Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cinco años después, la situación aún es delicada para los cristianos en Irak

Shutterstock
Comparte

El arzobispo de Erbil advierte sobre la presencia continua de grupos extremistas islamistas

Cinco años después de que los cristianos huyeran de sus hogares en el norte de Irak, y dos años después de la derrota militar de los merodeadores del Estado Islámico que los expulsaron, todavía hay esperanza de que los cristianos puedan regresar a sus hogares. Pero la existencia de grupos extremistas y la lucha entre las fuerzas que prevalecieron sobre el ISIS aún genera tensión.

“Todavía hay grupos extremistas, cada vez más numerosos, que sostienen que matar cristianos y yazidíes ayuda a la difusión del Islam”, dijo el arzobispo caldeo Bashar Warda de Erbil en una entrevista a Ayuda a la Iglesia Necesitada, una agencia papal que ha estado ayudando a los cristianos de Irak. “Al adherirse estrictamente a la enseñanza coránica, prescriben el estatuto de dhimmi, o ciudadanía de segunda clase, para las minorías, lo que permite la confiscación de bienes y la aplicación del impuesto islámico jizya“.

El ISIS fue expulsado de su último bastión en Baghuz en Siria en marzo después de una campaña militar multinacional de grandes proporciones, señaló la BBC. Antes de eso, ya había sido expulsado de  Mosul en julio de 2017. Pero ese no es el final de la historia, advirtió el arzobispo Warda.

“La derrota de ISIS no ha visto la derrota de la idea del restablecimiento del Califato”, dijo. “Esta noción ha sido despertada y ahora está firmemente implantada en las mentes de todo el mundo musulmán. Y con esta idea del Califato surgen todas las estructuras históricas formales de desigualdad intencional y discriminación contra los no musulmanes. No solo hablo aquí de Iraq. Vemos líderes en otros países en el Medio Oriente que claramente están actuando de una manera consistente con el restablecimiento del Califato”.

Según él, depende del “mundo musulmán mismo” provocar un cambio de mentalidad. “Vemos pequeños comienzos, tal vez, de este cambio en Egipto, en Jordania, en Asia, incluso en Arabia Saudita”, dijo el arzobispo. “Ciertamente, queda por ver si es un cambio sincero”.

“Perdonamos a los que nos asesinaron, nos torturaron, nos violaron y trataron de destruir todo lo que nos rodea. … Y así les decimos a nuestros vecinos musulmanes, ‘aprendan esto de nosotros. Permítannos ayudarles a sanar. … Curemos juntos nuestro país herido y torturado'”.

Según él, al dar testimonio diario de las enseñanzas de Cristo, los cristianos en Iraq pueden “proporcionar un ejemplo vivo a nuestros vecinos musulmanes de un camino hacia un mundo de perdón, de humildad, de amor, de paz”.

“Estoy hablando de la verdad fundamental del perdón que los cristianos de Iraq podemos compartir, y compartir desde una posición de claridad moral históricamente única”, dijo Warda. “Perdonamos a los que nos asesinaron, nos torturaron, nos violaron y trataron de destruir todo lo que nos rodea. Los perdonamos. … Y así les decimos a nuestros vecinos musulmanes, ‘aprendan esto de nosotros. Permítannos ayudarles a sanar. Sus heridas son tan profundas como las nuestras. Sabemos esto. Oramos por su curación. Curemos juntos nuestro país herido y torturado”.

Pero, advirtió, el cristianismo en Iraq “está peligrosamente cerca de la extinción”. La población cristiana de Iraq ha caído de aproximadamente 1,5 millones antes de 2003, o el 6% de la población de Iraq, a aproximadamente 250.000 en la actualidad.

Mientras tanto, las tensiones entre el gobierno iraquí en Bagdad y las fuerzas afiliadas a Irán que lo habían estado ayudando a combatir a los extremistas en el norte de Irak parecen estar creciendo.

“En los últimos días, la llanura de Nínive se ha convertido en el escenario de un tira y afloja insidioso entre el ejército iraquí y los milicianos de Hashd al-Shaabi, las fuerzas de movilización popular, formadas principalmente por grupos paramilitares chiítas y considerados cercanos a Irán”, dijo Fides. Según informan las agencias de noticias informó. “Las tensiones latentes explotaron después de que el ejército iraquí trató de tomar el control efectivo de todos los puntos de control en el área, aún controlados en gran medida por la milicia de las Fuerzas de Movilización del Pueblo”.

Las tensiones estallaron el lunes, con miembros de las fuerzas de movilización arrojando piedras y objetos contundentes a los soldados iraquíes y bloqueando las carreteras principales que conectan Mosul con otras regiones, según el informe.

“La situación sigue siendo tensa y circulan rumores contradictorios”, dijo Fides. “Los enfrentamientos entre el ejército y los partidarios de las milicias que operan en el área confirman que la llanura de Nínive sigue representando un área inestable, sobre todo desde el punto de vista de la seguridad. Este factor también complica el esperado regreso al área de las decenas de miles de cristianos que, en la noche del 6 al 7 de agosto de 2014, se vieron obligados a abandonar sus aldeas en la llanura de Nínive, antes del avance de los milicianos yihadistas del ISIS”

John Hannah, miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias y ex asesor de seguridad nacional del vicepresidente Richard B. Cheney, explicó la delicada situación en un artículo en Política Exterior:

En total, el PMF cuenta con unos 130,000 a 150,000 combatientes. Los grupos directamente responsables ante el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica constituyen una porción significativa de esa fuerza y ​​son, con mucho, su elemento más poderoso. Estos incluyen las milicias terroristas designadas por los Estados Unidos Kataib Hezbollah y Hezbollah al-Nujaba, así como la Organización Badr y Asaib Ahl al-Haq. A raíz de la Guerra de Irak de 2003, varios de estos grupos trabajaron mano a mano con el IRGC para matar a más de 600 soldados estadounidenses. También intimidaron, extorsionaron, aterrorizaron, torturaron y mataron sistemáticamente a miles de civiles iraquíes con el objetivo de obligar a la población a doblar la rodilla ante su visión de un Iraq islamista pro iraní…

Los funcionarios estadounidenses se enfrentan a una realidad desagradable. Los hechos son bastante claros. Estados Unidos considera que el gobierno iraquí es un aliado importante, y proporciona a sus militares miles de millones de dólares de apoyo y equipo avanzado. Pero ese mismo socio ha dado la bienvenida a un grupo de milicias respaldadas por Irán, todos enemigos jurados de los Estados Unidos, algunos grupos terroristas reconocidos, y la mayoría con sangre estadounidense en sus manos, en las fuerzas de seguridad iraquíes como un ejército paralelo en gran medida independiente. El gobierno iraquí ahora financia generosamente a esos grupos a través del presupuesto nacional.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.