Aleteia

Las falsas creencias y fake news más virales sobre alimentación

SOCIAL MEDIA
Shutterstock | Sasin Paraksa
Comparte

La temática relacionada con la nutrición supone más de la mitad de las fake news (noticias falsas), esto es algo preocupante porque puede tener consecuencias para la salud

Hoy por hoy la información la tenemos al alcance de la mano, gracias a internet, y los celulares inteligentes, pero sabemos también que no podemos confiar de todo lo que encontramos o nos llega a diario, ya que cada vez proliferan más noticias falsas, que nos hacen creer que son ciertas.

Esto era algo que se veía con frecuencia en campañas electorales en algunos países más que en otros, pero, actualmente ya han invadido muchos ámbitos entre ellos el de la alimentación. La temática relacionada con la nutrición supone más de la mitad de las fake news (noticias falsas), esto es algo preocupante porque puede tener consecuencias para la salud.

Por lo que es muy importante estar atentos a lo que leemos en la web, así como también a lo que nos envian por las distintas redes sociales, antes de compartir esa información que nos llegó, es nuestra responsabilidad comprobar si es fiable o no antes de continuar propagando noticias falsas.

¿Cómo? debemos buscar, si la fuente es confiable, quien lo escribió, si tiene evidencias científicas, o si es realizado por un profesional capacitado para ello.

Las noticias falsas en nutrición…

Las noticias falsas más frecuentes se relacionan con: alimentos supuestamente cancerígenos o peligrosos para la salud, se demonizan el azúcar de las frutas, la grasa de la leche, se asegura que hay una hora determinada para consumirse, nos muestran alimentos como salvadores o mágicos “superalimentos”, los cuales la gran mayoría son estrategias de marketing de productos que no son la base de una dieta saludable y son más costosos.

En España el Instituto Salud sin Bulos se encarga de detectar la desinformación y divulgar estas falsas creencias virales, es llevado a cargo por profesionales de la agencia de comunicación COM Salud y la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES).  Junto a profesionales de la salud han editado una guía de bulos en la alimentación que esta disponible para descargar en la web.

Veamos 5 de las falsas noticias virales que se destacan en la guía:

¿La fruta por la tarde altera a los niños por la cantidad de fructosa?

No, el azúcar no influye en el comportamiento de los niños, según la Academy of Nutrition and Dietetics . En cambio, la fructuosa en forma de azúcar añadido (no en frutas enteras), sí se relaciona con efectos adversos como alteraciones en el control glucémico, hiperuricemia (ácido úrico alto) y triglicéridos altos.

FOOD
Shutterstock | Evgeny Atamanenko

¿Con diabetes puedo comer fruta?

¡Claro que sí! La fruta tiene muchas vitaminas, minerales y fibra y también carbohidratos. Pero estos carbohidratos se deben contar (con la ayuda de un nutricionista) como parte de su plan de alimentación porque comer una fruta fresca o ensalada de fruta de postre es una excelente manera de darse un gusto dulce sano.

La Asociación Americana de Diabetes  recomiendan ingerir hidratos de carbono procedentes de verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y lácteos, evitando los que procedan de alimentos que contengan grasas, azúcares y sodio añadidos.

¿Es más sano el ECO que el convencional?

No. No hay evidencias de las diferencias entre la calidad nutricional de los alimentos ecológicos y los convencionales, ni que sean más sanos.

La normativa ECO se centra en el punto de vista medioambiental. Tanto uno como el otro tienen fitosanitarios autorizados (que en ninguno de los dos están en el alimento) y, en el caso de animales, ninguno de los dos tiene antibióticos u hormonas.

ORGANIC
Shutterstock | Irish_design

¿Es saludable comer legumbres de lata o bote o verdura congelada?

Sí, se pueden comer frutas, verduras y legumbres en todas sus formas, tamaños y métodos de conservación.

En el caso de legumbres de bote, pueden tener aditivos para mejorar el aspecto, pero eso no hace que el producto sea peor, los aditivos son seguros y ésta es una forma muy sencilla de facilitar la elaboración. Contienen también sodio para su conservación sodio, el que se puede disminuir considerablemente remojándolas en abundante agua.

Con respecto a la verdura congelada, pueden ser una muy buena alternativa rápida y sana que nos permite ahorrar tiempo en la cocina. La única técnica que se utiliza antes de congelarla es un escaldado previo que facilita fijar algunos nutrientes (y disminuyen algunos, sí) pero en ningún caso justifica que no se puedan comer.

¿Las frutas y verduras están modificadas genéticamente?

Modificado genéticamente o transgénicos, se refiere a un alimento al que se le incorporaron genes de otro organismo, como ser plantas, animales o microorganismos que han sido creados artificialmente- para obtener una característica determinada.

Con respecto a sí las frutas y verduras están modificadas genéticamente, la respuesta es no. Pero en el caso de que sí lo estuvieran no sería un problema, son seguros, y la humanidad lleva años modificando el material genético de vegetales y animales con sistemas como cruces, injertos o selecciones de especies.

FOOD
Shutterstock | conejota

“Los estudios que se han hecho en animales y en la composición química de cultivos (genéticamente modificados) GM no muestran diferencias entre los alimentos transgénicos y los convencionales que pueda implicar un mayor riesgo para la salud que el consumo de los convencionales”. 

¿Tiene que ver que todas las frutas y verduras parecen iguales en los supermercados? No, simplemente se seleccionan previamente para que así sea, luego de la recolección de frutas y vegetales, se lleva la cosecha a los almacenes y allí según criterios como tamaño, color, o defectos de la piel se seleccionan. De esta manera resultan más vistosas en el momento de la compra.

En otros países como Estados Unidos o Centro América, el uso de alimentos transgénicos está generalizado, podemos encontrarlos en productos importados porque vendrá especificado en la etiqueta si están en cantidades superiores a 0.9%.

Lo importante es informarnos, para contar las herramientas necesarias para alimentarnos lo mejor posible y ante la duda siempre consultar con un nutricionista que nos ayudará a sacarnos las dudas que nos generan noticias de las redes sociales a diario.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.