Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La santa que fue madre de cuatro santos

EMMELIA
azbyka.ru
Comparte

Para muchos, después de la Virgen, es la representación de la santidad de la maternidad

Quizá no hayas oído hablar mucho (o nada) de ella pero sí de alguno de sus hijos. Emelia de Cesarea nació en Capadocia entre finales del siglo III y comienzos del siglo IV. Se casó con Basilio el Mayor y con él tuvo 9 hijos (algunos aseguran que fueron 10).

Toda su vida siguió el ejemplo de maternidad de María y, aunque a través de este camino forjó su santidad, es reconocida como tal tanto por la iglesia católica como la ortodoxa.

Su voluntad religiosa tuvo como consecuencia que cuatro de sus hijos también se convirtieran en doctores y teólogos de la iglesia hasta convertirse en santos. Sin embargo, cada uno tuvo una personalidad y aproximación a Dios diferente, demostrando que la santa les inculcó el camino religioso y les dio distintas herramientas, pero no les trazó una única ruta.

Uno de los más conocidos es San Basilio el Grande, quien fue un prominente clérigo de su época y hasta llegó a ser obispo de Cesarea. Además, formó el primer monasterio que hubo en Asia Menor.

Otro fue Gregorio de Nisa que, junto a su hermano Basilio, es considerado uno de los Padres Capadocios.

También está Pedro de Cesarea, que llegó a ser obispo de Sebaste; y por último, Macrina la Joven, con quien Santa Emelia pasó gran parte de su vida en oración en un convento luego de que falleciera su esposo y hasta su muerte.

Para muchos, después de la Virgen, es la representación de la santidad de la maternidad. Una mujer que vivió su vida con virtudes y que, mediante la educación, pero sobre todo el ejemplo, guió e inspiró a todos quienes la rodeaban (especialmente sus hijos) a seguir la ruta de la cristiandad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.