Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 16 agosto |
San Esteban de Hungría
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

5 monasterios italianos en los que comer como un monje medieval

MONK,MEAL

Shutterstock

Vittoria Traverso - publicado el 24/08/19 - actualizado el 04/08/22

Cuando visitas estas antiguas abadías, puedes comer como los monjes han comido durante siglos

Los monasterios italianos son famosos por su impresionante arquitectura, su atmósfera contemplativa y por llevar a cabo algunas de las tradiciones gastronómicas más antiguas del país. Desde Trentino, en el norte de Italia, hasta Sicilia, aquí hay una lista de los complejos monásticos donde puedes comer como un monje.

1Monasterio de Santa Escolástica, Lacio.

SUBIACO
Monasterio de la Cueva Sagrada.

Ubicado a lo largo de los acantilados que bordean el prístino valle de Aniene, a pocos kilómetros de Roma, el Monasterio benedictino de Santa Escolástica, también conocido como Abadía de Subiaco, es el único monasterio sobreviviente de los 12 monasterios fundados por los benedictinos durante la Edad Media.

Construido en el siglo VIII y ampliado durante los siglos siguientes, presenta elementos de la arquitectura gótica y románica, incluido un refectorio de estilo gótico en el ala oeste del claustro. Durante los últimos 500 años, los monjes benedictinos han trabajado diligentemente para convertir los productos frescos del huerto del monasterio en exquisiteces gastronómicas. Desde calabacines fritos rellenos de ricotta hasta pasta con champiñones frescos y guisantes y jamón relleno de pistachos, Santa Escolástica es un tesoro de tesoros gastronómicos.

El monasterio está abierto al público. Puedes pasar la noche o visitar el refectorio para disfrutar de una de las recetas benedictinas preparadas por los monjes. Para reservar visitas, envía un correo electrónico a foresteria@benedettini-subiaco.org.

2Abadía del Espíritu Santo, Caltanissetta, Sicilia.

Construida en el siglo XII por orden del conde Roger I de Sicilia, la Abadía del Espíritu Santo es uno de los mejores ejemplos de arquitectura normanda en la isla. Atrae a miles de visitantes cada año por su excelente arquitectura, su rica colección de arte, que incluye un mosaico de Cristo, y su famosa selección de deliciosas golosinas.

Gracias a la dedicación de las monjas cistercienses, una orden que se separó de la orden benedictina, la abadía ha sido el laboratorio de muchos postres sicilianos innovadores. Desde el «pistacho cous cous» (un crumble dulce y crujiente hecho de pistachos, almendras, canela y chocolate) hasta el «buccellato ai fichi» (un pastel remolino lleno de higos secos y chocolate), los postres de la Abadía del Espíritu Santo rivalizan con el de cualquier pastelería local.

3Novacella Abbey, Tirol.

Novacella Abbey, Tyrol
Novacella Abbey.

Fundada en 1142 por el obispo de Brixen, el beato Hartmann, como monasterio agustino, la abadía de Novacella se encuentra en Tirol, la región productora de vino más septentrional de Italia. Gracias a su rico suelo mineral, esta área es conocida en todo el mundo por la producción de vinos blancos finos como Sylvaner y Müller Thurgau, y los monjes de Novacella son algunos de los productores de vino más antiguos.

Los visitantes pueden pedir entrar en la bodega medieval bellamente conservada para degustar vino blanco, brandy de orujo y sidra junto con embutidos y quesos producidos por monjes. Durante el invierno, el monasterio también es conocido por su sopa de avena, una receta creada por los monjes agustinos en la Edad Media.

4Monastero di Santa Caterina, Lacio

Monastero Oasi Santa Caterina D’Alessandria.
Monastero Oasi di Santa Caterina.

Ubicado a unas 43 millas al noreste de Roma, el Monasterio Benedictino de Santa Catalina de Alejandría ha estado produciendo algunos de los mejores platos regionales desde su inauguración en 1327.

Hoy, las monjas benedictinas siguen las mismas prácticas culinarias iniciadas por sus antepasados hace unos 700 años. hace. Desde la pasta amatriciana hecha con tomates cultivados en el huerto del monasterio, hasta la sopa de lentejas y el estofado de cordero, los visitantes tienen la garantía de disfrutar de la amplitud de la cocina del norte de Lacio preparada en la cocina medieval del monasterio.

55. Abadía de Santa María del Monte Oliveto, Siena, Toscana.

A pocos kilómetros de Siena se encuentra la pintoresca Abadía de Santa María del Monte Oliveto, fundada por monjes benedictinos en 1300. De hecho, San Benito fue muy devoto de la Santísima Madre e ideó túnicas blancas para los monjes de Monte Oliveto en su honor. También era conocido por promover el trabajo manual, incluida la agricultura, como una forma de fortalecer el alma y expresar gratitud por los dones de Dios.

Es por eso que los monjes locales han estado involucrados durante mucho tiempo en una amplia gama de actividades agrícolas, desde la elaboración del vino hasta la molienda de aceitunas y la caza de trufas.

Los visitantes del majestuoso complejo pueden disfrutar de una comida completa hecha completamente con alimentos cultivados en el monasterio mientras admiran el techo abovedado y los frescos del siglo XVII que adornan su refectorio. Una de las recetas monásticas más queridas se llama «Flor del Monte Oliveto», un licor de hierbas preparado con más de 23 hierbas locales de acuerdo con una receta que ha sido transmitida por los padres fundadores del monasterio.

Tags:
abadiagastronomíaitalia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.