Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Una bella oración para quien entra en la vejez

Redacción de Aleteia - publicado el 25/08/19

"Y ahora que llega la vejez y las canas, ¡oh Dios, no me abandones!"

Cuando las fuerzas fallan y el camino de la vida va llegando a su final, es momento de poner toda la confianza en Dios. El salmo 71 de la Biblia es perfecto para ello:

«A ti, Yahveh, me acojo, ¡no sea confundido jamás!
¡Por tu justicia sálvame, libérame! tiende hacia mí tu oído y sálvame!
¡Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve,
pues mi roca eres tú y mi fortaleza.

¡Dios mío, líbrame de la mano del impío,
de las garras del perverso y del violento!
Pues tú eres mi esperanza, Señor, Yahveh,
mi confianza desde mi juventud.

En ti tengo mi apoyo desde el seno,
tú mi porción desde las entrañas de mi madre;
¡en ti sin cesar mi alabanza!

Soy el asombro de muchos, mas tú eres mi seguro refugio.
Mi boca está repleta de tu loa, de tu gloria todo el día.
A la hora de mi vejez no me rechaces,
no me abandones cuando decae mi vigor.

Porque de mí mis enemigos hablan,
los que espían mi alma se conciertan:
«¡Dios le ha desamparado, perseguidle,
apresadle, pues no hay quien le libere!».

¡Oh Dios, no te estés lejos de mí, Dios mío,
ven pronto en mi socorro!
¡Confusión y vergüenza sobre aquellos que acusan a mi alma;
cúbranse de ignominia y de vergüenza los que buscan mi mal!

Y yo, esperando sin cesar, más y más te alabaré;
publicará mi boca tu justicia, todo el día tu salvación.
Y vendré a las proezas de Yahveh, recordaré tu justicia, tuya sólo.

¡Oh Dios, desde mi juventud me has instruido,
y yo he anunciado hasta hoy tus maravillas!

Y ahora que llega la vejez y las canas,
¡oh Dios, no me abandones!,
para que anuncie yo tu brazo a todas las edades venideras,
¡tu poderío y tu justicia, oh Dios, hasta los cielos!

Tú que has hecho grandes cosas,
¡oh Dios!, ¿quién como tú?
Tú que me has hecho ver tantos desastres y desgracias,
has de volver a recobrarme.

Vendrás a sacarme de los abismos de la tierra,
sustentarás mi ancianidad, volverás a consolarme,
y yo te daré gracias con las cuerdas del arpa,
por tu verdad, Dios mío;
para ti salmodiaré a la cítara, oh Santo de Israel.

Exultarán mis labios cuando salmodie para ti,
y mi alma, que tú has rescatado.
También mi lengua todo el día musitará tu justicia:
porque han sido avergonzados, porque han enrojecido,
los que buscaban mi desgracia».


BIBLE

Te puede interesar:
Me vuelven las fuerzas con mi taza de café y la lectura de los salmos.

Tags:
ancianosoracionSalmos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.