Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La serpiente, el primer animal del largo bestiario de la Biblia

© Fred de Noyelle / Godong
Comparte

La serpiente está omnipresente en la Biblia, empezando por el célebre episodio del Génesis. Unas veces malvada y otras beneficiosa, es protagonista de maldiciones o de curaciones, según los pasajes. Este primer animal del bestiario bíblico presenta una inestimable riqueza a lo largo de todo el Antiguo y del Nuevo Testamento, de la serpiente tentadora pasando por la serpiente de bronce y sin olvidar el símbolo de Satán… ¡un tema muy apropiado a la entrada de la Cuaresma!

Un animal tentador. Si existe un animal próximo al hombre, este es, paradójicamente, ¡la serpiente! Esta cercanía puede sorprender al lector, pero si entendemos literalmente la Biblia, es la serpiente el primer animal que aparece en el largo bestiario de la historia sagrada, junto a Eva en el libro del Génesis.

Aparece como un animal complaciente, astuto y tentador, no como un reptil peligroso que evitar, como podrá aparecer más adelante. El Génesis expresa, en efecto, que “la serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho”.

Y precisamente con un ardid invita el animal a Eva a comer del fruto del árbol del conocimiento que Dios había prohibido bajo pena de muerte. La serpiente, maliciosa y pérfida, sembró la duda: “No, no morirán. Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal”, dando comienzo así al gran relato…

Public Domain
TITIAN; La caída de la humanidad

La serpiente condenada

Después de este episodio, al juicio contra la serpiente no cabía apelación: “Por haber hecho esto, maldita seas entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo. Él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón”.

Después, la imagen de la serpiente quedó asociada a la del pecado, la tentación y el diablo. Este animal, cuya astucia lo aproxima al hombre, se convertirá también en su principal enemigo. El diablo se encarnará en este reptil que se arrastra por el suelo, oculto en los recovecos, siempre dispuesto a sorprender y a morder.

Aunque el animal gozó de una mejor imagen la mayor parte del tiempo en el mundo antiguo, como animal sanador entre los griegos y los romanos, símbolo también de la vida y de la Madre Tierra, su destino funesto había quedado sellado con el relato del Génesis… o bueno, no del todo.

La serpiente de bronce protectora

Y es que, curiosamente, surgirá una imagen del todo favorecedora de la serpiente en dos episodios del Antiguo Testamento asociados a la vida de Moisés. El primero, cuando reclama en varias ocasiones al Faraón la liberación de su pueblo de la esclavitud.

Entonces, se produce una batalla de magia, según relata el libro del Éxodo, durante la cual el cayado de su hermano Aarón se transforma en serpiente y se enfrenta a los otros bastones de los magos del Faraón, convertidos a su vez también en serpientes por las artimañas de los hechiceros. Sin embargo, la serpiente de Aarón devoró a todas las demás, como signo de protección y omnipotencia de Dios hacia Israel.

El segundo episodio se evoca en el libro de los Números. El pueblo, ya liberado de la esclavitud, erraba por el desierto y terminó por protestar contra Dios y Moisés, añorando Egipto. “Entonces el Señor envió contra el pueblo unas serpientes abrasadoras, que mordieron a la gente, y así murieron muchos israelitas”, cuenta la Biblia.

Arrepentidos, los israelitas imploraron a Moisés que intercediera ante el Señor, que le ordenó: “Fabrica una serpiente abrasadora y colócala sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado”.

Desde entonces la serpiente ya no es solamente el animal por el que se muere, sino que se convierte también en aquel por el que se revive, un emblema de hierro, o bronce, antaño asociado al dios Mercurio y que encontramos a día de hoy en el símbolo del caduceo médico.

MOISE AARON
Domaine Public
Imagen de "Moisés y Aarón ante el faraón", también conocida como "Moisés cambiando la serpiente del personal de Aarón", por Nicolas Poussin, 1647.

Una representación ambigua

Como ya hemos visto, el destino de la serpiente en la Biblia tiene más matices de lo que parecía a primera vista. Además, tampoco era extraño verla decorar muchas cruces de obispos de la Edad Media, envolver una cruz o figurar en un lugar de honor como el de la basílica de San Ambrosio en Milán.

La serpiente sería a veces incluso el símbolo de Cristo y ya no del demonio con un culto que llega a adorar al animal durante las ceremonias de ciertas sectas gnósticas. Y aunque continuemos llamando “lengua viperina” –es decir, de víbora– a alguien que maldice o habla con mordacidad, el animal rastrero no ha dejado de lograr que se hable de él…. ¡para bien o para mal!

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.