Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Famoso actor de Hollywood Martin Sheen: No me separo de mi rosario

MARTIN SHEEN
VALERIE MACON/AFP/East News
Comparte

Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan conocido por películas como "Apocalypse Now" y "The way", adoptó este nombre artístico en honor al arzobispo Fulton J. Sheen. El actor dice: “Cuando alguien me pregunta cómo me enfrento a los problemas diarios de la vida, respondo: no me separo del rosario”.

Probablemente una de las frases de oro favoritas de Martin Sheen, el famoso actor de Hollywood, es ésta: “¡Cuando el prójimo necesita ayuda, no esperes a Dios!”. Y con razón, dan ganas de decir que hay que “hacer todo lo que se pueda y dejar el resto a la voluntad de Dios.” El actor también añade que “no hay que jactarse de lo bueno que se hace por los demás, mejor guardárselo para uno mismo”.

El camino de la vida es demasiado difícil para recorrerlo solo

Recuerdo la primera vez que vi la película The Way [“El Camino”]. Estaba mirando con incredulidad a Martin Sheen, a quien recordé de la película Apocalypse Now [“Apocalipsis Ahora”].

Entonces me llamó un amigo, que siempre se refería a sí mismo como un “buscador”, diciendo: “Sabes que, te estoy llamando, porque acabo de ver una película que me conmovió mucho.  Habla del camino de Santiago de Compostela, donde sale, imagínate ¡Martin Sheen!”.

Sí, era difícil de imaginar, pero de hecho el actor interpretó de una manera conmovedora la figura de Tom, un médico estadounidense que debe enfrentar la repentina pérdida de su hijo Daniel, que murió en los Pirineos, caminando por la ruta más antigua de san Jacobo, el Camino de Santiago.

El médico lo deja todo y viaja a Europa para recoger las cenizas de su hijo y sus cosas: mochila, diario y bastones. El choque producido a raíz de toda esta situación después de llegar al lugar es tan profundo que estamos presenciando una peculiar metanoia de Tom.

Coge la mochila de su hijo, la coloca sobre sus hombros y decide, sin ningún preparativo especial, hacer el camino deseado por Daniel.

Más tarde se le unen Joost, Sarah y Jack. Cada uno de ellos está, se diría, en una curva de la vida. Pero lo importante es que Tom no está solo en el camino.

Un dato interesante es que quien interpreta a Daniel es el hijo del actor, quien es también director de la película, Emilio Estévez.

Importante en la selección del tema fue también el hecho de que unos años antes el hijo del director, Taylor, junto con su abuelo Martin Sheen, hicieron parte del camino juntos, de la sección elegida en la ruta que conduce a Santiago de Compostela.

Este camino resultó ser significativo para Taylor para toda la vida, porque durante la peregrinación conoció a su futura esposa.

Apocalipsis y transformación

El actor estuvo luchando durante muchos años con el alcoholismo, lo que destruyó su matrimonio y su vida familiar. “Los niños también se vieron afectados por esto”, recordó el actor. Ni la fama ni el dinero fueron capaces de proporcionar felicidad al artista.

Martin Sheen vivió una peculiar transformación vital en el plan de la legendaria película de Francis Ford Coppola Apocalypse Now [“Apocalipsis Ahora”].

Fue mostrada literalmente en una conocida escena, cuando el personaje principal de Willard interpretado por Sheen, estaba experimentando una crisis nerviosa.

El actor recordaba así esta escena: “Rodamos en un tiempo en que yo mismo bebía mucho. Ese día era justo mi 36 cumpleaños y ya desde la mañana tragaba mucho alcohol. Mi héroe Willard, a quien interpretaba, estaba por tercera vez en Vietnam, y también como yo se había convirtió en un alcohólico después del divorcio. Tuve que interpretar la soledad y el odio a mí mismo. Apenas aguantaba estar de pie. Empecé a girar alrededor de mi propio eje y en algún momento me golpeé contra el espejo. El director de la película Francis Ford Coppola trató de detenerme, pero la cámara lo había grabado todo. Sin embargo, no fue mi personaje quien se golpeó contra el espejo. Era yo quien estaba peleando con sus demonios. Pensé que esta escena no entraría en la película. La vi durante el estreno”, dijo el actor en una entrevista con The Guardian.

Hacia la fe

Martin Sheen tuvo un ataque al corazón. Fue a raíz de este incidente cuando decidió acabar con la bebida y dirigir su vida hacia la fe. “Mi familia, mis padres eran católicos, así que regresé a las raíces después de muchos años”, confesó el actor.

Sheen llevaba personalmente comida a las familias pobres, especialmente el Día de Acción de Gracias. También visitaba sistemáticamente a los enfermos en los hospitales, e incluso ayudaba en el lavado de platos en el hospicio.

En muchas declaraciones lamentaba el estilo de vida “libertina” de su hijo, Charlie Sheen, también actor, que se hizo famoso por su papel en la película Platoon [“Pelotón” en Hispanoamérica]. “No pierdo la esperanza de que algún día mi hijo encuentre el camino hacia Dios”, dijo.

Martin Sheen recibió la “Medalla Laetare” en la Universidad de Notre Dame por su actividad caritativa y por su actitud hacia la vida.

Esta distinción de la famosa Universidad católica se ha concedido desde el año 1883. Es una recompensa para los católicos cuyo “genio refina el arte y la ciencia, expresa los ideales de la Iglesia y enriquece el patrimonio de la humanidad”.

El rector de la universidad durante la ceremonia hizo hincapié en que Martin Sheen había utilizado su fama como actor para ayudar y ser un ejemplo para los demás.

Gracias al compromiso del actor, la sociedad pudo prestar atención a muchos problemas, sobre todo a la necesidad de apoyar y ayudar a los inmigrantes o personas sin hogar que no reciben ayuda de nadie.

Vale la pena añadir que Martin Sheen, quien en realidad se llama Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan, adoptó su nombre artístico en honor al arzobispo Fulton J. Sheen. El actor dice: “Cuando alguien me pregunta cómo me enfrento a los problemas diarios de la vida, respondo: no me separo del rosario”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.