Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Andrés Apóstol
home iconViajes
line break icon

Torcoroma, la Virgen María que surgió del corazón de un árbol

TORCOROMA

Santuario Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma Ocaña

Vicente Silva Vargas - Aleteia Colombia - publicado el 16/08/19

Es devoción surgió hace 308 años en Ocaña, Oriente de Colombia, y se ha extendido a Bogotá, Cartagena, Barranquilla, Medellín y Cúcuta. El 16 de agosto es su fiesta

En Ocaña se afirma que el respeto a esta María Inmaculada va más allá de la devoción cristiana porque identifica a los nacidos en esta ciudad de más de cien mil habitantes, sin importar si son católicos o agnósticos o si tienen dinero o viven en la pobreza total, son pobres de solemnidad.

El diario La Opinión, de Cúcuta, capital de Norte Santander, departamento donde queda Ocaña, resume con claridad esta expresión religiosa y cultural: “La Virgen de Torcoroma es motivo de unión entre los ocañeros, estén donde estén… su aparición el 16 de agosto de 1711, no se discute, se celebra con gran pompa y regocijo y cada año sale en solemne procesión por las principales calles de la ciudad”.

La identidad de la región con su Virgen se debe a los múltiples testimonios que le atribuyen grandes milagros desde los primeros días de su hallazgo y a la curiosa leyenda sobre su aparición. Aunque ciertos documentos afirman que la imagen fue hallada en 1710 y solo se supo públicamente de ella al año siguiente, lo cierto es que fue encontrada por casualidad, en una montaña conocida con el nombre indígena de Torcoroma, a cinco kilómetros de la población.

TORCOROMA
Santuario Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma Ocaña

En ese lugar agreste —aseguran los historiadores locales— vivían los esposos Cristóbal Melo y Pascuala Rodríguez y sus hijos, Felipe y José, todos dedicados a la agricultura, en especial, al cultivo de caña de azúcar y la producción de miel. Justamente en búsqueda de una madera para fabricar un recipiente, los jóvenes hallaron “un árbol de olorosas flores” y al que luego de derribar con hachas, le retiraron su corteza. Al abrir la madera, señalan viejos documentos eclesiásticos, sintieron un aroma especial y en la medida en que retiraban trozos, “observaron en medio de grandes resplandores, una imagen de María santísima, mi señora, a modo de Concepción”.

La descripción de entonces coincide con la imagen que transcurridos más de tres siglos se venera hoy en Ocaña. Se trata de la Virgen de la Inmaculada Concepción labrada totalmente en madera a medio relieve, con las manos sobre el pecho, el rostro dirigido al cielo, una gran corona y parada sobre una media luna. La imagen no tiene matices ni colores diferentes a la tonalidad original de la madera descrita por sus descubridores.

Cristóbal y su familia conservaron el pequeño fragmento y durante un tiempo le rezaron el rosario. Sin embargo, las noticias del prodigioso hallazgo y las versiones de milagros a campesinos que padecían de lepra y otras enfermedades incurables se propagaron por la región y llegaron a oídos de la jerarquía eclesiástica que envió a un experto para que evaluara los testimonios y examinara a la Virgen.

El enviado de la curia, padre Diego Jácome Morinelli, comprobó que todas las versiones eran ciertas y a los pocos meses autorizó su veneración privada. Al mismo tiempo, en el sitio donde fue derribado el árbol de “olorosas flores”, brotó un manantial cuyas aguas cristalinas, según la creencia popular, tienen poderes curativos y purificadores.

En 1716 la Iglesia permitió que en el lugar de la aparición se levantara una capilla. Cinco años más tarde el obispo de Santa Marta, Antonio de Monroy y Meneses, autorizó su culto y dio el visto bueno para que la Virgen fuera trasladada al templo principal de Ocaña. Pasaron las décadas en las que sucedieron cosas extraordinarias en la vida de lo que hoy es Colombia y la Virgen de Torcoroma permaneció vigente en el imaginario de los católicos. Los levantamientos populares que condujeron a las guerras libertarias ni el cambio de un régimen colonial por uno republicano, ni las sucesivas guerras que desangraron al país, pudieron derribar la fe de los ocañeros.

Más fotos aquí (hacer click en galería): 

Una progresiva devoción

Dos santos de la Iglesia exaltaron a esta Virgen. Primero, el papa san Pío X quien en 1906 le concedió misa propia y la distinguió bajo la advocación de Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma. 57 años después, en 1963, el papa san Paulo VI la reconoció como patrona principal de la diócesis de Ocaña.

La Virgen Morena de Ocaña —como también es conocida— está presente en diversas parroquias de ciudades y pueblos de Colombia. En Bogotá, en una concurrida iglesia de norte capitalino, construida hace más de 50 años, los vecinos del barrio Santa Ana la veneran en un hermoso retablo un poco más grande que el original. En Cúcuta, en el barrio El Rosal, es muy popular la capilla de Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma.

En Barranquilla, en el Alto Prado, la parroquia conserva su nombre original, pero los fieles prefieren llamarla de una manera más sencilla: iglesia Torcoroma. En Medellín, la parroquia del barrio Villatina se llama Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Torcoroma, una denominación muy parecida a la que en Ocaña le dieron los primeros sacerdotes.

Una de las parroquias con mayor crecimiento está en el popular barrio Campestre, en Cartagena de Indias. Desde 1992, los vecinos veneran una réplica tomada de la figura de madera que se manifestó en 1711 y que en acción de gracias fue donada por un hombre secuestrado durante largo tiempo. La expansión de la parroquia María de las Gracias de Torcoroma es tan notable que los domingos miles de devotos de otros barrios y hasta de pueblos vecinos van hasta allá para alabar a Dios, pagarle promesas y pedirle favores a la Virgen. Por ese fervor tan notable, el arzobispo de Cartagena, Jorge Enrique Jiménez, la declaró recientemente santuario diocesano.

La pequeña imagen de madera del siglo XVIII que en 1981 fue robada con sus joyas de oro y esmeraldas por un hombre de nacionalidad argentina y luego recuperada por la policía en Barranquilla, está anclada a la identidad de la gente ocañera. Por eso, la cuidan como un tesoro y vigilan que nadie se atreva a tocarla en su nicho sagrado, en una pequeña capilla ubicada en la calle Real.


SEÑOR DE LOS MILAGROS

Te puede interesar:
El Milagroso de Buga en Bogotá, una devoción que crece todos los días


CAPITOLIO

Te puede interesar:
Capitolio Nacional, una joya arquitectónica colombiana construida en 80 años

Tags:
aparicionescolombiavirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.