Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Con la maternidad, el cerebro de la mujer se vuelve más sofisticado

Comparte

Ante la enorme sobrecarga emocional que viene con el nacimiento de un niño, tranquilizamos a las madres: el cerebro se convierte en un verdadero equipo, en el que las partes más vinculadas al instinto colaboran con las del pensamiento complejo

Directamente de uno de nuestros Laboratorios de Neurociencia favoritos, nueva información para ustedes: llena de inspiración para las futuras madres y las nuevas madres (y quienes les rodean).

Hace dos años, la investigadora Elseline Hoekzem y su equipo nos ofrecieron una imagen precisa de los cambios estructurales que ocurren en el cerebro de una mujer durante el embarazo y de cómo estos están estrechamente relacionados con sus nuevos desafíos de la vida como madre. Te los hemos contado en esta publicación, y junto a ti nos sorprendieron las superpotencias que el cerebro puede adquirir.

Y si decimos superpoderes, realmente queremos decir superpoderes: el cerebro después del embarazo ve el mundo de una manera completamente diferente respecto a antes, y ayuda a la madre a sentir las necesidades de su hijo realmente en el fondo de su ser (el de las ciencias exactas, no solo ese tan bonito de las emociones evanescentes).

Ahora, el mismo grupo de neurocientíficos está examinando cómo se relacionan estos cambios con la salud mental, en particular la depresión y la ansiedad posparto y la psicosis puerperal. Estas condiciones patológicas, que lamentablemente están mucho más extendidas de lo que podemos imaginar, ofrecen ideas muy útiles también para aquellos que afortunadamente no las padecen. ¡Después de todo, aprender a usar nuevos superpoderes es un trabajo duro para todos!

El artículo completo de Barba Müller y sus colegas ilustra una gran cantidad de investigación que tiene implicaciones prácticas muy concretas en la vida cotidiana de todas las madres y recién nacidos. Si hablas un poco de inglés, ¡no pierdas la oportunidad de leerlo todo! Por si acaso, a continuación, resumimos los puntos esenciales que todos debemos tener en cuenta.

1
Emociones de emociones

Un bebé no puede regular sus emociones.

La falta de sueño dificulta que los adultos regulen sus emociones. Esto significa que es fácil encontrarse con una sobrecarga emocional considerable, que a menudo resulta en la sensación conocida para todos de navegar de una crisis a la siguiente, con la poca ayuda sólida de cafeína y azúcar (lo hemos pasado, lo sabemos) Rutheford y sus colegas muestran que la madre, para ayudar a su hijo a integrar sus emociones, primero debe ser capaz de regular las suyas propias, y coordinarlas con pensamientos, acciones e interacciones.

Esto no significa aprender a no sentir emociones. Eso sería imposible o francamente poco saludable. Pero, ¿y si aprendiéramos a notar la emoción? Darnos cuenta de nuestra…  digamos, un poco de sorpresa (ok, es un eufemismo) … por la total falta de consideración de nuestro hijo y de lo irrazonable que parece su protesta / petición.

¿Qué pasa si aprendemos a tomar ese sentimiento de frustración como una señal de pausa? Podríamos aprender a usar ese momento como una oportunidad para mirar a otro lado, por un momento: para mirar fuera del caos de las emociones, las nuestras y las de nuestro hijo. Podríamos pedirles a los que nos rodean que eviten lanzarse a pescar en nuestro caos emocional y en el de nuestro hijo agregando los suyos o aportando sugerencias prácticas para soluciones a corto plazo a problemas tras problemas. Podríamos pedirles que nos ayude a recuperar distancias y tomar el aliento que necesitamos.

Podría ser la oportunidad perfecta para ver bien nuestras necesidades y esquemas (patrones) emocionales, comprenderlos, ver cómo podemos manifestarlos en nuestras vidas y vivirlos al máximo en nuestra relación con el resto de la familia. Y podemos encontrar que comenzar a ocuparse de esto puede hacer que las locuras y necesidades de nuestro hijo parezcan menos intolerables.

¿Y tal vez descubriremos que hemos podido ofrecer un mejor modelo de regulación emocional? ¿Quizás reaccionaremos de manera diferente a la misma solicitud, mientras nuestra necesidad emocional personal adquiere un significado más claro en nuestra cabeza? Probablemente un poco de ambos.

2
Un cerebro que trabaja en equipo

Ser madre significa saber cómo usar la parte más sofisticada de nuestro cerebro (como la inteligencia social, que nos permite atribuir estados mentales a nosotros mismos y a los demás) mientras respondemos a los impulsos más básicos de la parte del cerebro que tenemos en común con los otros mamíferos (lo que nos hace alimentar a nuestros cachorros, por ejemplo). ¿Qué quiero decir en la práctica?

  • Cambio de pañales y gestión óptima de horarios familiares
  • Mimos y encontrar la propia identidad
  • Nutrición infantil 24/7 y mediación familiar
  • Crianza Infantil y Gestión de la carrera profesional

Una madre casi siempre tiene que manejar todos estos aspectos, moviéndose rápidamente los recursos de una parte del cerebro a la otra. Con una sonrisa y sin kilos de más, gracias.

Nada que decir contra sonrisas y cuerpos sanos, pero seamos sinceros: ciertas cosas son más importantes que otras. Y hacer el mejor uso de nuestros cerebros para nuestro propio bien y el de nuestros pequeños parece un punto bastante alto en la escala de importancia. Young y sus colegas nos dicen que cuando las regiones prefrontal y subcortical tienen un buen cruce, la madre muestra un comportamiento más adaptativo hacia su bebé.

¿Qué significa exactamente? Las áreas prefrontales son aquellas involucradas en todo lo que viene después del Y en la lista de arriba. Las regiones subcorticales, por otro lado, se ocupan de lo que viene antes – en resumen, las necesidades básicas.

Algunos ejemplos de comportamiento adaptativo son: una sensibilidad aguda a la voz del niño, pensamientos positivos sobre la crianza de los hijos, una relación madre-hijo de buena calidad o una hostilidad reducida. Entonces, ¿qué significa eso? Significa que somos mejores madres (¡y nos gusta más ser madres!) cuando las diferentes partes de nuestro cerebro trabajan juntas como un equipo. Ser inteligente no será suficiente. Y no será suficiente seguir nuestros instintos. Podemos ser (¡debemos ser!) tanto seres sofisticados como animales.

  • Delicadas y Fieras
  • Alertas y tranquilizadoras
  • Receptivas y estimulantes
  • Aceptadoras y alentadoras

Sinceramente, ¿se te ocurre algo más que lleve la esencia del ser humano a la máxima expresión?

Aquí el artículo original (en italiano) de Il Parto Positivo

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.