electo en Brasil, tiende al autoritarismo.

 

BOLSONARO
Marcelo Camargo - Agência Brasil - CC BY 2.0

 

Morales, esquivo

Pero la Amazonía se extiende por varios países, uno de ellos Bolivia, donde manda un presidente “de izquierda”. De nuevo, Evo Morales es, más bien, un líder procedente del mundo indígena, con una dosis intravenosa del mismo populismo demagógico el cual ha engullido décadas en este continente que podrían haber sido productivas.

El punto de Morales es conservar el poder y mantener su clientelismo funcionando razón por la cual, con la cautela propia de su raza, deslindó a tiempo su otrora frenético respaldo a Hugo Chávez y a su revolución, especialmente después del episodio Maduro y las consiguientes sanciones a que ha sido sometido su tren gubernamental. Sale, de tanto en tanto, con algún desplante hacia quienes lo atacan pero, como lo lleva en su ADN aborigen, marca su territorio.

 

El incendió ya arrasó casi un millón de hectáreas en territorio boliviano. Ante ello, Evo Morales se cura en salud. En otra ocasión, habría producido un escándalo culpando al capitalismo depredador, o al imperio voraz, o a la oligarquía insensible. Pero sucede que hoy, atrapado en las redes de la corresponsabilidad, ni siquiera puede proferir el menor insulto contra su vecino derechista.

En lugar de ello,  el presidente boliviano cuestionó las recientes movilizaciones en contra de los incendios registrados en el este del país, al considerar que quienes marcharon contaminan el medioambiente de otras maneras y actúan con intenciones políticas.

 

Eduardo Flores-Andes-cc

 

Lo mismo que podría decir Bolsonaro. Y he allí la evidencia: el centro, en este preciso momento, está en llamas y corre el riesgo de envolver y llevar a cenizas las ideologías, lo que explica la “prudencia” de extremos que, ante el peligro, llegan a tocarse. Las llamas amazónicas son el desprestigio de posturas ideológicas vetustas e inútiles.

Morales aeguró que se está “combatiendo” el avance del fuego y resaltó la labor de las Fuerzas Armadas, la Policía Boliviana y los voluntarios que están en las zonas afectadas.

 

 

“Algo chistoso –dijo-  algunos grupos se movilizaron pidiendo cuidar el medioambiente. Pasan sus marchas, se van a supermercados a comer comidas chatarras, además de eso a usar los plastoformos (poliestireno expandido), que eso contamina”, remarcando que se encontraba invitado a comer una sopa espesa de maíz que le prepararó el “movimiento campesino  indígena originario” …” Eso se llama cuidar el medioambiente, además de eso es comida de nuestro maíz, lagua de maíz, qué profunda diferencia”…y recomendó a esos “pequeños grupos que molestan electoralmente hagan mucha consciencia”.

El poder tiene una epidermis muy sensible y cosas que en el pasado no molestaban, ahora lo hacen. El detalle es que, cuando Morales estaba en campaña por el poder, muchas fueron las marchas que encabezó en defensa de la Amazonía. Los incendios tienen años en desarrollo, sólo que éste ha desbordado todos los cálculos, quizá porque la arruga se dejó correr a su aire todo ese tiempo.

 

El verdadero combustible

El sesgo político que ha tomado este tema de los incendios en la Amazonía es lo verdaderamente irritante pues, lejos de anunciar correctivos que impidan repeticiones de esta tragedia, los actores principales se agotan en un protagonismo decadente que en nada contribuye a establecer responsabilidades y producir decisiones de voluntad política para superar la situación que  mantiene en vilo al continente y al mundo. Eso sí que es “contaminante” porque desvía la atención y solapa el real trasfondo del problema.

Un sacerdote abrió fuegos esta semana. El P. Zezinho –Brasil- , quien afirma que la “gritería mundial sobre los incendios en la Amazonía es histérica”. Y no le falta razón, pues con ello no le resta importancia a la tragedia, sino que apunta a la banalidad con que este problema se está enfrentando. Los chillidos a los  cuales se refiere, además de contaminantes, desvían la atención del auténtico centro del problema. Son chillidos combustbles.

“No veo, dice el sacerdote, que, teniendo estos incendios más de 40 años ocurriendo, no se hable de las responsabilidades de Lula, Temer o Dilma. Sólo a Bolsonaro”. Y así ha sido. Igualmente, vuelve a poner el dedo en la llaga cuando apunta: “No veo a nadie culpando a Trump por los incendios de California, ni al gobierno portugués por los incendios en Portugal”, puntualizó, desnudando el barniz político, el manejo torvo y el pase de facturas entre enemigos que impera alrededor del tema.

Y con ello cuestiona el anodino e insustancial fondo de una reyerta con tinte ideológico, al tiempo que llama la atención sobre un drama que tiene cuatro décadas en desarrollo sin que se atienda el problema con verdadera voluntad política.

 

Pe Zezinho incêndio Amazônia
CC

 

¿Sombras sobre el Sínodo?

