Aleteia

Muere la primera dama de Uruguay, mujer de fe y devota de María Auxiliadora

TABARE VAZQUEZ
TONY GENTILE | AFP
Comparte

María Auxiliadora Delgado, esposa del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, falleció a los 82 años

A través de un escueto comunicado la Presidencia de Uruguay anunció este miércoles el fallecimiento de María Auxiliadora Delgado, primera dama y esposa del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

Tenía 82 años y a pesar de su bajo perfil había un aspecto que solía hacer público cada vez que llegaba la ocasión: su fe católica, la devoción a María Auxiliadora y su vínculo con los salesianos de Uruguay. Incluso, hasta hoy es recordada también su presencia en las exequias de Juan Pablo II en 2005 en representación del gobierno uruguayo.

No en vano la primera y única entrevista que otorgó a un medio de comunicación, siendo primera dama, fue en marzo de 2016 a la responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Uruguay y redactora jefa del Boletín Salesiano, Adriana Porteiro, en marzo de 2016.

 

 

“Una mujer muy sencilla, una gran devota de María Auxiliadora», dice Porteiro a Aleteia.

Es por esto que vale la pena recordar a continuación algunos aspectos de aquella entrevista:

“Me siento partícipe de la familia salesiana”, se titulaba aquel reportaje concedida en su casa y en donde recuerda, entre muchas otras cosas, que fue en el ámbito salesiano donde conoció al actual presidente de Uruguay, con quien tuvo cuatro hijos (tres biológicos y uno de corazón) y 11 nietos.

María Auxiliadora nació en el barrio montevideano, capital de Uruguay, de La Teja y en el seno de una familia “fervientemente católica”, recuerda la extensa entrevista. En su hogar, prosigue, se rezaba el Rosario en familia todos los días.

“Yo no busqué la fe, la mamé, nací y me crié en ese ambiente”, afirmaba.

“Lo que siento por María Auxiliadora es difícil de explicar (…) Yo soy de María Auxiliadora y me siento partícipe de la Familia Salesiana”, recordaba en aquel momento, algo que deja de manifiesto su fe y devoción particular.

Finalmente, en cuanto a otros aspectos de su vida, destacaba sus roles de “esposa, madre y abuela”, siendo una mujer que a pesar de ocupar uno de los cargos de honor más destacados en Uruguay siempre puso por delante los aspectos más sencillos y el amor por su familia.

Y al cierre de la entrevista la siguiente reflexión a cargo de Porteiro: “La vida de María Auxiliadora ha estado marcada por el signo del buen cristiano y honrado ciudadano que deseó Don Bosco para todos sus hijos, una vida entregada a los demás, comenzando por su familia y siguiendo por todos los que necesitan de su generosa cercanía. Quizás nunca sepamos quienes son esos beneficiarios de su caridad fraterna, como aconseja Jesús en el Evangelio, pero seguramente son muchos los agradecidos a su generosidad sencilla, callada y permanente”.

Leer aquí entrevista completa

No ocultaba su fe

En los últimos años se la ha visto en diversas celebraciones religiosas y hasta varias veces presencia destacada por el propio cardenal de Uruguay, Daniel Sturla. Por ejemplo, en las celebraciones del «Encuentro con María», instancia de consagración a la Virgen, en octubre de 2017 en la zona costanera de Montevideo.

“Por eso la alegría de que esté aquí la esposa del presidente, nos hace sentir que somos patria, tener aquí a la mujer que está detrás de quien dirige el país”, expresó Sturla en aquel momento, recogen medios locales como Subrayado.

Este miércoles 31 de julio Sturla se volvió a expresar a través de las redes:

Pero es tan solo un ejemplo, pues su presencia en fiestas salesianas y otras actividades siempre ha sido motivo de destaque.

Cuando la Iglesia de Montevideo lanzó la campaña “Navidad con Jesús” en 2016 –instancia que buscaba darle a la Navidad su verdadero sentido-  la residencia presidencial amaneció con la famosa balconera (tela con imagen del Niño Jesús, María y José  y que hasta el papa Francisco tuvo la oportunidad de tener una en sus manos), acción que sin duda alguna la tuvo como protagonista y hasta fue criticado debido al carácter laico de Uruguay, país con largo proceso de secularización y con una Iglesia separada del Estado desde hace más de 100 años.

 

A pesar de las críticas la balconera se siguió colocando en años posteriores, pequeños gestos que dicen mucho, máxime en Uruguay, el país más laico de América Latina y con un presidente vinculado –tal cual ha sido señalado públicamente desde hace años-  a la masonería. Es en medio de todo esto donde hoy el país llora la muerte de su primera dama, mujer de fe y devota de María Auxiliadora.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.