Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconCuriosidades
line break icon

El bestiario de la Biblia: el Unicornio

Philippe-Emmanuel Krautter - publicado el 12/08/19

Aparece en el Antiguo Testamento en numerosas ocasiones... ¿Cómo es posible? ¿Existía en la época de los profetas?

Un animal fabuloso que se remonta a tiempos antiguos. Contrariamente a lo que se podría creer, el unicornio está lejos de ser un animal nacido del imaginario medieval cristiano. El arte caldeo y mesopotámico, sin olvidar China y Oriente, también han proporcionado testimonios de este ser fabuloso con cuerpo de caballo, cabeza de ciervo y visiblemente dotado de un único cuerno, que caracteriza definitivamente al unicornio tal y como lo describiría Plinio el Viejo en su famosa Historia natural.

En el siglo II de nuestra era, Filóstrato lo presenta como un animal extraordinario que vive al borde de las marismas del río Fasis y cuyo ardor en combate no tiene igual.

El Antiguo Testamento y el unicornio

La Biblia hace mención varias veces al unicornio, aunque, bien es cierto, lo encontramos más o menos dependiendo de las traducciones. Es probable, en efecto, que este animal místico se confundiera también con un toro salvaje o un búfalo, cosa que explicaría las múltiples ambigüedades de las traducciones, que van desde el narval al rinoceronte pasando por el órix u otros antílopes.

La Septuaginta hace referencia a este animal con el término monoceros, “de un solo cuerno”, expresión que retomaría san Jerónimo para la Vulgata con la expresión unicornis y que derivaría luego en la palabra que conocemos.

El libro de los Números hace un paralelismo entre su poder y el de Dios, una fuerza que también subraya el Deuteronomio destacando sus temibles cuernos. Deberíamos añadir a estos textos las numerosas referencias que ofrecen los Salmos y el libro de Job.

public domain

Señora con el unicornio, Raphael, Galleria Borghese.

La leyenda entendida más allá de la Edad Media

Aunque la fisionomía del unicornio pueda ser plural según las fuentes, todas coinciden en su temperamento fogoso e indomable. Solo una virgen podía domar a este impetuoso animal irresistiblemente atraído por un corazón puro y un cuerpo virgen.

Este rasgo alimentaría el imaginario medieval, en particular con la famosa Dama y el unicornio, pero también con la Roman d’Alexandre, que relata sin miramientos los medios para capturar a la criatura y darle muerte gracias a este pérfido subterfugio…

La razón de su caza: que el cuerno del unicornio estaba dotado de sorprendentes virtudes curativas, curaba heridas, envenenamientos y otras enfermedades. Virtud esta que, en la vida real, se conjuró en el cuerno de un verdadero cetáceo que vive en los mares y que está dotado de una larga defensa en forma de cuerno retorcido, perpetuando así su leyenda mucho más allá de la Edad Media hasta el siglo XIX.

Poseer un cuerno de este raro animal era todo un orgullo para el gabinete de curiosidades de cualquier humanista.

public domain

"À Mon seul désir", La Dama del Unicornio, Museo Nacional de la Edad Media-Thermes y Cluny Hotel, París.

Un símbolo crístico

La teología también ha recurrido al unicornio, pero acudiendo a una imagen menos utilitarista que compara su poder al poder divino, como se hace inicialmente en el Antiguo Testamento. La Edad Media con Guillermo de Normandía o de Caumont completaría estas representaciones teológicas al unir la imagen crística con el unicornio y a María con la virgen.

Una eterna fascinación

La representación del unicornio por los artistas es infinita, desde tiempos antiguos hasta nuestros días. Subrayando ese vínculo indefectible entre el indómito animal y la mujer, aparece en los tapices medievales y también en la heráldica, de donde impulsará una profusión de blasones. Los pintores del Renacimiento prolongarían este legado de castidad, como con las representaciones delicadas de Rafael o de Luca Longhi.

En el siglo XIX, Gustave Moreau se atrevería a dotarlo de una gran erotización. Jean Cocteau le dedicaría un ballet en los años 50, seguido de artistas contemporáneos como Claude Rutault, Miguel Branco o incluso Nicolas Buffe, que perpetúan en obras a veces audaces la larga tradición de este fabuloso animal del que aún queda mucho por decir.

Tags:
animalesbiblia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.