Distintas reacciones se han producido en el contexto del Sínodo para la Amazonía, cuya esperanza “se ve ahora empañada por el dolor de esta tragedia natural”, se ha escrito.  La nueva presidencia del CELAM se ha implicado decisivamente en este proceso sinodal. De hecho, su presidente, Monseñor Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo, Perú, se ha pronunciado en varias ocasiones en ese sentido en las últimas semanas. Junto con eso, han convocado un encuentro de estudio del Instrumentum Laboris, citado en el escrito, para los próximos días 6 y 7 de septiembre en Bogotá.

Al Sínodo, está próximo a realizarse en Roma sobre la Amazonía. Asistirán los obispos amazónicos,  los mismos que llevan años alertando y orientando, no siempre valorados en todo el potencial de la experiencia y entrega de su ministerio apostólico entre los indígenas en medio de la jungla. Más bien han sido desoídos y, en ocasiones,  hasta descalificados.

A nuestra manera de ver, estos hechos no descolocan el Sínodo, menos lo empañan. Antes bien, hacen evidente que ocuparse de estos temas no sólo es urgente sino de medular importancia, tanto para la región como para el mundo.  Así como para las personas, para el medio ambiente es grave el deterioro de un pulmón. En el caso de la Amazonía, no es cualquier pulmón: es el pulmón vegetal del mundo.

El Sínodo tiene más vigencia y pertinencia que nunca. Un pronunciamiento sinodal en este contexto,  se inscribe en el primer alerta que la Iglesia ha lanzado al mundo:  “La gravedad de esta tragedia  no solo es de impacto local, ni siquiera regional sino de proporciones planetarias”.

 

La Iglesia católica ante el “infierno del Dante”

La Iglesia en América Latina y El Caribe se pronunció a través de sus Conferencias Episcopales y organismos colegiados.

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), ha sido de los primeros en pronunciarse y manifestar su cercanía: “Queremos manifestar nuestra preocupación por la gravedad de esta tragedia que no solo es de impacto local, ni siquiera regional sino de proporciones planetarias”…”A los hermanos pueblos indígenas que habitan este amado territorio, les expresamos toda nuestra cercanía y unimos nuestra voz a la suya para gritar al mundo por la solidaridad y la pronta atención para detener esta devastación”.

Obispos de todos los países se han manifestado. Aquí, algunas tomas de postura:

Bolivia

“Ante los devastadores incendios que están arrasando grandes extensiones de la Amazonía en los últimos días: la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana solicitó al gobierno que declare a la región amazónica como zona de desastre nacional y que no se excluya incluso el acudir a la ayuda internacional”.

Paraguay

2Considerando la devastación que se está produciendo este desastre no debe ser minimizado, debe alentarnos a actuar rápidamente como Latinoamérica y como país vecino”.

México

“Los obispos exhortaron a «unir esfuerzos en el compromiso. El desastre en la Amazonía nos recuerda que nuestro territorio está en peligro, ya que en nuestra casa común todo esta interconectado. Es urgente que en el consenso de las naciones se tomen decisiones que corrijan las actitudes egoístas y destructivas emergencias del modelo económico tecnocrático , pero que también cada uno de los habitantes de esta casa común asumamos con seriedad compromisos y prácticas que protejan el Medio Ambiente”.

Brasil

“Los Obispos de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, hablaron de «la necesidad de que los gobiernos de los países amazónicos, especialmente Brasil, adopten medidas serias para salvar una región que es crucial para el equilibrio ecológico del planeta. Este no es el momento para el desvarío y la debacle en juicios y discursos”.

Y el Papa tenía razón…

El Departamento de Comunicación y Prensa del CELAM también distribuyó el llamado urgente del papa Francisco por la Amazonía, expresando su preocupación por los devastadores incendios que han afectado más de 2.200 kilómetros de selva durante los últimos días. Al respecto el Santo Padre  exhortó a los fieles a orar para que puedan extinguirse con la colaboración de todos.

No hace falta volver sobre la alta conciencia del Santo Padre acerca de esta problemática, al punto, de que hoy es imposible no conceder a su encíclica Laudato Si , e  incluso a la propia convocatoria de un Sínodo sobre el Amazonas, un carácter premonitorio y señero en torno a los graves peligros que  se ciernen sobre la humanidad si no tomamos conciencia y frenamos la depredación.

 

La situación que vive la región Pan-Amazónica, asolada por incendios de proporciones dantescas, especialmente en Brasil y Bolivia, muchos de los cuales han sido provocados, no por las ONG como ha insinuado el presidente brasileño ni abultados por quienes quieren molestar como dijo Evo Morales , sino por aquellos que ven la Amazonía como “una despensa”, saqueada por negociantes inescrupulosos que penetran  la selva virgen a un ritmo desenfrenado y con consecuencias dramáticas, no sólo para el medio ambiente como para los pueblos que allí habitan. Ello es el centro de la  gran preocupación.

La Iglesia universal, con el Sínodo, bien puede reorientar el asunto. Apostamos porque logre  focalizar la atención sobre las verdaderas prioridades, desideologizar el debate y enseriar el discurso. La Iglesia podría “descontaminar” este escenario a través de un liderazgo moral que ponga las cosas en su sitio y salve la “casa común”.

La Amazonía y su gente en imágenes: 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.