Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La iglesia italiana que parece estar suspendida en el aire

MADONNA DELLA CORONA; VERONA
Comparte

El "Santuario della Madonna della Corona" fue tallado en una montaña con vistas a un espectacular acantilado sobre el lago de Garda

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La mayoría de los turistas vienen a Verona, en el norte de Italia, para admirar el balcón de fama mundial presentado en Romeo y Julieta de Shakespeare. Pero no muchos visitantes saben que a pocos kilómetros al norte de Verona se encuentra una de las iglesias más singulares de Europa.

El “Santuario della Madonna della Corona”, literalmente el Santuario de María de la Corona, fue construido en 1530, tallado en la roca del monte Baldo en los Alpes Gerdeneses. En su lugar aferrado al acantilado sobre el lago de Garda, parece que está suspendido en el aire.

Los orígenes de la Iglesia del Monte Baldo, como la llaman los lugareños, se remontan al siglo XIV, cuando las formaciones de cuevas naturales comenzaron a atraer a hombres santos que buscaban pasar períodos de reflexión y oración.

En 1530, cuando se construyó la primera estructura de la iglesia actual, solo se podía llegar a ella por un pequeño pasaje que colgaba por el acantilado. Durante mucho tiempo, solo los creyentes más aventureros se atrevieron a llegar a la iglesia. De hecho, uno de los nobles locales decidió marcar su dedicación a la iglesia de difícil acceso dejando una estatua de piedra de 70 cm de altura que todavía lleva el nombre de su familia.

Durante los últimos 500 años, los lugareños han tratado de hacer que esta iglesia aparentemente suspendida sea más accesible. Primero, construyeron un puente de madera en el fondo del valle para que los visitantes ya no tuvieran que cruzar un río para llegar allí. Luego, durante el siglo XVI, construyeron dos grandes escaleras que conducían a la iglesia, evitando que la gente caminara por un sendero rocoso y ventoso.

Para 1625, a medida que más y más peregrinos acudían en masa a este remoto rincón del norte de Italia para visitar la iglesia, los locales decidieron construir una estructura más grande ubicada a 13 pies sobre la primera iglesia, que se incorporó al presbiterio de la nueva iglesia.

La iglesia permaneció intacta durante las dos guerras mundiales que asolaron la región en el siglo XX; sin embargo, sufrió daños graves debido al desgaste. En 1974, el obispo local Giuseppe Carraro le pidió a Guido Tisato que restaurara la iglesia. Tosato decidió demoler la construcción existente para construir una nueva basada en cimientos más sólidos.

En 1978 la nueva iglesia fue consagrada por el obispo Carraro y en 1982 entró en la lista de “basílicas menores” de Italia. Pero lo que se puede considerar el punto culminante de su historia de 500 años ocurrió en 1988 cuando el Papa Juan Pablo II visitó la basílica y dirigió a los creyentes en un servicio colectivo de oración a la Virgen de la Corona.

Planifique una visita: desde Verona, tome un tren local hasta Peschiera del Garda y luego autobuses (483, 476) a Spiazzi. Verá letreros que indican el comienzo del camino hacia el “Santuario della Madonna della Corona”. Las peregrinaciones guiadas se pueden reservar a través de este sitio web.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.