Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El rey que bajó de su caballo para arrodillarse ante la Eucaristía

RUDOLF
Dolors Massot-ALETEIA
Comparte

La Historia relata un gran gesto del conde Rodolfo, fundador de la dinastía de los Habsburgo y rey de Alemania, mientras se encontraba de cacería.

Los monarcas de la Casa de Austria son conocidos no solo por sus hazañas políticas sino también por su fe católica, expresada sobre todo en dos manifestaciones: la adoración a la Eucaristía y la devoción a la Inmaculada.

Sobre el primero de la dinastía de los Habsburgo, el conde Rodolfo (1218-1291), se cuenta una historia que mostraría su respeto y amor a Jesús Sacramentado. En torno al año 1271, se encontraba de cacería por los bosques de su territorio cuando oyó sonar una campanilla. Se acercaba un sacerdote que llevaba el Viático a un campesino moribundo.

El sacerdote veía impedido su paso ya que el río que debía atravesar había crecido desmesuradamente y era imposible seguir a pie.

El conde Rodolfo, entonces, al percatarse del problema decidió bajar del caballo, se arrodilló ante el Santísimo y ofreció su cabalgadura al sacerdote. Lo acompañó hasta la casa del enfermo y así se le pudo administrar los últimos sacramentos.

RUDOLF
Dolors Massot-ALETEIA
Pintura del castillo de Franzenburgo, en Austria, en la que se cuenta la historia acerca del conde Rodolfo.

La decisión que tomó el conde

Al regresar a palacio, Rodolfo había quedado conmovido por la situación y manifestó su fe al dar la siguiente orden: “No permita Dios que yo ni alguno de los míos suba a caballo [de aquella cabalgadura, se entiende], que sé de cierto que ha llevado a mi Criador” (1).

Este relato sobre Rodolfo es uno de los episodios más conocidos de la vida del fundador de los Habsburgo, que sería rey de Alemania. De aquel gesto se hizo eco una pintura que hoy puede verse en el precioso castillo de Franzenburg, en Laxenburgo (Austria). Ocupa la pared de uno de los salones junto con otros lienzos en los que se exponen grandes gestas de los monarcas de la Casa de Austria.

RUDOLF
Dolors Massot-ALETEIA
Castillo de Laxenburgo.

Por otra parte, el gran pintor Pedro-Pablo Rubens y su ayudante Jan Wildens pintaron también un óleo sobre este tema. La pintura se encuentra en el Museo del Prado (Madrid) y lleva por título “Acto de devoción de Rodolfo I”.

(1) La cita es de un libro publicado en 1660 en el libro “Emblemas regio-políticos”, de J. Solórzano Pereyra.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.