Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconCuriosidades
line break icon

El ciervo, una mascota del bestiario bíblico

cerf vitrail

© P Deliss / Godong

Catedral de Notre-Dame de París, capilla del Santísimo Sacramento, vidrieras, San Félix de Valois, aparición del ciervo con la fuente de Cerfroid.

Philippe-Emmanuel Krautter - publicado el 17/08/19

La Antigüedad no tardó en conceder al ciervo una representación privilegiada. La nobleza de su porte y la valentía que demuestra en combate inspiraron particularmente a los hititas y su arte, antes de ocupar un lugar destacado en Grecia, Roma y también la Galia. Presente en el Antiguo Testamento, su sed por la Palabra lo ha hecho un animal común en el bestiario bíblico, mientras que en el Nuevo Testamento llega a asociarse al mismo Cristo. Una representación fértil, fuente de numerosas evocaciones, entre ellas cazas legendarias como la de san Huberto

Chauvet, Lascaux, Altamira… allá donde observemos arte rupestre y los primeros balbuceos de la cultura, el ciervo está omnipresente en el bestiario primitivo. Elemento central de la caza y objeto de culto, nunca dejó indiferente a ninguna de las primeras civilizaciones que sucedieron a la prehistoria.

Basta para convencerse visitar la hermosa exposición Reinos olvidados: del Imperio hitita a los arameos, actualmente en el Museo del Louvre, donde se constata la importancia del cérvido en las numerosas representaciones que se le dedican.

Cerf
© Julian Kumar / Godong

Museo Maurice Denis, Saint Germain en Laye, Francia. Maurice Denis, La leyenda de Saint Hubert.

Su vigor y el esplendor de su aspecto hacen de él un animal con aire derealeza asociado a divinidades veneradas.

Esta herencia cultural será adoptada por griegos y romanos: Acteón, al sorprender a Artemisa mientras se bañaba, fue transformado en ciervo. Esta metamorfosis no dejará de vincular el destino del animal y del hombre, al igual que depredador y presa.

Los celtas veneraban también al ciervo como divinidad, como con Cernunnos, “el cornudo”, un dios galo de poderoso aliento. Sus representaciones pueden encontrarse sobre todo en el Museo Cluny de París o en el famoso caldero de Gundestrup en Dinamarca, que aún hoy siguen fascinando la mirada del espectador.

El ciervo en el Antiguo Testamento

La fogosidad, la vitalidad y su bella presencia constituyeron los principales rasgos legados al universo bíblico. El ciervo se convertiría, pues, en uno de los animales del bestiario del Antiguo Testamento. El Salmo 42 es sin duda el más elocuente: “Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios”.

Esta sed insaciable de la Palabra divina será más que una simple metáfora superficial y la vitalidad que derivará de ella inspirará al profeta Isaías con estas palabras: “El tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa”.

Este animal, cuyo poderío sigue impactándonos hoy en día, ya tenía antiguamente la reputación de perseguir serpientes y devorarlas, cosa que contribuiría a su energía según Plutarco, Marcial y Lucrecio.

El arte romano precristiano parece así haber anticipado ese combate del bien contra el mal en numerosas representaciones elocuentes de ciervos destruyendo a serpientes en sus nidos.

El Cristo Ciervo

Aunque siempre impresionante por su bello porte, nuestra época ha olvidado un poco la importancia que reviste el ciervo en el bestiario bíblico.

Sin embargo, fue uno de los primeros animales reservados por la cristiandad y el Physiologus le dedicó un lugar destacado al compararlo con el mismísimo Cristo.

La leyenda dorada de Santiago de la Vorágine, en el siglo XIII, presenta extraordinarias leyendas medievales sobre esta metamorfosis de Cristo en ciervo, historias que haríamos bien en redescubrir, en especial las de san Huberto y san Eustaquio.

Eustaquio, antes de hacerse santo, se llamaba Plácido y salía a cazar con sus amigos. En una ocasión, vio un ciervo magnífico como ningún otro y se lanzó a su persecución. Llegados a una cima, el animal se volvió hacia el cazador y le ordenó que lo siguiera a las alturas en lugar de cazarlo.

Y entonces Cristo reveló su identidad antes de desvanecerse en una imagen deslumbrante de Cristo en la cruz, que terminó de convencer al cazador atónito. Plácido lo abandonó todo y entregó su vida a Cristo, había nacido san Eustaquio.

La leyenda de san Huberto se parece a la de san Eustaquio: Huberto, hijo del duque de Aquitania, se encontraba de caza un día de Viernes Santo cuando vislumbró un gran ciervo con una cruz entre los cuernos. El animal le ordenó que abandonara su vana pasión y siguiera los preceptos de Cristo.

Así nacía la leyenda de san Huberto, tan querida por los reyes. Patrón de los cazadores, san Huberto se celebra el 3 de noviembre de cada año y su representación ha inspirado desde entonces a los más grandes artistas.

Los animales de la Biblia y su simbolismo

Tags:
animalesbiblia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.