Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La profecía del cardenal Newman sobre una Iglesia líder moral ante el discurso del odio

POLITICIAN
Shutterstock | wake
Comparte

La política y los líderes del odio no vencerán. El próximo santo de la Iglesia Católica tiene palabras proféticas para explicar la perplejidad en los creyentes que los “malvados prosperan, mientras que los siervos de Dios parecen fracasar”

El papa Francisco renovó su llamamiento a favor de una Iglesia “sin fronteras”, “madre de todos”, capaz de atender a los problemas de las personas. Repasando los “Hechos de los Apóstoles”, el Pontífice recordó el trato de Jesús con un mendigo: “Aquí vemos el retrato de una Iglesia que mira al que está en dificultad para crear relaciones significativas, puentes de amistad y solidaridad”. Y añadió más tarde: “No lo olvidemos, la mano siempre tendida“, instó en el Aula Pablo VI del Vaticano, el 7 de agosto.

Llanto, perplejidad y desolación ha dejado la masacre de 22 personas en un Walmart en El Paso, Texas, el sábado, 3 de agosto. El odio alzó la bandera en la colina. De hecho, en un panorama más amplio, la intolerancia, la división, la sospecha y el cinismo parecerían tendencia global. El populismo usa el discurso del odio para atraer con éxito a las clases populares marginadas, resentidas y confundidas. El Brexit en Inglaterra, el supremacismo blanco en Estados Unidos, las nuevas leyes de seguridad en Italia que condenan probablemente a morir ahogados en el mar Mediterráneo a los desesperados de la migración forzosa africana que sueñan con llegar a Europa.

En este contexto, las palabras del Beato John Henry Newman (1801-1890), iluminan la reflexión inspirada en el Evangelio (San Mateo 16,13-23): “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no la derrotará“. El cardenal, convertido al catolicismo que será canonizado por el papa Francisco el próximo 13 de octubre de 2019 alienta con un mensaje que parece escrito para nuestros días cuando indica que suscita perplejidad en los creyentes que los “malvados prosperan, mientras que los siervos de Dios parecen fracasar”. 

Te puede interesar: El Papa aprueba su milagro pro vida: el card. John Henry Newman será santo

El teólogo fundador del Oratorio en Inglaterra, en un sermón escrito ya hace más de un siglo y medio, recuerda que el mal parece tener ya ganada la batalla desde los tiempos del Evangelio. Pero, explicó: “La Iglesia tiene este privilegio especial, que no posee ninguna otra religión, a saber, que habiendo sido fundada desde la primera venida de Cristo, no desaparecerá hasta que Él vuelva otra vez”. 

Newman indica que “el combate entre la Iglesia y el mundo, es así: parece que cada día el mundo le gana terreno a la Iglesia, sin embargo, es la Iglesia la que en realidad se lo gana al mundo. Sus enemigos están siempre triunfando, aparentemente dejándola como vencida, y sus miembros se desaniman con frecuencia, sin embargo, la Iglesia permanece…”. 

De esta manera, muestra que las ideologías caen, los imperios, las naciones se extienden y se reducen; “las coaliciones, los partidos, las ligas, las ocupaciones, las corporaciones, las instituciones, las filosofías, las sectas y las herejías se fundan y después desaparecen. Tienen su tiempo, pero la Iglesia es eterna. Sin embargo, en su tiempo, parecen tener una gran importancia…”. 

Las palabras del próximo santo de la Iglesia católica son esperanza en estos tiempos, especialmente cuando se pone a prueba la fe y la opción preferencial por los más débiles. Pues, el cardenal inglés sostiene, “no vemos el futuro; no vemos que lo que parece tener éxito ahora y crece más, no durará mucho tiempo”. 

“Hoy – prosigue Newman – vemos filosofías, sectas y clanes extenderse, florecientes. La Iglesia aparece pobre e impotente… Rogamos Dios, para que nos instruya: necesitamos que nos enseñe, estamos muy ciegos”. Además, rememora pedir a Dios como lo hicieron los discípulos en tiempos de persecución: “aumenta nuestra fe” (Lc 17,5). 

Entonces, Newman recuerda la promesa para nuestros días y para todos los hombres y mujeres de fe: El poder de la muerte no derrotará la Iglesia y su mensaje de amor. “Cualquiera que sea la perplejidad que el mundo nos inspira…, vayamos a él con un espíritu puro y sincero”. Si, porque el odio confunde y gana cuando gana adeptos, partidarios, precursores.

Así, el liderazgo de la misericordia trasciende los tiempos oscuros y revitaliza la humanidad con la esperanza de poder cambiar las cosas, incluso a través de la política, la forma más alta de caridad e instrumento del bien común, así como ensaña también el papa Francisco.

Por eso, pidió recientemente, una Iglesia, pobre, “una casa de puertas abiertas”, en un momento en el cual el mundo está muy agitado por la cuestión del racismo, la xenofobia y el odio.

Y en Newman,  inspirado en el Evangelio, encontramos la profecía del anuncio de qué el mal no vencerá, pues todo lleva a Dios, incluso la política verdadera y las obras del bien hechas en el silencio y sin querer gloria, sino trabajando por la unidad, el rechazo a la violencia y el deseo de considerarnos una única familia humana al servicio del prójimo y de la voluntad de Dios.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.