Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Estas 5 tareas domésticas son momentos perfectos para la oración

Calah Alexander - publicado el 26/08/19

Las tareas mundanas que haces todos los días pueden ayudarte en tu vida espiritual

Cuando todavía me estaba adaptando a la vida como esposa y madre, mi suegra me regaló un libro titulado The Quotidian Mysteries.

Comienza con una anécdota de la autora, una presbiteriana de toda la vida que describe el deleite que sintió cuando asistió a una misa católica por primera vez y vio al sacerdote limpiando el cáliz después de la comunión.

Estaba encantada de que en una ceremonia tan sagrada hubiera un lugar para lo cotidiano: tareas diarias que todos hacemos, como lavar los platos.

Ese libro se ha quedado conmigo a lo largo de los años y me ha ayudado a darme cuenta de que hay oportunidades perfectas para rezar y meditar directamente en las tareas diarias de la limpieza.

No tiene que ser un trabajo pesado, incluso las tareas que no nos gustan pueden elevarse al encontrar el tipo correcto de oración para ellas.

Entonces, para aquellos que luchan por equilibrar lo aparentemente ordinario con lo sagrado, aquí hay cinco de mis tareas favoritas que son momentos perfectos para la oración.

1. Hacer la cama

BED
Seksun Guntanid - Shutterstock

Yo solía ser una anti-fabricante de camas declarada. «¿Por qué hacer una cama cuando vas a volver a estropearla en unas pocas horas?», me burlaba.

Pero luego comencé a hacer las camas de mi familia y descubrí que hacer una cama era, a su manera, una pequeña oración.

Me consolé alisando las sábanas y los suaves edredones pensando en la noche en que mis hijos volverían a pasar a salvo en la cama.

A menudo me encontraba rezando pequeñas oraciones de protección sobre ellos y pidiendo la gracia y la sabiduría para guiarlos durante el día.

Descubrí que hay algo profundamente reconfortante al meterse en una cama bien hecha al final del día: que mi familia sepa que alguien se preocupa por ellos y que todo se restaurará cada día y se renovará.

2. Amasar

KNEADING BREAD
Shutterstock

Amasar es una tarea físicamente intensa, pero también tiene un ritmo que naturalmente se presta a la oración.

Hace unos años, hacía pan todos los días e intentaba rezar el Rosario todos los días. Descubrí que los dos encajaban maravillosamente juntos.

Podía hacer coincidir mi Rosario con el ritmo del amasado, y como el amasado no requiere mucha atención, tenía la libertad de reflexionar sobre los misterios del Rosario mientras trabajaba la masa, alimento para mi familia. Era un hábito pacífico y restaurador que se trasladó a la vida diaria de mi familia.

3. Lavar ventanas

ST DOMINICS MONASTERY
Courtesy St. Dominic's Monastery

Nunca he sido una ama de casa natural y la atención al detalle no es uno de mis talentos. Me da vergüenza admitir que lavar ventanas ni siquiera estaba en mi radar hasta unos meses después de que nos mudamos a nuestra primera casa de alquiler y mis suegros vinieron a visitarme.

Lavé las ventanas en una ráfaga de preparación, pero me sorprendió gratamente descubrir que el acto de lavar las ventanas me hizo feliz.

Me encantó limpiar el cristal y eliminar las partículas, la suciedad y las huellas dactilares que habían bloqueado la entrada total de la luz. Me encantó el aspecto de cada habitación después de que las ventanas estaban limpias.

Me hizo pensar en la confesión, y las manchas y huellas digitales en nuestras almas que bloquean el regalo completo de la gracia.

Después de eso, comencé a lavar las ventanas mientras hacía un examen de conciencia: las dos tareas se complementaban perfectamente, y la realidad visual y física de limpiar el vidrio ayudó a que el examen de conciencia fuera de una manera real y tangible como no lo había sido nunca antes.

4. Poner la lavadora

Evgeny Atamanenko I Shutterstock

Plegar la ropa siempre ha sido algo que he disfrutado, pero guardarla era una tarea que postergaba. Durante años, tuve la mala costumbre de doblar la ropa y dejarla en la canasta, lo que provocó que mis hijos hurgaran en la ropa limpia en busca de ropa interior o pantalones cortos, y desplegaran la mitad de la ropa en el proceso.

Inspirada por el éxito que encontré al hacer camas y amasar pan, decidí usar el tiempo que me llevaba guardar la ropa de mis hijos como un momento para orar por cada uno de ellos individualmente.

Terminó siendo una de mis tareas favoritas después de eso. Me dio unos momentos para conectarme con Dios acerca de cada niño y sus luchas de ese momento concreto, y a menudo me ayudó a ver algo en sus vidas que me había estado perdiendo.

5. Fregar el suelo

Dmitry Kalinovsky/Shutterstock

A nadie le gusta fregar suelos. Es un trabajo duro, sucio e ingrato, y pasé años evitándolo por completo.

Luego leí una reflexión de la esposa de uno de mis profesores universitarios acerca de cómo la imagen de María fregando la sangre de Cristo del suelo en la película La pasión de Cristo le dio una nueva apreciación por la temida tarea de fregar pisos.

Cambió totalmente mi perspectiva, y fregar los pisos se convirtió en un momento para meditar sobre las penas de Nuestra Señora y el ejemplo de maternidad que ella estableció para todos sus hijos.

Decidir orar de esta manera específica como yo lo hago durante estas tareas depende de ti. Es posible que los rosarios sean más adecuados para hacer la cama y que los exámenes de conciencia funcionen más fácilmente mientras friegas los pisos.

En cualquier caso, la naturaleza repetitiva y contemplativa de estos quehaceres los hace perfectamente adecuados para algún tipo de oración, que puede servir para recordarte que las llamadas tareas cotidianas de limpieza son realmente una parte integral de la tarea sagrada de hacer hogar y criar niños.

Tags:
casahigienesantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.