Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El bestiario de la Biblia: el Unicornio

Comparte

No faltan calificativos para presentar al unicornio, un ser que desde siempre ha fascinado por su carácter misterioso, fabuloso e indomable. Aparece en el Antiguo Testamento en numerosas ocasiones, luego la Edad Media haría de él uno de los animales más singulares, símbolo de pureza y virginidad, como atestiguan los famosos tapices de ‘La dama y el unicornio’… El unicornio ha sabido atravesar los siglos alimentando leyendas hasta nuestros días, cuando continúa inspirando a los artistas

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Un animal fabuloso que se remonta a tiempos antiguos. Contrariamente a lo que se podría creer, el unicornio está lejos de ser un animal nacido del imaginario medieval cristiano. El arte caldeo y mesopotámico, sin olvidar China y Oriente, también han proporcionado testimonios de este ser fabuloso con cuerpo de caballo, cabeza de ciervo y visiblemente dotado de un único cuerno, que caracteriza definitivamente al unicornio tal y como lo describiría Plinio el Viejo en su famosa Historia natural.

En el siglo II de nuestra era, Filóstrato lo presenta como un animal extraordinario que vive al borde de las marismas del río Fasis y cuyo ardor en combate no tiene igual.

El Antiguo Testamento y el unicornio

La Biblia hace mención varias veces al unicornio, aunque, bien es cierto, lo encontramos más o menos dependiendo de las traducciones. Es probable, en efecto, que este animal místico se confundiera también con un toro salvaje o un búfalo, cosa que explicaría las múltiples ambigüedades de las traducciones, que van desde el narval al rinoceronte pasando por el órix u otros antílopes.

La Septuaginta hace referencia a este animal con el término monoceros, “de un solo cuerno”, expresión que retomaría san Jerónimo para la Vulgata con la expresión unicornis y que derivaría luego en la palabra que conocemos.

El libro de los Números hace un paralelismo entre su poder y el de Dios, una fuerza que también subraya el Deuteronomio destacando sus temibles cuernos. Deberíamos añadir a estos textos las numerosas referencias que ofrecen los Salmos y el libro de Job.

public domain
Señora con el unicornio, Raphael, Galleria Borghese.

La leyenda entendida más allá de la Edad Media

Aunque la fisionomía del unicornio pueda ser plural según las fuentes, todas coinciden en su temperamento fogoso e indomable. Solo una virgen podía domar a este impetuoso animal irresistiblemente atraído por un corazón puro y un cuerpo virgen.

Este rasgo alimentaría el imaginario medieval, en particular con la famosa Dama y el unicornio, pero también con la Roman d’Alexandre, que relata sin miramientos los medios para capturar a la criatura y darle muerte gracias a este pérfido subterfugio…

La razón de su caza: que el cuerno del unicornio estaba dotado de sorprendentes virtudes curativas, curaba heridas, envenenamientos y otras enfermedades. Virtud esta que, en la vida real, se conjuró en el cuerno de un verdadero cetáceo que vive en los mares y que está dotado de una larga defensa en forma de cuerno retorcido, perpetuando así su leyenda mucho más allá de la Edad Media hasta el siglo XIX.

Poseer un cuerno de este raro animal era todo un orgullo para el gabinete de curiosidades de cualquier humanista.

public domain
"À Mon seul désir", La Dama del Unicornio, Museo Nacional de la Edad Media-Thermes y Cluny Hotel, París.

Un símbolo crístico

La teología también ha recurrido al unicornio, pero acudiendo a una imagen menos utilitarista que compara su poder al poder divino, como se hace inicialmente en el Antiguo Testamento. La Edad Media con Guillermo de Normandía o de Caumont completaría estas representaciones teológicas al unir la imagen crística con el unicornio y a María con la virgen.

Una eterna fascinación

La representación del unicornio por los artistas es infinita, desde tiempos antiguos hasta nuestros días. Subrayando ese vínculo indefectible entre el indómito animal y la mujer, aparece en los tapices medievales y también en la heráldica, de donde impulsará una profusión de blasones. Los pintores del Renacimiento prolongarían este legado de castidad, como con las representaciones delicadas de Rafael o de Luca Longhi.

En el siglo XIX, Gustave Moreau se atrevería a dotarlo de una gran erotización. Jean Cocteau le dedicaría un ballet en los años 50, seguido de artistas contemporáneos como Claude Rutault, Miguel Branco o incluso Nicolas Buffe, que perpetúan en obras a veces audaces la larga tradición de este fabuloso animal del que aún queda mucho por decir.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.