Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEstilo de vida
line break icon

10 actitudes para ser una persona alegre y divertida

girl authentic smile

By Bricolage/Shutterstock

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 01/08/19 - actualizado el 21/02/20

No podemos forzar la alegría, pero podemos prepararle el terreno

La alegría es algo más que el placer o la felicidad: ella nos hace enteros. Llena nuestra mente, cuerpo y corazón. Nos lleva a bailar, cantar y reír. La alegría pinta el universo con muchos colores.

Y está claro que la alegría no puede ser forzada, pero cultivar ciertas actitudes diariamente puede favorecer la alegría, y eso dará una calidad nueva a toda nuestra existencia.

Abre tu corazón

Abrir nuestro corazón significa estar abierto a todo lo que hay de bueno en los demás y en el mundo. Al mismo tiempo, significa aceptar un cierto nivel de vulnerabilidad. Necesitamos vigilar nuestro corazón para discernir entre los pensamientos y sentimientos buenos y malos. Los pensamientos saludables tran paz y alegría; los malos llevan a trastornos e infelicidad.

Aprovecha las cosas sencillas de la vida diaria

Muchas veces, las experiencias corrientes pueden llevar a la alegría cuando revela, aunque sea sutilmente, la gloria y la bondad de Dios. Todos hemos tenido este tipo de experiencia, cuando nos emocionamos con la belleza del mar, la sonrisa de un bebé, una gloriosa puesta de sol o la inmensidad de un bosque. Aprender a apreciar la bondad y la belleza de las personas y de las cosas a nuestro alrededor, prestando atención al momento presente, puede ser una fuente de admiración y de alegría.

Estar presente en el momento

Estar totalmente implicados en lo que estamos haciendo – como si fuese lo más importante del mundo – nos ayuda a tender a la verdadera alegría. Muchas veces pasamos tiempo lamentando el pasado o preocupándonos por el futuro, pero la única manera de rescatar el pasado y de garantizar un futuro mejor es actuar en el momento presente. Es ahí donde tenemos que concentrarnos.

Sé confiado en la vida

La palabra “confianza” viene del latín: “con” y “fides” (“fe”). La confianza es, por tanto, un acto de fe: creer en el otro y en la vida. Cultivar esa actitud significa intentar amar la vida como es, con sus altos y bajos, sus momentos de felicidad y tristeza. Significa confiar en la providencia de Dios, incluso cuando no entendemos por qué suceden algunas cosas.

Ama sin pedir nada a cambio

El amor altruista – que consiste en alegrarse con la felicidad de otras personas – es una fuente de verdadera alegría. Cuando queremos hacer felices a los demás, tenemos muchas oportunidades de ser felices nosotros mismos. Y así, respondemos a las necesidades diarias de las personas a nuestro alrededor con actos de generosidad, servicio y amor, no importa lo pequeños que sean.

Ser creativos

Al cultivar nuestra creatividad, experimentamos una conexión con la imagen y semejanza de Dios, el Creador. La creatividad no es sólo para artistas profesionales. Todos nosotros podemos ser creativos todos los días, en nuestras actividades y hobbies comunes. Todos podemos volvernos más creativos y volver nuestras vidas una obra de arte, usando nuestra imaginación y no dejándonos dominar por la rutina en nuestro trabajo, en nuestras relaciones, etc.

Practicar la gratitud a diario

Las personas agradecidas – que hacen lista de sus bendiciones diarias, escriben notas de agradecimiento o sólo dicen “gracias” – experimentan más emociones positivas. Es particularmente útil ser agradecidos incluso en los momentos difíciles, reconociendo que la adversidad también puede ser una bendición, reconociendo la mano providencial de Dios en todas las cosas. Esto nos ayuda a levantar la mirada de nosotros mismos y a reconocer la bondad de las personas que nos rodean, además de a enfocar en lo positivo de cada situación.

Aprender a aceptar

Paradójicamente, ante dificultades o pruebas para las que no podemos encontrar cualquier solución, si aceptamos las cosas como son, podemos encontrar alegría y consuelo, no solo resignación. Necesitamos aceptar que no tenemos el control de todo lo que sucede en nuestras vidas, o estaremos en un estado de constante estrés. Necesitamos confiar en Dios, hacer lo que está en nuestras manos y aceptar la incertidumbre, sabiendo que el resultado puede ser mejor para nosotros de lo que esperamos, aunque no siempre sea lo que esperábamos.

Perseverar

La perseverancia en nuestras empresas es casi siempre una fuente de alegría. Superar obstáculos puede exigir un esfuerzo doloroso, pero hace el resultado mucho más precioso y satisfactorio. La perseverancia nos ayuda a elevarnos por encima de nosotros mismos, lo que tiene valor independientemente del resultado material de nuestros esfuerzos. ¡Es aquí donde vemos que la alegría es realmente diferente del consuelo!

Practica el silencio y escucha a Dios

La meditación – dejar de lado el mundo exterior, nuestras preocupaciones y nuestras ansiedades para concentrarnos en la presencia de Dios – nos trae paz y serenidad que calma nuestra agitación interior. No necesitamos usar palabras para comunicarnos con Dios; Él nos habla en silencio, en nuestro interior. Experimentar la presencia de Dios y dejarle que ilumine nuestra mente y corazón significa tener contacto con la fuente y el significado de nuestra existencia, el Creador que nos ama. No hay alegría mayor que experimentar, conocer y amar a Dios; esta es la alegría del mismo Cielo, la visión beatífica, y en la oración podemos experimentar por lo menos un pequeño sabor de eso.

Tags:
alegriavalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.