Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconCuriosidades
line break icon

Babilonia, objeto de todas las fantasías

© Qayssar Hussein

Cité de Babylone.

Caroline Becker - publicado el 22/08/19

La antigua ciudad de Babilonia en Mesopotamia, al sur de Bagdad, fue clasificada el pasado 5 de julio como Patrimonio Mundial de la Unesco. Esta ciudad milenaria objeto de todas las fantasías y célebre por sus jardines colgantes, ya desaparecidos y considerados una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, es nombrada con frecuencia en la Biblia.

Babilonia, antigua ciudad de Mesopotamia, que no era en sus orígenes más que una simple ciudad, se convertiría en el segundo milenio antes de Cristo en la capital de un gran reino. Un reino que llegaría a su apogeo en el siglo VI a.C. bajo el reinado del célebre Nabucodonosor II.

Fue él quien destruyó el templo de Salomón en el 587 a.C. durante el asedio de Jerusalén, provocando el exilio de muchos judíos a la ciudad de Babilonia. Un exilio grabado en la historia judía, como se recuerda en el salmo 137: “Junto a los ríos de Babilonia, nos sentábamos a llorar, acordándonos de Sión” (Sal 137).

A pesar de la ruptura con el reino de David, los judíos se levantaron y vieron la ocasión de reconstruir los cimientos de Israel. Según la tradición judía, el libro de las Lamentaciones de Jeremías habría sido escrito también en esta época. El biblista Pierre Gibert declara incluso que la Biblia habría nacido en Babilonia, “de esta experiencia del extranjero que fue casi mortal pero que los judíos transformaron en gracia divina”.

Incluso hoy en día, el exilio de Babilonia es conmemorado todavía por los judíos practicantes, y el Talmud de Babilonia, redactado por los judíos que permanecieron en la ciudad mesopotámica, es todavía una autoridad.

Multipedia - Shutterstock

Para los judíos exiliados, Babilonia era una ciudad desmesurada, y el zigurat, la altísima torre erigida en el centro de la ciudad, era un símbolo del orgullo de los hombres. Su forma se retomaría también en el famoso episodio de la torre de Babel, evocado en el Génesis.

En efecto, después del Diluvio, cuando todo el mundo hablaba la misma lengua, los hombres comenzaron a construir una ciudad y una torre cuya cima habría de tocar el cielo. Sin embargo, Dios, con la voluntad de castigar a los hombres por su orgullo, confundió su lengua y los dispersó por la tierra. Así, se abandonó la construcción de Babel.

La imagen negativa de Babilonia, símbolo de decadencia, perduraría más allá del Antiguo Testamento y sería mencionada también en el Nuevo. En tiempos de los primeros cristianos, Roma fue calificada de “Gran Babilonia” por motivo de las persecuciones que hacía pesar contra los cristianos. En el Apocalipsis de san Juan, Babilonia se asocia a la “Gran prostituta”, la falsa religión: “Babilonia la grande, la madre de las abominables prostitutas de la tierra” (Ap 17,5).

En La Ciudad de Dios, san Agustín opone ciudad de Dios y ciudad terrenal, asociando Babilonia a la terrenal: “Que cada uno se pregunte sobre lo que ama, y descubrirá su ciudadanía. Y si se descubre ciudadano de Babilonia, que desarraigue la codicia y que plante la caridad. Pero si se descubre ciudadano de Jerusalén, que soporte la cautividad y espere la libertad”.

Tags:
arqueologiabiblia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.